Rafael Fraguas es licenciado en Sociología por la UCM. Madrileño, nacido en 1949, ejerce como periodista y escritor. Ha trabajado en numerosas publicaciones, y formó parte del Consejo Directivo de la Federación Nacional de Asociaciones de la Prensa. Miembro fundador de El País, fue Secretario General de Periodistas sin Fronteras y Vicepresidente Internacional de Reporters sans Frontières. Trabajó como enviado especial en diferentes territorios y ha disertado en multitud de seminarios en varios países. Su trabajo ha sido reconocido con premios como el del Club Internacional de Prensa a la mejor labor periodística escrita en 2006 y el Premio 2014 al Compromiso Urbano individual del Club de Debates Urbanos de Madrid. Recientemente ha participado en las III Jornadas de Seguridad Informática en Cuenca, la MorterueloCon, donde fue entrevistado tras su ponencia ‘Periodismo Old School’.

Fraguas, que ejerce profesionalmente como periodista desde 1974, considera que los medios de comunicación “han cambiado en la inversión del objeto de la información”.  Así, el ponente de MorterueloCon reconoce que hoy en día «la gran mayoría de los medios de prensa y audiovisuales se colocan ellos mismos como objeto de la información, y esto es una perversión”. Para el periodista, el objeto de la información debe ser siempre la sociedad. “Hay que informar para la sociedad, no para los medios, no para los bancos, no para las grandes empresas”, señala. En relación a estas últimas, él mismo explica que, puesto que la realidad es multiforme, las empresas no pueden pretender que un medio solo publique de ellos lo que quieren escuchar porque «se están cegando a sí mismas, la realidad fluye por doquier». Asimismo, indica que, puesto que nadie puede estar en todas partes, se necesita de los profesionales de la información para hacer llegar las noticias, ese es el trabajo del periodista. «La información es un bien social que hay que devolver organizadamente dese el periodismo a la sociedad», recalca con voz segura.

Rafael Fraguas durante su conferencia 'Periodismo Old School'
Rafael Fraguas durante su conferencia ‘Periodismo Old School

A lo largo de su trayectoria profesional, ha trabajado en numerosas publicaciones, y también en Radio Nacional de España y Radio Peninsular. Cuando se le pregunta en qué medio de los dos se siente más cómodo, sonríe y le cuesta tomar una decisión. “Es que una cosa es lo que a uno le gusta y otra cosa es lo que uno sabe hacer mejor”, se justifica. Pese a que ha desarrollado más trabajo en prensa, admite que siente debilidad por la radio porque “la voz humana tiene un montón de registros fascinantes. No solo se dice lo que estamos contando, se dicen muchas más cosas”. Si bien el trabajo en las emisoras le apasiona, reconoce que lo suyo es escribir. “He escrito mucho: varios miles de artículos, de reportajes… Es un medio donde he intentado también introducir alguna innovación en el lenguaje”. Entre las tareas que desarrolla por escrito, señala que ha “rescatado muchos temas históricos, porque el periodismo tiene una cierta concepción muy mecánica de la actualidad. Hay muchas cosas que están todavía llenas de actualidad que pertenecen a la historia; siempre nos han dado interpretaciones de la historia parciales”.

“El periodismo es mi oficio, mi profesión. La escritura también es un compromiso quizás más gozoso”

‘¿Qué tiene más peso a la hora de redactar un texto: su faceta de escritor o su faceta de periodista?’ es otro de los dilemas a los que se enfrenta Fraguas en la entrevista. “Dicen que la literatura es enemiga del periodismo, pero algunos hemos intentando este tránsito”. Si bien se siente cómodo tanto escribiendo libros como reportajes, indica que son dos cosas difíciles de comparar. “El periodismo es mi oficio, mi profesión. Y la escritura no es que sea un divertimento, también es un compromiso… Pero de otra naturaleza, es más placentero, quizás, más gozoso”. Aun así, también asegura que guardan cosas en común: “El compromiso con la verdad sigue igual en una cosa o en la otra. Aunque la ficción literaria te permite cambiar las cosas, alterarla”.

El momento más emotivo de la entrevista llega cuando se habla sobre cuál es el asunto que más le ha costado cubrir a lo largo de su carrera periodística. Fraguas reflexiona y responde. “Posiblemente el 11M, los atentados de Madrid”, dice con la mirada de quien ha contemplado el horror en primera persona. “He visto muchas guerras, he visto muchas muertes violentas, muchos bombardeos… Yo vivía muy cerquita de donde se produce una de las explosiones, en Atocha. Al oír las bombas, inmediatamente llamé al periódico y bajé”. Haciendo uso de su memoria, se dispone a relatar la trágica experiencia que vivió. “Había unas ciento veinte personas desfilando, llorando casi todas, venían de los trenes. Entonces llegué allí de los primeros y no había casi nadie, estaban las víctimas por el suelo”. Se hace por un momento el silencio. La pausa indica que los hechos que va a relatar aún le resultan dolorosos. “Vi a una chica joven, con el vientre totalmente reventado, y recuerdo que me dijo: ‘Me muero’. Y se murió, allí mismo”. Las últimas palabras son dichas por el periodista casi en un susurro.

