El poeta albaceteño Javier Lorenzo Candel, visitó la ciudad Patrimonio de la Humanidad este pasado martes. A las 19.30h de la tarde comenzaba en la sede de la Real Academia Conquense de las Artes y las Letras (RACAL) una sesión más de la nueva temporada de “Los Martes, en la Academia”.

Unos minutos antes de que comenzara el recital el director de RACAL, José Ángel García, afirmaba la virtualidad del poeta; “es un poeta maravilloso, consta de premio por obra”. Y efectivamente, unos minutos después, cuando el acto comenzaba de manera oficial, corroboró en su presentación la admiración hacia el artista: “ensayista, crítico literario y un poeta excelente”.

El poeta, además de mostrarnos su talento recitando, sacó a la luz su faceta más social, confesándonos que, dentro de la poesía, el género con el que más cómodo se siente es la poesía “no social estrictamente, pero sí de protesta, de activación de la sociedad”. Como bien indicó, “las sociedades han de moverse y los intelectuales deben de poner su labor precisa dentro de las mismas, para que se movilicen a su propio favor”.

Una forma de poesía social que, en los tiempos que atravesamos, vendría bien desempolvar de la biblioteca. Versos como uno de los más polémicos de su obra “busca lo que fuiste sabiendo que has llegado a lo que eres”, en Territorio Frontera que dan mucho de sí para realizar una buena reflexión.

LEYENDO ENTRE LÍNEAS

En la pequeña sala en la que se daba lugar al acto se respiraba un aire acogedor, en cuanto comenzó a recitar, las palabras del poeta se fusionaron con el minoritario, pero selecto, público. Con una voz firme y cálida, Lorenzo Candel, comenzaba recitando una trilogía que se había visto impulsado a elaborar tras escribir Juegos de construcción.

El poeta se lanzaba con una obra que había nacido en la misma ciudad dónde en ese preciso instante estaba siendo recitada. Concretamente, Cuenca es la ciudad que le entregó el premio Fray Luis de León gracias a su ya citada obra Juegos de construcción, lo que le marcó un “hito como poeta” que le hizo arrancar a escribir esta trilogía. Una obra que, como atestiguó, sería “el desarrollo intelectual” de su literatura y la que, actualmente, define su carrera. “Tengo un vínculo extraordinariamente afectivo con Cuenca, hay muchos poetas con los que he tenido relación y con los que un me inicie en el ámbito de la poesía”, afirma.

Aunque el poeta lleva cinco libros publicados, nos confesó su evidente afecto especial por la trilogía que, como no, fue el punto de mira durante el recital. Juegos de construcción, como ya se ha citado, Territorio Frontera y Ecosistemas es el orden de publicación de la trilogía, cuyos poemas fueron recitados en el mismo orden por el autor.

El albaceteño quiso hacer un inciso antes de cada lectura, transmitiendo a los oyentes lo que pretendía expresar en su escritura, el alma de su poesía. Juegos de construcción, está dedicado a “esa no relación”, como expresó el autor, que existe entre las cosas y el ser humano; “las cosas funcionan por sí mismas y el ser humano pone sus sentidos para describirlas”. Territorio Frontera, sin embargo, habla de la relación entre el hombre y la naturaleza; “el hombre como ser natural y la naturaleza como acogedora de esa conducta humana”. Por último, Ecosistemas pretende finalizar la serie de libros con el concepto del ser humano, “es un poco la filosofía de Kant, acabar en el concepto”, decía el poeta.

Amoretti o las preocupaciones de John Thomas Farwell es una obra que consta en la nueva biblioteca del artista, cuya lectura intercaló con las de la trilogía. Al igual que con las obras de la trilogía, también quiso conceder una breve explicación antes de comenzar a recitarla. Se trata de un libro que engloba un conjunto de 40 poemas de amor; muy agradables para los más románticos. La obra se ubica allá en los tiempos de la Corte Isabelina; el poeta inspirándose en los espadachines de la época que se dedicaban, cuando había guerra, a escribir poemas -sobre todo de temática amorosa- inventó a un personaje miembro de dicha corte en torno al cual gira esta obra, Thomas Farwell.

UNA TRAYECTORIA MUY PREMIADA

Además del premio Fray Luis de León que, como ya hemos hablado, se llevó en Cuenca, el autor ha sido premiado en otras cuantas ocasiones. Preguntándole sobre ello, él mismo quiso recalcar, entre otros, dos premios a los que les tiene también especial cariño. Uno, el premio Jaime Gil de Biedma que convoca la Diputación de Segovia, el último que ha recibido y del que manifestó mucha ilusión por llevar “el nombre de uno de los poetas más representativos de la generación del 50”. Por otro lado, también quiso hacer referencia al premio Emilio Alarcos que dijo haber tenido mucha repercusión en su vida por ser el Presidente del mismo Juan Ángel González, un poeta que como manifestaba, “admira muy profundamente”.

Finalmente, el recital se cerró con unas palabras, nuevamente, del Presidente de RACAL, el cual se refirió a los versos del artista como “la belleza de la verdad y la verdad de la belleza”. El poeta albaceteño dedico la tarde enseñándonos unas pinceladas de su obra, que suscitó muchas emociones entre los allí presentes. Esperemos poder conocer pronto un proyecto de novela, que según comentó el autor, está ya cocinándose a fuego lento.

The following two tabs change content below.

Leave a Response