Si hubiésemos preguntado hace un año por el bádminton femenino, la mayoría de personas no sabrían decirnos el nombre de ni siquiera una jugadora. Pero esto cambió hace unos meses cuando Carolina Marín se proclamó campeona del Mundo y de Europa con tan solo 21 años de edad. El triunfo de Carolina puso al bádminton femenino en la cúspide mediática, provocando que el gran público conociese este deporte. En nuestra ciudad, el bádminton tiene una larga tradición gracias al Club Bádminton-Flato, ya extinto, y al Club Albatros, al que cada vez más se apuntan más chica de todas las edades.

El bádminton es un deporte de raqueta que se juega tanto de forma individual como en dobles o parejas. Las dimensiones de la pista son de 13,40 metros de largo y 5,18 metros de ancho (16,10 m. en caso de los dobles), con una red que divide este rectángulo en dos partes iguales. En vez de jugar con una pelota, como en el caso del tenis o el ping-pong, al bádminton se juega con una pluma o volante, un instrumento en forma de cono compuesto de 16 plumas insertadas alrededor de una base de corcho.

El volante es la marca personal de este deporte, que atrae cada vez a más gente por la originalidad, la diversión y el interés que despierta entre las jóvenes deportistas. Si bien es cierto que es un deporte poco asentado en nuestro país, poco a poco se va creando más afición gracias a las victorias internacionales de Carolina Marín y Pablo Abián, que han situado al bádminton en el primer nivel deportivo de nuestro país.

Club Albatros

En nuestra ciudad, el Club Albatros, gracias a la gestión de la Escuela Municipal de Bádminton, da la oportunidad a un gran número de chicas de todas las edades de practicar su deporte favorito. Para el Club Albatros, gestionar la cantera y potenciar el bádminton femenino son dos de los objetivos fundamentales que persiguen.

El Club Albatros se fundó en 2001 con la perspectiva de poder participar en competiciones federadas de fuera y dentro de nuestra provincia. En la actualidad, las integrantes del club compiten a nivel nacional, regional y provincial. Además, el club se encarga de organizar diferentes torneos y eventos con el objetivo de promocionar el bádminton en Cuenca, algunos ejemplos son el Memorial Samuel Ferrer o el Torneo de Ferias y Fiestas de San Julián.

Para saber más acerca de este deporte, el vicepresidente del Club Albatros, Jesús de la Mata, nos explica el funcionamiento y la situación de este deporte en Cuenca, ya que lleva practicando el bádminton más de 20 años. De la Mata afirma que desde los años 80 se lleva practicando el bádminton de forma activa en nuestra ciudad, primero fueron las escuelas de verano las encargadas de instaurarlo, para después continuar su desarrollo gracias la creación del Club Bádminton-Flato.

El vicepresidente del club destaca que en sus inicios eran muy pocas, o ninguna, las mujeres que se animaban a practicar el bádminton. Pero, con el paso de los años, cada vez son más las féminas que se atreven con el deporte del volante. De la Mata asegura que desde los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992, el interés por este deporte ha crecido notablemente, llegando a su máximo exponente con los éxitos internacionales que está cosechando Carolina Marín.

Dentro del propio club, podemos encontrar a varias mujeres que disfrutan practicando su deporte favorito, Irene Zorí es una de ellas. Esta joven jugadora está muy comprometida con este deporte, hasta tal punto que le gusta entrenar siempre que puede, incluso con los chicos si no precisa de compañía femenina. Este entusiasmo y dedicación ha llevado a Irene a competir en la Liga Regional de Bádminton de Castilla-La Mancha, el mayor torneo a nivel regional, cosechando tres victorias en cuatro partidos durante la disputa de la primera jornada.

Junto a Irene, cada vez son más las chicas que se suman al Club Albatros con el objetivo de jugar al bádminton. Lo más positivo es que lo hacen a edades muy tempranas, desde los 10 años aproximadamente, por lo que su desarrollo y aprendizaje en este deporte puede ser muy amplio.

Las chicas jóvenes son cada vez más

El Club Albatros también es el encargado de entrenar y pulir a estas chicas jóvenes. Su entrenador, Adrián Martínez de León, nos ha contado cómo prepara los entrenamientos y cuál es la situación del bádminton femenino en edades tempranas. Adrián asegura que el número de chicas en la escuela del club ha crecido de forma exponencial en los últimos años, hasta tal punto que han logrado igualar al número de chicos.

Este dato nos revela una realidad que no existe en otros deportes más asentados, y habla muy bien de la gestión y la divulgación que se está haciendo del bádminton en nuestra provincia. Gracias a esta dedicación, los éxitos de chicas jóvenes conquenses no han tardado en llegar.

Es el caso de María Cotillas y Sara Royuela, dos jóvenes jugadoras de 13 y 15 años respectivamente, que se encargan de llenar de triunfos las vitrinas de la Escuela Municipal de Bádminton de nuestra ciudad. María logró ser subcampeona provincial la temporada pasada, mientras que Sara consiguió una muy meritoria cuarta posición en el campeonato provincial Sub-15.

Todos estos éxitos no serían posibles sin la dedicación y la preparación adecuada. Adrián cree que es muy importante combinar el aspecto físico y técnico en los entrenamientos, pero siempre buscando la diversión, ya que al tratarse de chicas muy jóvenes es difícil que se impliquen cien por cien en una actividad si no les divierte. Es por esto que Adrián organiza los entrenamientos de una forma peculiar.

Primero realiza un calentamiento, en el que presta especial atención al estiramiento muscular. Después, organiza algún juego de tono divertido y popular (como puede ser el pañuelo) pero introduciendo algunos rasgos del bádminton, el volante, la raqueta, etc. Acto seguido, se centra en mejorar la técnica de sus chicas, ya que el bádminton es un deporte que precisa de mucha calidad técnica. Para ello, desarrolla ejercicios específicos que durarán la mayor parte del entrenamiento y que les prepararán para la parte final de la sesión. Esta última parte consiste en disputar un partido en el que ponen en práctica los conocimientos técnicos adquiridos en los ejercicios anteriores. De esta forma, las chicas entrenan el físico en la primera parte de la sesión, y mejoran la técnica en el reto del entrenamiento.

Como vemos, la implicación de las chicas en el Club Albatros es muy notable, con importantes triunfos tanto en categoría absoluta con Irene Zorí, como en categorías inferiores gracias a Sara Royuela y María Cotillas. Pero más allá de las victorias, encontramos un panorama muy positivo del bádminton femenino en Cuenca, con una gran participación de chicas en edades tempranas, llegando incluso a igualar a la de chicos. Esto es algo que se ve en muy pocos deportes, por lo que en un futuro, al nombre de Carolina Marín pude sumarse el de alguna de estas jóvenes jugadoras.

The following two tabs change content below.

Vicente Garcia

Latest posts by Vicente Garcia (see all)

Leave a Response