Del 3 al 16 de noviembre tuvo lugar en nuestro país la Semana de la Ciencia. Son ya más de diez años los que se viene celebrando este acontecimiento, pero en concreto este 2014 ha sido especial por la polémica que ha suscitado en el municipio manchego de Argamasilla de Alba, en Ciudad Real.

Según la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), la Semana de la Ciencia es “uno de los mayores eventos de divulgación científica que se celebra en Europa”. Por este motivo, tanto universidades como centros de investigación, museos y entidades culturales, organizaron diferentes actividades gratuitas de las que se pudo disfrutar no sólo durante esa semana, sino a lo largo de todo el mes de noviembre.

Uno de los centros más avanzados en el ámbito de la ciencia en nuestro país es la universidad privada CEU San Pablo de Madrid. Para dicho centro, esta semana “constituye una oportunidad para hacer llegar a la sociedad la realidad del mundo científico y tecnológico en el que trabajan sus investigadores”. Durante esta semana, el objetivo principal del CEU se sintetizaba en poner al alcance de los ciudadanos los temas científicos y tecnológicos por los que pudieran mostrar cierto interés y preocupación a través de las diferentes actividades en las que se pudo participar.

Pero no todo es tan de color de rosa como puede parecer. Alumnos de Bachillerato del IES “Vicente Cano” de Argamasilla de Alba, en la provincia de Ciudad Real, realizaron una excursión el pasado 14 de noviembre a la capital para visitar el CEU con motivo de esta Semana de la Ciencia. Lo que nunca pensaron desde la dirección del Instituto de Educación Secundaria es que los padres de los alumnos se les echarían encima.

¿El motivo?

Apenas unos días después de esta visita al CEU, un exalumno del IES «Vicente Cano» y actual estudiante en una universidad pública, Javier Carrasco, reflejaba su descontento en las redes sociales por el hecho de que, en plena crisis en Educación, un instituto público como es dicho centro acuda a visitar durante esta Semana de la Ciencia una universidad cuyas tasas superan e incluso duplican las de una universidad pública. Javier mostraba su decepción con respecto a la dirección del centro en el que estudió durante seis años, pues no entendía el motivo por el cual la visita tuviera que ser al CEU San Pablo (Madrid), añadiendo el estudiante que ha cursado estudios en dos universidades públicas españolas, una francesa y una inglesa y corrobora que no tienen nada que envidiar a dicho centro privado.

Si a este respecto añadimos que la mayoría de alumnos de Bachillerato del «Vicente Cano» que visitaron el CEU quedaron boquiabiertos tanto con las instalaciones que allí pudieron contemplar como con la diferente oferta educativa que proporciona, estamos ante un caso de enfrentamiento por parte de los padres de los alumnos con la dirección del instituto, pues a raíz de esta visita, dice una de las madres «mi hijo sólo quiere estudiar en el CEU donde pagar la matrícula solamente ya se me va de las manos», culpando de este modo tanto al director como al jefe de estudios y secretario del IES.

Los progenitores añaden, además, que hasta la fecha nadie les ha informado del motivo por el cual se llevó a cabo la visita al CEU y no a otra universidad pública como puede ser la Complutense o la Autónoma de Madrid. Ya son más de diez padres los que se quejan de esta situación y, por este motivo, han acordado llevar a cabo una reunión con el director del centro para que les explique los motivos de su decisión.

Aunque la reunión está programada para el próximo viernes 12 de diciembre, el director del IES «Vicente Cano», Miguel Ángel Villaverde, ha comunicado que, si bien es cierto que durante la Semana de la Ciencia son diversas las universidades, tanto públicas como privadas, que realizan actividades y eventos, en concreto en el CEU los alumnos pudieron asistir a una charla sobre qué es la Bioingeniería y para qué sirve, ya que, argumentaba el director, se trata de un campo relativamente nuevo así como desconocido y podría servir de gran ayuda y atraer el interés de los alumnos que cursarán dichos estudios próximamente. Además, Villaverde se defiende argumentando que en dichas ponencias se informó a los futuros estudiantes sobre todos los centros, tanto públicos como privados, en los que se imparte dicha titulación, es decir, no obligaba ni forzaba en ningún momento a los alumnos a estudiar en el CEU. Simplemente se pensó desde la dirección del instituto que se trata de una universidad con mucho prestigio en el ámbito de la Ciencia y la Tecnología, y «qué mejor que llevar a nuestros alumnos a conocer una de las mejores universidades, importando bien poco cuánto cuestan las tasas de matriculación».

Cabe añadir que la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) no celebra como tal la Semana de la Ciencia. Sin embargo, el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (INER), centro que depende de la UCLM, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Junta de Comunidades, sí que abrió sus instalaciones a preuniversitarios para que pudieran asistir a conferencias sobre la relación entre la actividad humana y el medio ambiente, o por ejemplo, la utilidad del ADN para explorar la diversidad genética entre las especies. De todo esto, nos preguntamos pues, si no habría podido acudir el IES «Vicente Cano» a las instalaciones del INER en Ciudad Real durante esa semana en lugar de visitar el CEU.

