Uno de los debates más profundos que se plantean a la hora de establecer los roles del periodista es su compatibilidad con otras figuras de la comunicación. Es entonces cuando el Director de Comunicación entra en juego. La opción de formar parte de una empresa en su Departamento de Comunicación se está convirtiendo también en una buena salida laboral para los periodistas. Pero esta vía, que está haciéndose cada vez más hueco en el mundo de la comunicación puede chocar a veces con el papel del profesional de la información.

Cuando oímos hablar de la parte de comunicación de una empresa automáticamente pensamos en la publicidad y las campañas de marketing de ésta. Obviamos sin embargo, que el campo de la comunicación empresarial ocupa un gran espacio y abarca bastante más que la mera publicidad. Podría decirse que lo que vemos es sólo la punta del iceberg del trabajo que ocupa un director de comunicación en una empresa. El Departamento de Comunicación comprende una serie de funciones entre las que están el marketing, la publicidad, públicos específicos y targets, modos de transmitir misión y objetivos, comunicación interna, y comunicación externa. La función primordial de un Director de Comunicación –llamémosle Dircom- es favorecer y fomentar la percepción de su empresa por el público. Esta percepción es fundamental en una corporación para consolidar su marca y reconocerla sobre la competencia, y está entre las prioridades de la labor del Director de Comunicación. A partir de esta idea base, se ponen en marcha todos los mecanismos que comprenden la comunicación externa de una empresa y de su marca. Después de un largo proceso de investigación y elaboración de un plan de comunicación acorde con la misión y los intereses de la empresa, se ponen en marcha campañas de acción, marketing y publicidad en función de lo que ésta considere oportuno. También es importante tener en cuenta la comunicación interna de una empresa: desde el punto de vista del Dircom es fundamental, ya que a partir este campo se fomentan hábitos de comportamiento y conocimiento para crear una idea común desde los altos cargos hacía los trabajadores. Por otro lado, cabe destacar la importante labor del Dircom de cara a medios de comunicación, pues es ejerce como fuente y mediador entre su empresa y los medios.

Expuestas estas ideas, es más que evidente que la figura del Dircom ha alcanzado importante relevancia en la estructura de una empresa u organización, por tanto se ha convertido también en una opción laboral interesante para el estudiante de Periodismo. Un periodista es el candidato idóneo para ocupar un cargo de Dircom, ya que tiene suficientes competencias y capacidades en comunicactivas, facultades que se valoran en el Departamento de Comunicación de una empresa.

Sin embargo, este planteamiento puede producir una controversia, ya que el rol de periodista y el rol de Dircom se contraponen en el tablero de juego y pueden servir de obstáculo uno a otro en las rutinas diarias. El periodista juega un papel al servicio de la sociedad, actuando con supuesta independencia y objetividad, ya que produce información con vistas a favorecer un servicio público. En este aspecto entra en juego el Dircom, que actúa conforme a los intereses de la empresa a la que trabaja y puede ser una barrera en el trabajo del periodista si estos cruzan su camino en una investigación. A su vez, el periodista puede suponer, al ejercer su trabajo, un peligro para el Dircom y la imagen de su empresa. Estos supuestos se convierten en realidades bastante a menudo cuando entran en conflicto el periodista y el Director de Comunicación de alguna organización o empresa.

Dejando claro que el papel del periodista es incompatible con el de Director de Comunicación, y que no se puede ser una cosa ejerciendo otra, es importante recordar que siempre pueden trabajar juntos. En un informe elaborado por la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom) y la Asociación de Empresas Consultoras En Relaciones Públicas y Comunicación (ADECEC) se recoge la relación actual entre periodistas y dircom, con las demandas de cada colectivo al otro. En este informe se marcan pautas de comportamiento que, en un aspecto teórico, fomentarán el trabajo en equipo. Muchos periodistas pueden ver a los Directores de Comunicación de una corporación como una barrera al acceso pleno de información de ésta. En muchos casos sucede que el Dircom no puede facilitar cierta información al periodista y que ello supone un lastre para el trabajo del profesional de la información. Esta segmentación de la información puede llevar incluso al engaño hacia el periodista. Por eso, se recogen en el informe hábitos a comportamientos para fortalecer relaciones entre ambos colectivos.

En definitiva, la relación entre periodistas y Dircom atraviesa situaciones conflictivas, ya que el trabajo de uno puede a veces entorpecer el del otro. Es importante crear ambientes de armonía que favorezcan a periodistas y Dircom, ya que al fin y al cabo, se trata de profesionales de la comunicación que pueden mantener una relación simbiótica y retroalimentarse. Cabe destacar que el Dircom de una empresa es el mediador principal de la empresa con el exterior y eso le convierte en una valiosa fuente para el periodista.

Puede que a simple vista, las barreras que los separan supongan un lastre para ambos, pero la comunicación surgió para romper barreras y la unión hace la fuerza. Si tanto un grupo como otro llevan a cabo buenos hábitos, es posible trabajar bien en equipo.

The following two tabs change content below.

Raquel Martin

Latest posts by Raquel Martin (see all)

Leave a Response