El XIII Congreso sobre el humor en la historia de la comunicación comenzaba esta mañana en una ciudad patrimonio de la humanidad. Cuenca ha amanecido con la ceremonia de apertura presidida por una mesa en la que se encontraban los representantes de la UCLM en el campus de la ciudad, y a la que ha acompañado la interesante ponencia de J. Mª Casasús, profesor de la Universidad Pompeu Fabra, en la que nos ha hecho partícipes de la gran influencia que el humor periodístico ha tenido en la historia, hasta hacerse protagonista de ella.

Después de un descanso en el que nadie quería quedarse sin degustar el ‘petit déjeuner’ preparado por la Facultad de Periodismo, se iniciaban las comunicaciones de distintos ponentes distribuidas en tres salas.

En la sala 1, hemos disfrutado de las ponencias de prestigiosos investigadores como la mexicana Fausta Gantús, quien nos ha ilustrado, a través del visionado de viñetas caricaturescas, a cerca de la intensa lucha que la prensa más independiente ha mantenido con el Gobierno; todo ello consecuencia de las críticas y campañas contra las injustas leyes gubernamentales que ésta se encargaba de llevar a cabo. “Las caricaturas pertenecen a grupos que sirven a grupos políticos”, ha dicho, pero también ha aclarado que “las fuerzas políticas resultan raquíticas respecto al poder de la prensa”.

El tiempo no permitió al resto de ponentes ‘explayarse’, pues además de que Gantús inauguró el turno de ponencias con retraso, se extendió más de lo permitido, por lo que los organizadores del evento se vieron obligados a proporcionar al moderador, J. Lluís G. Mompart, tarjetas roja y amarilla para avisar a cada conferenciante del final de su tiempo.

El humor ha entrado en juego con la conferencia de Mompart, pues, a pesar de conocer el problema del tiempo, su discurso no cesaba y las caras del público comenzaban a denotar cansancio y chiste al mismo tiempo. No era otro el motivo que contemplar cómo el propio moderador no era moderado. Entonces surgieron las risas, cuando un profesor, a petición popular, mostró la tarjeta roja al profesor de la Universidad de Valencia.

Cada uno de los comunicantes expuso su trabajo de investigación adecuándose, unos más y otros menos, al tiempo establecido; hasta que llegó el turno de Ana Cabrera, profesora de la Universidad Nova de Lisboa, quien a pesar de no dominar completamente el español, expuso con tono firme y decidido una atractiva ponencia sobre la crisis de la democracia y del periodismo. La investigadora, al finalizar su discurso, concedió una entrevista a varios alumnos de la Facultad de Periodismo, en la que explicó que ambas crisis están relacionadas y que la crisis económica es una de las causas. Además declaró que la información que proporcionan los medios de comunicación ha degenerado en ‘infotainment’, una mezcla entre información y entretenimiento.

Los estómagos rugían y el final se hizo esperar. A varios minutos de las tres de la tarde la Facultad de Periodismo quedaba vacía y tendría que esperar hasta las cuatro y cuarto de la tarde para verse habitada y transitada de nuevo, mientras se escuchaba el continuo eco de los flashes de las cámaras que buscaban capturar las sensaciones en los rostros de los allí presentes.

The following two tabs change content below.

Leave a Response