2 comments

  1. Y, ¿POR QUÉ NO IMPEDIMOS QUE TAMBIÉN VAYAN DE EXCURSIÓN LOS CHICOS DEL IES VICENTE CANO A LONDRES O MADRID? LOS POBRECITOS PODRÍAN TRAUMATIZARSE TAMBIÉN. ME IMAGINO QUE LA CONTEMPLACIÓN DEL PALACIO REAL O DEL MUSEO DEL PRADO PUEDE SER UN CHOCANTE Y CREAR CONFLICTOS AL REGRESAR A SUS HUMILDES CASAS.
    Y YA DE PASO, ¿POR QUÉ LES DEJAMOS QUE LEAN POESÍA O LITERATURA? LOS POBRECITOS ALUMNOS DEL VICENTE CANO PODRÍAN DARSE CUENTA QUE MUCHOS DE SUS PADRES NO SE EXPRESAN CORRECTAMENTE Y SENTIR DESPRECIO HACIA ELLOS.
    EL MUNDO ES VARIADO, COMPLEJO, DURO, TAMBIÉN. MUÉSTRENLE TODO ESTO A LOS CHICOS, TAMBIÉN HABRÁN DE SABER QUE ALGUNAS COSAS NUNCA LAS PODRÁN CONSEGUIR, Y QUE OTRAS SÍ SE ESFUERZAN, PERO QUE ANTE TODO, SIEMPRE VALE LA PENA SALIR FUERA, CUANTO MÁS LEJOS MEJOR.

  2. Aunque este artículo se escribió hace tiempo, a nosotros nos ha llegado en este momento y como gran parte de sus contenidos no se acercan a la realidad, vamos a responderle. Respuesta que confiamos, sea publicada en este mismo espacio como haría cualquier periodista responsable y objetivo .
    Desconozco quien es usted: Susana Moreno, no se si ha terminado su carrera de periodista o es un proyecto, pero resulta lamentable que siga en la línea del periodismo que en los últimos años está haciendo furor, periodismo amarillo que sin previa investigación ni contraste de sus fuentes osa publicar falsedades que le han llegado de oídas y en donde priman las amistades por encima de la realidad.
    Usted debería haber llamado al centro para informarse de todo lo que ha publicado, puesto que voy a enumerarle la sarta de invenciones que usted ha publicado:
    – Debería sorprenderle que un exalumno que hace crítica de lo privado sin más argumentación de lo que ha oído y que ha tenido la excepcional oportunidad de ir a universidades públicas españolas, francesas e inglesas sabiendo que las lamentables becas no te permiten sobrevivir en otros países sin otras ayudas externas, haga crítica de lo que el centro ha hecho sin ni siquiera haberse personado para informarse para al menos ser objetivo en sus críticas.
    – A los alumnos les gustó el CEU, como les gustó el Centro de biotecnología de las plantas que también visitamos y otros centros que hemos visitado en convocatorias anteriores ya que la actividad se realiza desde 4º de ESO hasta 1º y 2º de bachillerato y desde hace muchos años.
    – Los padres de los alumnos fueron informados de la actividad antes de ser realizada, ya que en la autorización que firman para que sus hijos acudan a la actividad se describe lo que se va a hacer, y todos firmaron.
    – Al centro no llegó queja alguna de ningún padre ni alumno, toda lo polémica surge en un grupo cerrado de redes sociales en donde el exalumno, padres y un profesor del centro se expresan sin haber hablado con nadie responsable del centro.
    – La reunión del 12 de diciembre sería programada por alguien por que al centro no se le convocó a nada y lo expuesto sobre lo que dijo el director no lo dijo él.
    – Al INER hemos ido en otras convocatorias y en cada curso se hace una selección diferente de facultades públicas o privadas que oferten actividades diferentes que enriquezcan a nuestros alumnos.
    Por otro lado, nadie se interesó por informarse cómo se hace la selección: desde que Castilla-La Mancha no hace la Semana de la Ciencia con la excusa de los recortes, el departamento acude a Madrid para no perder esa oportunidad de contacto directo con el mundo universitario. Se hace selección de las actividades, no de las facultades y se escriben al menos 50 cartas ya que la demanda es enorme y no siempre hay sitio para un grupo de 40-50 alumnos y se trata de aunar dos actividades: una de mañana y otra de tarde para aprovechar el coste del autobús (es lo único que pagan los alumnos) en un mismo día y no en días distintos para no encarecer el precio.

    Confiamos que esta respuesta se publique si usted, su equipo y dirección de este periódico se consideran periodistas objetivos, democráticos y autocríticos que es el periodismo que todos deseamos y que confiamos, con los nuevos cambios, regrese.

    Un saludo

Leave a Response