Los medios de comunicación, sobre todo en el caso de la prensa digital, no ceden en su empeño de reinventarse constantemente, buscando nuevas vías de ingresos que les proporcionen la sostenibilidad que tanta falta les hace. Una de las últimas ideas que los gestores de los periódicos han aprobado para mejorar la financiación de su empresa va dirigida a sus fieles seguidores, los lectores. Este modelo de negocio consiste en establecer sinergias con las agencias de viajes y otras empresas, de modo que el medio es el encargado de captar clientes entre sus lectores habituales y suscriptores, a los que se les ofrecen promociones y descuentos exclusivos.

Se trata de poner la miel en los labios del lector. El periódico actúa como el cebo, mientras que la agencia de viajes o la empresa adherida se convierte en el pescador. Una vez captado el cliente, ambas partes recogen su fragmento del pastel. Por otro lado, también es necesario mencionar que no todos los viajes, cruceros, servicios, invitaciones, ventajas… que proponen los medios son de pago, ya que algunos periódicos o revistas organizan sorteos para poner estas oportunidades al alcance del interesado. Además, no son solo viajes o escapadas los productos que se promocionan, ofreciendo también entradas para eventos deportivos y de ocio, merchandising, videojuegos, botellas de vino, cenas en hoteles y restaurantes, etc.

Cuatro modelos

“Área VIP” es la denominación del club de lectores de ABC Kiosko y Más. Esta iniciativa ofrecía un amplio catálogo de ventajas a los lectores a cambio de una subscripción de seis meses. Entre las promociones exclusivas que el periódico anuncia en su web que ha entregado, destacan un viaje al Festival de San Sebastián para el estreno de la película Argo, una visita doble al Museo Guggenheim, entradas para los preestrenos de films como The Amazing Spiderman y Tengo Ganas de Ti y un tratamiento VIP al asistir a torneos de golf y al Mutua Open de tenis de Madrid.

Por otra parte, el diario ABC, para “agradecer la fidelidad de sus lectores” y de la mano de Nautalia Viajes, ofrece “rutas gastronómicas en las que poder degustar los productos más típicos de las zonas por las que pases, circuitos por pueblos y ciudades de una belleza singular y sorprendentes cruceros para surcar las turquesas aguas del Mediterráneo”. Toda una estrategia de engatusar lectores.

Un medio más que también decidió poner en práctica este modelo de negocio fue la revista VIAJAR. En colaboración con Groupalia, en la publicación se pueden consultar opciones para disfrutar del tiempo libre con descuentos para lectores que oscilan entre el 40% y el 90%. Así pues,la revista aprovecha para publicitar su alianza con la compañía de ofertas de ocio online, señalando que “se convierten en el lugar perfecto para encontrar diferentes propuestas de ocio que nos ayudarán a disfrutar del tiempo libre a un precio excepcional, tanto en nuestro lugar de residencia como en un destino vacacional”. Nada más que añadir, ya se califican ellos solos de “perfectos” y con precios de ensueño.

Por último, hay que destacar dos medios más: en primer lugar, la revista El Club del vino (propiedad del diario El Mundo), que, a cambio de hacerse socio del club, promociona viajes de contenido enológico-gastronómico y cultural, catas y otras actividades sociales, aunque no especifica si son ofertas de pago o mediante sorteo. La otra plataforma es el diario MARCA, que a través de la sección Más MARCA ofrece a los usuarios la opción de participar en sorteos para acudir a eventos deportivos, de ocio, viajes, etc. Para ello, hay que llevar a cabo un registro en la web del diario, además de acumular “supercódigos” que van incluidos en la edición impresa del periódico. Mediante estos códigos se accede a los sorteos.

En conclusión, es un modelo de negocio más, enmascarado por la justificación de “agradecer y premiar a los lectores más fieles y que más apoyo aportan”. Ya que nada es gratis, quizá resultaría interesante averiguar si de verdad esa fidelidad es recompensada con descuentos y ventajas o si, en el fondo, el precio que se llega a pagar por los viajes y cruceros que se anuncian no se aleja mucho del presupuesto que ofrecería una agencia a un cliente cualquiera que no estuviese suscrito a ningún periódico.

Leave a Response