Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la migración internacional ha crecido de manera notable desde principios del siglo XXI y se calcula que, actualmente, unos 232 millones de personas buscan en países distintos al suyo nuevas oportunidades de mejorar su vida y desarrollar sus conocimientos.

El 4 de diciembre del año 2000, la Asamblea General de la ONU, ante el aumento de los flujos migratorios en el mundo, proclamó el 18 de diciembre como el Día Internacional del Migrante. Diez años antes, en 1990, y como antecedente, la Asamblea adoptó la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares.

Han pasado catorce años desde la primera vez que se celebró este día. Y ya en el año 2000 había alrededor de 175 millones de migrantes en el mundo. Sin embargo, se estima que actualmente hay 232 millones de emigrantes repartidos por todo el planeta. De esta cifra casi la mitad son mujeres y una de cada diez es menor de quince años. Asimismo, solo el 40% vive en países desarrollados dado que los migrantes pobres y sin cualificación tienen que superar mayores barreras de movilidad social. El año pasado, Ban Ki-Moon, Secretario General de la ONU, lanzó el siguiente mensaje de concienciación a la población: “Hagamos que la migración beneficie a los migrantes y los países por igual. Se lo debemos a los millones de migrantes que, con su valentía, su vitalidad y sus sueños, ayudan a que nuestras sociedades sean más prósperas, flexibles y diversas”.

Cuando una persona decide emigrar lo hace pensando en un futuro mejor, un trabajo y una vivienda dignos y la posibilidad de sobreponerse a la adversidad para tener una mejor calidad de vida. Los países con mayores ingresos económicos buscan trabajadores migrantes para realizar aquellos trabajos que no quieren realizar los habitantes locales. Por otro lado, la sobre-formación actual de las personas hace que estas no se conformen con cualquier trabajo y en último lugar, el envejecimiento activo de la población también es un factor a tener en cuenta a la hora de cubrir vacantes. De esta manera, los migrantes mantienen la economía ya que aumenta el número de población activa y el número de consumidores, impulsando el crecimiento económico del país de acogida.

4.000 migrantes han perdido la vida en 2014

No obstante, la realidad que muchos emigrantes viven cuando intentan trasladarse es muy diferente a la que se imaginan al emprender el viaje. El informe elaborado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) “Fatal Journeys Tracking Lives Lost during Migration”muestra las muertes de los migrantes a lo largo de todas las rutas migratorias. Desde el año 2000, más de 40.000 migrantes han perdido la vida al intentar alcanzar su sueño de algo mejor. En todo el mundo, más de 4.000 migrantes han fallecido en lo que llevamos de año, siendo Europa el destino más peligroso del mundo para los inmigrantes “irregulares” según la OIM.

OIM
OIM
262.081 españoles han emigrado en los últimos años

Observando el tema de la migración en nuestro país, más de dos millones de ciudadanos que habitaban en España han emigrado en los últimos cinco años, de los cuales un 12% son españoles de nacimiento o nacionalizados según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE). Entre los factores que favorecen este movimiento migratorio encontramos las elevadas cifras de paro que tenemos actualmente en España, que suman, según la Encuesta de Población Activa (EPA) realizada en el mes de octubre de 2014, 4.526.804 parados. Pero no solo se van los jóvenes y las personas en edad de trabajar sino también los menores de edad “arrastrados” por sus familiares, cuyo número se ha incrementado en los últimos años.

Respecto a Castilla-La Mancha, se trata de la segunda Comunidad Autónoma con mayor tasa de paro juvenil, la cual asciende al 61,8% sólo por detrás de Andalucía, según un estudio elaborado por la Secretaría Regional de CCOO. Esto ha llevado a que un total de 12.516 jóvenes menores de 25 años hayan abandonado la región en 2013 frente a los 1.549 que lo hicieron en 2012 en busca de nuevas oportunidades laborales. Ejemplo de ello es Irene Mateo Herrero, una joven conquense Licenciada en Filología Hispánica, con dos Másteres y alto nivel de francés e inglés, que en los últimos años ha decidido probar suerte en países como Bélgica o Francia. Allí ha conseguido la experiencia suficiente en el campo de la enseñanza para establecerse finalmente en Valencia y trabajar de profesora de Español para extranjeros y Lengua Castellana y Literatura en un instituto británico de Puzol.

