«Si los periodistas tenemos que estar pendientes de lo que opine el “señorito”, entiéndase el gran cliente o el partido político, no estamos en crisis porque perdemos credibilidad: perdemos credibilidad porque estamos en crisis»

Javier Semprún Guillén, licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, empezó a ejercer profesionalmente el periodismo en 1983, vinculándose en 1985 al periódico “El Día de Cuenca”, ocupando diversos puestos directivos hasta llegar a subdirector desde 1987, director adjunto en 2004 y director regional de información desde 2007.

Mantuvo durante años un programa en TV de entrevistas en directo titulado “Usted nos interesa”. A pesar de lo absorbente que es el trabajo en una redacción, encuentra tiempo para escribir novelas, de las que ha publicado tres: Los caballeros del rey sin nombre (Cuenca, 1999), El último sueño de Al-Andalus (Cuenca, 2002) y La misma edad (Cuenca, 2010). Además de un ensayo: El personaje encontrado. Conversaciones con Antonio Pérez en la Cuenca de su Fundación (Cuenca, 2003).

Pregunta: ¿Cuándo entró a formar parte de la plantilla del Día de Cuenca?

Respuesta: En Enero de 1985.

P: ¿Qué cargos desempeñó en él?

R: Todos, desde las prácticas, hasta editorialista, redactor de cierre, redactor jefe, director, y director de contenidos.

P: ¿Qué le parece que Cuenca se quede sin prensa escrita?

R: Es una circunstancia temporal, un proceso lógico por la crisis económica, que elimina la publicidad privada y las circunstancias políticas permiten al poder en este momento administrar la deuda.

P: ¿Cree que volveremos a tener prensa pronto?

R: Seguro, en un par de meses como mucho.

P: ¿El presupuesto para reabrir el Día de Cuenca sería muy caro?

R: Tal como era el Día de Cuenca si, porque ya creció a una estructura regional, el 60% de su plantilla tiene una antigüedad muy seria, las instalaciones que tiene están preparadas para mucho más que para un periódico provincial. Abrir un periódico provincial como abrió el Día de Cuenca no es caro.

«Los ciudadanos no están informados porque no quieren.»

P: ¿Cómo cree que afecta a los ciudadanos el hecho de no tener prensa escrita?

R: Habría que verlo desde dos puntos de vista, uno desde el punto de vista social o como viendo la ciudad desde arriba, viendo una ciudad sin prensa local, a los ciudadanos les afecta en el sentido de que están menos informados, pero no tienen menos acceso a la información que es diferente. La ausencia de prensa escrita, hace que realmente lo que la gente no conozca es el relato más veraz posible, responsable y contrastado de lo que sucede, de tal manera que cada ciudadano lo interpreta de una manera diferente. La prensa escrita cuenta el relato, fija las fuentes, las contrasta y ofrece lo que realmente se puede ofrecer más allá del rumor. Luego, a nivel de dentro de la ciudad, lo que la gente hecha de menos es hojear el periódico, el hábito.

P: ¿Qué opina de que Castilla-La Mancha sea una de las comunidades con un índice de lectura de prensa escrita más bajo?

R: ¿Qué puedo opinar?, Pues que está muy mal, podríamos explicar porque, pero hay gente que les interesa que la gente lea poco y lo que ellos quieren que lean. En el siglo XIX se llamaban caciques, en el siglo XX prohombres y ahora, tendremos que ponerles un nombre.

P: El hecho de que haya dos provincias en Castilla-La Mancha sin periódico local supone que la sociedad pierde un escenario de debate público y político ¿Cree que una solución a esto son las redes sociales y personales (blogs)?

R: Estoy de acuerdo con tu opinión, con que la pérdida de periódicos cierre espacios abiertos, de lo que demuestra es que estas dos provincias son las de más débil mercado interior y donde el poder ha trabajado más fuerte para cerrar la prensa escrita; pero no es solo un problema de poder, sino también de, mercado. Por ejemplo, el problema de Guadalajara, esta, hace dos, tres años, tenía la Tribuna de Guadalajara, el Día de Guadalajara, la Nueva Alcarria como periódico diario, Guadalajara 2000 como semanal y escrito, sin embargo es la primera provincia donde empezaron a funcionar bien los diarios digitales. Guadalajara es una provincia de muy escaso mercado interior. Además, las grandes empresas de Guadalajara, no miran por ella, sino a Madrid, a la nacional de Barcelona, etc. En Cuenca, hay una caída brutal del mercado interior y una lucha política muy fuerte.

P: ¿Con la pérdida de la prensa en papel, cree que los ciudadanos están igual de informados?

