Ha sido comparado en numerosas ocasiones con el arte abstracto aunque hay debate en si es o no arte

¿Alguna vez cuando ibas caminando por la calle te has encontrado con una pintura en la pared que te ha sorprendido? ¿Y no te has preguntado cómo ha conseguido hacer eso con un simple spray? ¿Podría ese graffiti estar en algún museo?

En este debate controvertido, antropólogos como Mónica Lacarrieu, dice del graffiti que es una forma de arte que salió del museo a la calle y que nació en términos de “contestación” como mecanismo de disputa y de puesta en escena pública de contradicciones sociales. Por tanto, la palabra “graffiti” puede definirse como una técnica de pintura libre,  de forma alegal, normalmente realizada en espacios urbanos; aunque el graffiti también es considerado por algunos un arte y una forma de expresión personal. Hay mucho debate entre la gente que lo considera un arte y las personas que lo consideran un acto vandálico que daña los espacios públicos. Tiene sus orígenes en la palabra griega “graphein” que significa escribir. Para hablar de graffiti habría que remontarse a los años 60, en Filadelfia, de la mano de Cornbread y su socio “The Gasek”. El propio Cornbread comenzó a “grafitear” para impresionar a la chica de la que estaba enamorado. Pero su auge lo tuvo en Nueva York cuando se empezaron a pintar paredes y edificios para expresar signos políticos, aunque no utilizaban sus nombres en sus firmas, sino que usaban pseudónimos, estableciéndose así una identidad propia en la calle.

Super Coco. Graffiti de Nacho. https://www.flickr.com/photos/hvkinky/5329544883/
Super Coco. Graffiti de Nacho. https://www.flickr.com/photos/hvkinky/5329544883/

El graffiti es denominado por muchos un arte contemporáneo, y la gran crecida de las tecnologías ha ayudado a que sea propagado. Como dice Nacho, un grafitero de Madrid, que estudia actualmente en Cuenca, lo importante en el mundo de los graffitis es darse a conocer, y “Por medio de Flickr o Facebook es más fácil dar a conocer tus graffitis u obras”. Hoy en día es muy común que, en las ciudades donde vivimos, haya ejemplos de artistas que han elegido el graffiti como forma de expresión artística y de comunicación.  Pero se puede decir que es una forma de arte infravalorada o también menospreciada, porque se han creado leyes para acabar con estas “pintadas” en las calles en muchos países. Centrándonos en España, los grafiteros podían enfrentarse a multas de hasta 6000 euros por pintar en lugares públicos. Pero esto no pasa solo en España sino también en países como: México, El Salvador o Argentina.

Pero algo a favor para los grafiteros es que a lo largo del tiempo se han creado museos al aire libre, que pinta gente que tiene algo que ver con los grafitis, o que ha pintado en antaño o que pinta grafitis a la vez que hacen arte mural. Por ejemplo, en España según un grafitero, hay museos al aire libre como en Teruel el llamado museo al cielo abierto, en Valencia varios, o también en Zaragoza. Luego en museo es más difícil, hay exposiciones puntuales en algunos museos, eso sí puntuales; pero museo dedicados a ellos no hay, solo al aire libre.

Pero según Álvaro, un grafitero que lleva dedicándose al mundo de los graffitis varios años, “Más que despreciado el graffiti, está menospreciado al artista”. El propio Álvaro explica que en el mundo del grafiti, no debes estar financiado por nadie, sino que solo lo haces porque uno quiere y por ello, la gente se cree que como normalmente se hacen los graffitis gratis, cualquiera lo haría sin cobrar. A nivel social, si tiene buena aceptación pero cuando hay problemas es a la hora de pagar por eso en ese sentido sí se puede hablar de postergación. Según el grafitero  solo algunos tienen la suerte de que sus graffitis o murales sean aceptados como arte y sean cotizados por ello.

El arte está cambiando

Varios grafiteros afirman que el mundo del arte ha cambiado y ha ido avanzando. Para entender un graffiti hay que saber qué es lo que pretende reflejar y conocer al artista para saber lo que  quiere expresar esa pintura. Por eso, en muchas ocasiones al graffiti se relaciona con el arte abstracto, ya que muchos grafiteros hacen pintadas con el objetivo de dar lugar a la imaginación al público que vaya a verlo.