Pregunta. ¿Qué opinas de la migración de españoles que están abandonando su país para buscar trabajo fuera de nuestras fronteras?

FOTO// BEATRIZ MORAGÓN Irene Mateo en la playa de Valencia
FOTO// BEATRIZ MORAGÓN
Irene Mateo en la playa de Valencia

Respuesta. Esta migración está siendo forzosa ya que se ha producido por la incompetencia de los políticos que no consiguen crear puestos de trabajo o si lo hacen suponen unas malas condiciones de trabajo. Además, está provocando la salida de muchos jóvenes cualificados, con lo cual el dinero invertido en formación se está perdiendo. Digamos que no es un fenómeno que afecta solo a la migración si no también a la economía del país y, en definitiva, al bienestar de los ciudadanos.

P. ¿Crees que ahora mismo la migración es una opción para los españoles o una obligación?

R. Creo que, por la gente que he encontrado fuera, la migración ha sido una obligación, aunque existen casos aislados en la que es voluntaria. Obligación por las pésimas condiciones labores que hay ahora mismo en España.

P. Desde tu punto de vista, ¿la migración beneficia al migrante?

R. Hay casos en los que sí y casos en los que no. La migración tiene aspectos positivos como el conocimiento de una nueva cultura, el aprendizaje de idiomas, el desarrollo del espíritu crítico a partir del conocimiento del funcionamiento de otros países… pero hay otros muchos puntos negativos por los que los migrantes que viven fuera lo están de forma forzosa, como por ejemplo la distancia respecto de sus familias y amigos, el clima…

P. ¿Por qué decidiste migrar a Bélgica o Francia al acabar tus estudios?

R. Decidí emigrar porque se me ofreció una beca de prácticas y dadas las pocas opciones laborales que tenía en España decidí salir fuera. Además, tuve la suerte de que me contratasen en la universidad en la que hice las prácticas de forma temporal y pude disfrutar de unas condiciones laborales muy buenas de las que probablemente no disfrutaré en España a medio o largo plazo.

P. ¿Es difícil establecerse en otro país?

R. Sí. Es muy complicado ya que tienes que adaptarte a muchos cambios como por ejemplo horarios, costumbres del país… Además, es muy difícil una plena integración con los habitantes nativos.

P. ¿Cuál es tu experiencia después de trabajar en el extranjero?

R. Trabajar fuera me ha ayudado a conseguir trabajo en España dados los conocimientos de idiomas adquiridos y que además en el centro en el que trabajo en Valencia se valora muy positivamente haber tenido experiencia laboral en otro país debido a que es un colegio británico.

P. Ahora vives en Valencia, trabajas en el mundo de la enseñanza y estás un poco más cerca de casa, aunque sigues siendo migrante. De aquí a unos años, ¿ves posible encontrar trabajo de lo tuyo en Cuenca?

R. No veo posible trabajar de lo mío en Cuenca y si trabajara en el campo de la enseñanza de idiomas sería bajo unas condiciones laborales que no me permitirían alcanzar la independencia económica ni la estabilidad personal porque los trabajos que hay son de una duración muy imprecisa.

#SoyunMigrante 

Para darle difusión a este día, la ONU ha propuesto a los ciudadanos del mundo participar de la siguiente forma: Compartir fotos y videos ligados a sus historias personales acerca de cómo los migrantes han contribuido de forma positiva a las comunidades y a las economías a nivel mundial. Esto se hará desde el día 13 de diciembre y a través de las redes sociales como Twitter o Facebook, con el hastag #SoyunMigrante. Además, entre los días 13 y el 18 de diciembre todas esas fotos e historias pueden verse en la página de Storify de la ONU.

1213-migration-graphic-sg-cc19f

Leave a Response