Nueva pausa. Silencio. El relato continúa, ahora con los ojos algo enrojecidos. “Pedimos a voces a los vecinos que nos tiraran mantas para poder trasladas a los heridos. Y entonces pasó una cosa extraordinaria. Yo no había visto una cosa así en mi vida. Por eso me conmovió tanto. Empezamos a sacar heridos, la gente agonizante…”. Así, con la emoción del recuerdo, continúa narrando los esfuerzos para trasladar a los afectados y las dificultades con las que se fueron encontrando, intercalando algunas de las historias personales con las que se encontró ese día. “Pedimos que los heridos que se considerasen menos graves se pusieran en los lados para atender a los más graves, y resulta que el primero que se levanta es un señor perfectamente vestido de blanco con una corbata naranja… Todo lleno de sangre. Dice ‘Yo’. Y se aparta. Aquel hombre no tenía rostro… Solo tenía los ojos». Como esa, son muchas las escenas impactantes y singulares que Fraguas contempló aquel 11 de marzo.

Rafael Fraguas durante la entrevista.
Rafael Fraguas durante la entrevista.

Dejando un poco a un lado las emotivas anécdotas que ha vivido el periodista, la entrevista se centra en la actualidad. Aprovechando la convulsa situación que se está viviendo en el mundo, sobre todo en Oriente Medio –del que ahora la sociedad es un poco más consciente a raíz de la llegada masiva de inmigrantes- o de los atentados de París, se le pregunta por la atención prestada por parte de los medios. También se le pide opinión sobre si se está cubriendo el conflicto de la manera más adecuada. “Con eso hay que tener mucho cuidado, pero a veces se cumple una función”, explica. Para el periodista, si bien es necesario no ocultar la información, asegura que “hay muchos excesos sobre eso: las fotos, por ejemplo, donde hay una exacerbación del dolor gratuita hay que eludirlas”. De igual forma que hay que tener cuidado con el tratamiento de la información, también hay que saber cómo actuar con las fuentes, pues cuando se decide no revelarlas, puede ponerse en peligro la credibilidad del medio. “Puede ser una garantía de impunidad para la fuente”. Asimismo, el crédito de un medio también depende de dichas fuentes. “Tiene mucho más valor que yo diga ‘Es que mi compañera asegura que eso es verdad’ a que yo diga por mi cuenta que me han dicho que es verdad. Es mejor cuando hay varias fuentes, por eso, el contraste es muy importante”.

“Cualquier persona puede ser informadora, pero periodista es otra cosa muy diferente”

En relación a las fuentes, y al secreto profesional, hay que señalar que este solo es aplicable en caso de que la persona sea realmente un periodista. Según Fraguas, que formó parte de la XXVª Promoción de la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid, para las personas que no tienen el título de Periodismo, “ese ‘juramento hipocrático’ no existe”. Asimismo, destaca que, si bien está de acuerdo con que todos pueden informar, no todos pueden ser considerados periodistas. “Cualquier persona puede ser informadora, pero periodista es otra cosa muy diferente. Periodista es la persona que se compromete a decir la verdad de por vida, a luchar por la verdad incluso aunque le arranquen la piel. Es un poco la diferencia”.

Artículos escritos por Rafael Fraguas en El País
Artículos escritos por Rafael Fraguas en El País

Al hilo del peligro que pueden suponer algunas fuentes sale como tema de conversación el fallo que tuvo un medio de referencia como El País al publicar hace unos años una foto en portada en la que se decía ver a Hugo Chávez gravemente enfermo. Ante esta pregunta parece que Fraguas se enerva al recordarlo. “Fue un bochorno total. Se debía haber confirmado aquello y la fuente que nos informó nos intoxicó”, lamenta. Un terrible fallo por parte de la publicación que les hizo perder credibilidad. “El descrédito que cayó sobre nuestro periódico después de aquello… Eso no se puede hacer. Nos hemos jugado muchos la vida durante mucho tiempo para que venga alguien y dé una información que está mal. La credibilidad es lo más importante. El crédito es de lo que vivimos. Si perdemos nuestro crédito, ¿qué nos queda? ¡Nada!” asegura.

“El periodismo sirve para que la gente lo pase bien en el mejor sentido de la palabra”

                Para finalizar, tras hacer alusión a El País, periódico en el que trabajó como enviado especial al Medio Oriente, África Negra, el Magreb y Europa Occidental y en el que en la actualidad escribe sobre trata asuntos relacionados con arte, cultura, ecología y patrimonio histórico-artístico. Pero, ¿en qué se inspira Fraguas para escribir sus artículos? Podría decirse que busca aquello que cree que puede ser interesante para la gente. “Yo escribo mucho por ejemplo sobre Madrid, sobre la ciudad de Madrid, sobre su historia… Por ejemplo, tengo varios libros sobre la ciudad. Uno se llama ‘Madrid por dentro’. He cogido todas las estaciones de metro y he dicho… A ver, cuáles tienen nombre y apellidos. Vamos a ver quién era. Llevo muchos años escribiendo sobre Madrid y sé un poquito de la ciudad” sonríe. La entrevista concluye con una reflexión sobre su profesión. En palabras de Rafael Fraguas: “También hay que entretener, hay que divertir. El periodismo sirve para que la gente lo pase bien en el mejor sentido de la palabra. No banalizando, no trivializando, no degradando las cosas”.

The following two tabs change content below.

Nazaret Benito

Estudiante de Periodismo en la UCLM. Redactora en 'El Observador de Castilla La-Mancha'. Cargada de energía y ganas de aprender. De vez en cuando, me da por escribir...
Nazaret Benito

Nazaret Benito

Estudiante de Periodismo en la UCLM. Redactora en 'El Observador de Castilla La-Mancha'. Cargada de energía y ganas de aprender. De vez en cuando, me da por escribir...

Leave a Response