La responsable del Proyecto Educativo del Museo de Arte Abstracto de Cuenca, Celina Quintas, considera que  “El arte también ha sido una fuente de influencia para el graffiti: la sopa Campbell de Warhol o El Guernica de Picasso son claros ejemplos de lo expresado y obras de Leonardo da Vinci, Dalí, Van Gogh, Lienchestein o Giacometti han pasado a formar parte de la imaginería del graffiti.”

Hemos visto graffitis convertidos en composiciones abstractas pero en este caso podríamos preguntarnos si el graffiti no ha perdido su identidad. Obviamente los elementos de expresión que definen el arte abstracto -color, forma, línea, composición, etc.- están presentes en muchos graffitis pero, a mi juicio, son sencillamente pretextos empleados.

Saura, Antonio. Cocktail Party. 1960. Museo de arte abstracto Cuenca /Jesús Rodríguez Martínez
Saura, Antonio. Cocktail Party. 1960. Museo de arte abstracto Cuenca /Jesús Rodríguez Martínez

Celina confiesa  que el museo no ha hecho de una manera explícita algo relacionado con los graffitis, pero si ha habido alguna exposición temporal como por ejemplo la dedicada a Lienchestein con la que podemos hablar de relación en cuanto a las técnicas empleadas por este artista, por ejemplo las plantillas, y las referencias al arte Pop, que está en muchos casos cercano a la iconografía del graffiti.

Eso sí, Celina nos asegura que en líneas generales cree que sí están menospreciados; en unos casos y con frecuencia dice que los vemos subordinados a muros o espacios previamente elegidos y definidos por las autoridades y que en su opinión: “se menosprecian porque la mayoría de la gente los considera un ataque al buen gusto, actos de vandalismo, lo que ha generado una serie de normativas para reprimir estas manifestaciones.”

Por otra parte, según nos contaba Álvaro, el graffiti no está tan infravalorado como parece, ya que hay artistas que han vendido sus grafittis por millonadas, como Banksy, del que dice que “ya no hace graffitis”, ya que ahora ha llegado a cortar murales y venderlos por mucho dinero y a esto ya no se le llama graffitis, sino murales artísticos. Banksy, es el seudónimo del artista más representativo del arte callejero, del cual hasta hace poco no se sabía su identidad, pero que hace cuestión de dos meses, unos científicos descubrieron su identidad oculta. El Banksy de la actualidad es una maquinaria compleja que cada año mueve millones de euros subastando sus obras en Londres y Nueva York al mismo tiempo que cultiva el mito de revolucionario que actúa en los límites de la ley. De Banksy dice, que creó un arte de graffiti nuevo, ya que este si firmaba con su nombre y sus obras siempre contenían un mensaje oculto.

Y sin ir más lejos, este año en el mes de abril, se celebró en la Casa de las Vacas, ubicada en el parque del Retiro, la exposición “Graffiti pop”, a cargo del artista Antonio de Felipe. Se trataba de una exposición al aire libre de graffitis. Esto también se ha realizado en ámbitos del arte, por ejemplo el Museo de arte abstracto de Cuenca realizó en el ámbito del Proyecto Educativo y como experiencia de taller, propuestas con niños de 11 años utilizando el esténcil, la plantilla, y el spray para hacer una propuesta interesante similar a como trabaja un artista grafitero. Además de este a nivel mundial se han celebrado exposiciones en el museo de arte de Brookyln, en el museo de arte moderno de Nueva York o una exposición internacional desarrollada en la Ciudad de México. Esto quiere decir entonces que los graffitis no están tan poco valorados como se cree y disfrutan de un espacio en el mundo del arte.

Imagen de la exposición “Graffiti Pop” de Antonio de Felipe www.abcblogs.abc.es
Imagen de la exposición “Graffiti Pop” de Antonio de Felipe www.abcblogs.abc.es

Pero la pregunta que nos hemos hecho muchos alguna vez es ¿Cómo una mancha o un ralla en mitad de un cuadro es arte y luego un graffiti no es reconocido como tal socialmente? La respuesta puede ser  tan fácil como que el arte según algunos artistas y críticos no existe como tal, sino que existen las obras de arte. Y con eso quiere decir que para unos si les parecerá arte y otros no, eso será según lo valoren los artistas o los propios críticos tanto a nivel cultural como a nivel financiero.

The following two tabs change content below.

Jesus Rodriguez

Leave a Response