El humor gráfico que incorpora la prensa puede ser entendido solo como una herramienta para que el público pase un rato entretenido entre carcajada y carcajada. Pocas veces, nos paramos a pensar el mensaje de protesta que una “broma inofensiva” puede llevar consigo. La tarde del pasado martes, en la Sala 2 del XIII Congreso de Historiadores de la Comunicación, se batalló en relación con esta temática; demostrando finalmente al público la relevante, aunque no aparente, función social que tienen estas viñetas.

Mar Sanjuan de la Universidad de Valencia, es una chica joven que se encuentra en la recta final de su carrera, está preparando su trabajo fin de grado. La tarde del Congreso, se atrevía a compartir las conclusiones que, hasta la fecha, había extraído analizando el diario Levante, cuestión objeto del trabajo. La joven concluía “el humor ilustrado es lo que más rápidamente puede causar polémica”; y es que el diario, que solía publicar con frecuencia viñetas satíricas, dejó casualmente de divulgar las imágenes justo la semana del 23F ¿Casualidad? Mar Sanjuan sellaba firmemente que el hecho no era fruto de una coincidencia, sino un acto bien meditado por las repercusiones que, durante esa tensa e impredecible semana, pudiera desencadenar este tipo de humor.

Isidro Sánchez Sánchez de la UCLM, habló desde su casa; y quizá fruto de la confianza que inspira hablar desde los tuyos, el profesor se atrevió con unas viñetas muy eróticas de la mujer que, en su día, publicó la revista Muchas Gracias. Su objetivo fue dar a conocer la trayectoria de la publicación, medio que nace durante la dictadura de Primo de Rivera y evoluciona progresivamente abriendo paso a una apertura de la imagen de la mujer en un contexto de sociedad machista. Acompañada de chistes verdes, el ponente realizó una presentación curiosa y sobre todo divertida, en la que la mujer se descubre a la sociedad tal y como Dios la trajo al mundo, tras un largo trabajo en el que se la fue desvistiendo botón a botón.

Por otra parte, Dolors Palau Sampio de la Universidad de Valencia presentó la revista Hermano Lobo analizada desde 1975 hasta 1976, período complicado de la Transición en el que la revista, por medio del humor gráfico, realiza polémicas críticas a tres instituciones que invitan a una fuerte censura: la iglesia, la monarquía y el ejército. Natalia Meléndez Malavé de la Universidad de Málaga practicó un discurso similar analizando el diario El País también durante este período. Por último, José Elías Guzmán López de la Universidad de Guanajuato (México) habló de la sátira como construcción humorística idónea para criticar aspectos polémicos de la sociedad, para ello analizó El Pensador Mexicano. Los tres casos, un reflejo de la efectividad del humor gráfico en la constante lucha de los medios contra el poder.

Si hay algo que quedó claro entre el público es que el escándalo que una ilustración humorística puede acontecer es incalculable. Tal y como demostraron los ponentes, las viñetas humorísticas son un medio idóneo para expresar y reivindicar; un medio de escape, a partir del cual se ha ido nutriendo la prensa para hablar de los temas más polémicos.

The following two tabs change content below.

Leave a Response