José es un conquense apasionado por el hierro; no es de extrañar su interés, pues pasó más de tres décadas montando estructuras metálicas, lo que le permitió desarrollar una fuerte predilección por este elemento. «El hierro siempre me ha atraído por la sencilla razón de que he estado trabajando con él, tiene ‘algo’ que a mí me anima a hacer cosas», cuenta en su taller; un taller donde pasa gran parte de su tiempo creando. «No paro. A las ocho de la mañana estoy aquí, me voy a las dos, vengo sobre las cuatro y me dan las ocho. O Si es en verano las diez, las once, las doce…».

Pero, ¿qué hará él durante tantas horas en su taller? Desde luego, José no pierde el tiempo. Diseña sus obras, trabaja en su elaboración, prueba a crear cosas nuevas… «Dibujo muchas de mis piezas. Hago un trazo de la gran mayoría. Pero a las obras no les doy color, únicamente el del hierro: o bien dándoles su oxidación o sacando el color del hierro natural. Aunque ahora estoy haciendo mezclas. Todo ello es a base de ir probando, porque yo no he estudiado Bellas Artes. Yo soy autodidacta total».

Además de artista, es el Presidente -de la Asociación de Vecinos de San Antón, barrio en el que estuvo viviendo gran parte de su vida. Lo primero que hizo tras su nombramiento fue construir un belén de gran tamaño y colocarlo en el cerro, visible para los conquenses. Actualmente está colaborando en el proyecto ‘Recicleta’, que consiste en la recogida y reparación de bicicletas en desuso para que puedan ser reutilizadas. También tiene la intención de crear nuevos talleres. «San Antón tiene muchísima gente buena que hace cosas.
Poco a poco estoy intentando demostrar que en este barrio hay personas». 

Una de sus creaciones más destacables en San Antón son los elementos decorativos para Navidad, como el original ‘Árbol de los Deseos’, una estructura metálica que simula un abeto navideño. «El primer año que se hizo, se pusieron CD’s en blanco sobre el árbol y la gente venía y con un rotulador colgaba sus deseos». Más adelante decidió cambiar esos discos por materiales reciclados; creó además un enorme Papá Noel de metal compuesto con latas de refrescos con el que atrajo a mucha gente y sirvió para demostrar que «no hace falta dinero para poder hacer una decoración».

La Primera Exposición de San Antón se celebró precisamente en el taller que tanto frecuenta. La presentación llevaba por título ‘Forjando un sueño’, pues, como él explica emocionado «todo empezó como un sueño. Además, en la puerta de mi taller hay un pequeño dibujo en árabe: es ‘forjador de un sueño’». No obstante, ese sueño se había empezado a gestar muchos años atrás. El artista recuerda con jocosidad la primera pieza que trabajó en su vida. «Estuve con un maestro herrero que nos enseñó a trabajar el hierro e hice un Quijote». Ya una vez instalado en el taller, empezó a hacer los pasos de la Semana Santa de Cuenca. «Vi que era algo que no estaba representado en hierro; estaba en todos los tipos de materiales: cerámica, óleo, acuarela, madera, piedra… Y como el hierro me atrae, empecé con él».

José, a pesar de trabajar tantas piezas, no suele ocuparse de encargos, pues en ocasiones pueden suponer un problema. «Te hacen un encargo y tú tienes que captarlo. En realidad el que está viendo el encargo es quien te lo pide. Yo lo que intento es representar, hacer algo diferente… Algo que no haya hecho nadie». Él prefiere crear obras para que la gente las vea y, si les gustan, las compren. Es el caso de personas que han venido de San Francisco o de ciudades de Australia para llevarse alguna de sus obras.
Cuando se le pregunta por el número de piezas que ha creado desde que comenzó a trabajar, no duda en afirmar que son innumerables. «He perdido la cuenta». Tiene representados todos los pasos de la Semana Santa de Cuenca. Después se pasó al mundo de la caricatura, con obras sacadas del dibujo al hierro. También ha elaborado algunas maquetas, y más adelante, se adentró en el mundo del toro visto desde dos perspectivas. «Por un lado, el toro, y por otro, el torero. El torero representa esa elegancia con la que sale, esa forma de andar, ese vuelo de la capa. Es como una danza. No intento representar la muerte, esa la dejo aparte». Asimismo, tiene fabricados un buen número de picaportes muy peculiares. Ha trabajado también temas deportivos o inspirados en el escultor Giacometti, dándoles su toque personal. «Yo lo que hago es cambiarlo a través de esa figura, dar mi propia versión». 

Quien pase a su taller podrá comprobar que José no exagera con sus cálculos. El lugar está repleto de obras: Alfonso VIII, Leonor de Aquitania, las famosas ‘Turbas’ de la Semana Santa conquense, multitud de personajes de cómic, un director de música con orquesta y coro… Hay también figuras más abstractas trabajadas «como si fueran un puzle. Intento mover la figura y, al moverla, voy creando». Resulta curioso saber que, pese a haber creado una ingente cantidad de obras, nunca deja las piezas sin terminar. Eso sí, no puede calcular el tiempo que tarda en construirlas, pues el proceso de creación «es muy relativo», ya que «hay obras que salen muy rápidas. A lo mejor en quince minutos me ha surgido esa visión. Otras obras me llevan meses. Vas haciendo eso, haciendo otra cosa… Vas cambiando, porque si te pones a hacer una pieza seguida no la terminas».

«Pedro Mercedes dijo que en su taller había un duende. Yo creo que sí está; el duende existe»

Sobre la inspiración para conseguir crear tantas obras, comenta que, cuando sale por ahí, intenta «ver algo y eso mismo pasarlo al hierro. Muchas de las piezas están sacadas de la propia naturaleza». No solo la naturaleza le sirve de estímulo para crear; dentro de su taller también han surgido muchas ideas. «Pedro Mercedes dijo que en su taller había un duende. Yo creo que sí está; el duende existe, porque yo me siento aquí y en diez minutos puedo hacerte una obra. ¡Viene sola!», sonríe con complicidad. Ese duende aún seguirá paseándose durante mucho tiempo por el taller, que permanece con sus puertas abiertas para todo aquel que quiera visitarlo mientras en su interior se sigue ‘forjando un sueño’.

The following two tabs change content below.

Nazaret Benito

Estudiante de Periodismo en la UCLM. Redactora en 'El Observador de Castilla La-Mancha'. Cargada de energía y ganas de aprender. De vez en cuando, me da por escribir...
Nazaret Benito

Nazaret Benito

Estudiante de Periodismo en la UCLM. Redactora en 'El Observador de Castilla La-Mancha'. Cargada de energía y ganas de aprender. De vez en cuando, me da por escribir...

Leave a Response