R: No, en absoluto, pero no porque no pueden, sino por el hábito. Hay una mitificación sobre Internet, hay una generación que si se informa como por ejemplo con los móviles con acceso a Internet, pero hay todavía una gran parte de la población que no solo no está dispuesta ha dejarse la vista en pantallas electrónicas que te la queman tarde o temprano, sino que si no ven negro sobre blanco no creen. Es más, un relato en Internet, puede ser cambiado a los dos días, en papel no. Eso, jurídicamente todavía tiene mucho peso.

P: ¿Considera que la situación actual del periodismo está en crisis?

R: Si, pero es una crisis de oportunidad, quizá la crisis del Periodismo actual sea una crisis producida desde mucho antes. El Periodismo esta en crisis desde que existe. Cuando el Periodismo calló en manos de grandes empresarios, algunos literatos, daban contenido literario a los periódicos, pero los periodistas seguían siendo pobres. El espejismo que ha supuesto estos 25 años de Periodismo en España bien pagado, bien concebido, bien remunerado, también fruto de la concepción de que el Periodismo fuera una carrera universitaria como tal, se viene abajo porque se ha sostenido no por el interés del público en que haya periódico, sino por el interés de los poderes. Cuando se ha acabado el dinero que ha venido de Europa, los periódicos que no han conseguido tener compradores fieles, siguen dependiendo del poder.

P: ¿Considera que una de las causa de la crisis periodística es la falta de credibilidad?

R: Mas que causa, yo creo que es consecuencia. Si los periodistas cuando escribimos, cuando informamos, cuando opinamos, tenemos que estar pendientes de lo que opine el “señorito”, entiéndase por este, el gran cliente que sostiene el periódico, el partido que defiende nuestra presencia en esta u otra tertulia …, no es que estemos en crisis porque perdemos credibilidad, es que perdemos credibilidad, porque estamos en crisis.

P: ¿Piensa que la crisis económica es un factor que está afectando al periodismo?

R: Claro, está afectando a las empresas periodísticas, los periodistas debemos reclamar nuestro derecho ha hacer periodismo y que la sociedad nos pida, nos exija y nos compense por hacer Periodismo, no por hacer medios que son el mensaje.

P: ¿Debe cambiar el periodismo su modelo de negocio, adaptándose a las nuevas tecnologías?

R: Si claro, pero el Periodismo, el Comercio, la Medicina, todo. La tecnología nunca es el enemigo.

P: ¿Qué nuevos modelos de negocio podrían triunfar?

R: Para mí, yo creo que lo que tenemos que encontrar es que el éxito de los medios de comunicación sea el éxito de quienes los hacen, pero el éxito no solo económico, sino personal, profesional, que muchas veces puede ser sencillamente cambiar la sociedad. Personalmente, yo cuando hago balance pienso en si contribuí a cambiar Cuenca a mejor, si aprendí o no aprendí, no lo económico. Para mi eso es la medida de mi éxito o mi fracaso, lo demás es dinero, que es necesario, que está muy bien, que cuanto más mejor y el que diga lo contrario miente, pero eso no es éxito.

P: ¿Cree que la prensa española la cubren sus lectores?

R: No, si eso fuera así, El País, no tendría que estar ahora como un loco buscando 9.600 millones de euros para no tener que vender la Cadena Ser. La prensa española vive de la publicidad.

P: ¿Considera que hay que mantener la ética profesional?

R: Siempre, es algo fundamental.

P: ¿Qué piensa sobre el periodismo ciudadano?

R: Pienso que no es Periodismo.

P: ¿Cree que el periodismo necesita un cambio?

R: No. Las esencias del periodismo no necesitan cambiar. En cierta manera el problema que tenemos es el Periodismo ciudadano porque no contrasta, no analiza, lo que no quiere decir que no haya un ciudadano muy inteligente, pero al periodista ciudadano como tal, no le preocupa la calidad, no responde a un compromiso social, es el espejismo de la democratización de los medios de comunicación. El Periodismo tiene una esencia para mi muy personal, que es el compromiso con la verdad, con la honradez, el compromiso con el contraste de las fuentes, con la calidad y el compromiso con la sociedad, es decir, tú tienes que ser periodista para mejorar el mundo de acuerdo a como tú creas que puede mejorar.

P: ¿Qué consejo daría a los futuros periodistas?

R: No me considero quien para dar consejos, pero bien, yo les diría que no se desilusionen, que si en realidad lo que buscan es ganar dinero, no es imposible, pero no es el objetivo. Sobretodo, que se diviertan, que nunca pierdan la ilusión porque es una profesión divertida de principio a fin, aunque te de malos momentos, aunque te enfrente a la gente, aunque te haga perder amigos, etc. Pero ante todo, que no renuncien a divertirse, que esto del Periodismo es un desierto lleno de espejismos.

The following two tabs change content below.

Leave a Response