La decimotercera edición del Congreso en Historia de la Comunicación atrajo a gente de todas partes de España, Latinoamérica, Francia y Portugal. Hablamos con Antonio Laguna, Decano de la Facultad de Periodismo.

Los pasados 21 y 22 de octubre, la Facultad de Periodismo de la UCLM acogía el XIII Congreso Internacional de la Asociación de Historiadores. Un evento que atrajo a gente de todas partes de España, e incluso de Latinoamérica, Francia y Portugal. Buena parte de culpa en que se pudiera celebrar en Cuenca la tuvo el Decano de la propia facultad, Antonio Laguna, que fue uno de los encargados de su organización.

Este congreso alcanzaba su decimotercera edición en este 2013, aunque sus comienzos datan de 1990. Coordinado por el propio Antonio Laguna en Valencia, entonces se reunieron 500 personas, gracias al apoyo que recibió por parte de la Generalitat Valenciana. Un año después, en Barcelona, se creó la Asociación de Historiadores de la Comunicación, con un objetivo claro, darle instrumentos, contenido teórico y personalidad propia a la materia mientras se defiende la presencia de este tipo de asignaturas en la formación de los periodistas.

Desde entonces, la temática de cada Congreso ha ido cambiando, siendo el humor el protagonista en este 2013. Otra novedad en el evento celebrado en Cuenca fue el corte internacional que adquirió, ya que en esta edición se plantea crear una red internacional iberoamericana.

-¿Cómo valoras este XIII Congreso Internacional de la Asociación de Historiadores organizado en la Facultad de Periodismo de la que eres decano?

La gente acabó muy contenta con todo lo que ha significado la atención, la predisposición a ayudarles por parte de los alumnos de la Facultad de Periodismo.

A partir de ahí, no sé si soy muy objetivo al ser parte implicada. El resultado del Congreso yo creo que es bastante brillante desde el punto de vista de lo que es un Congreso en cuanto a aportación científica y en cuanto al resultado y de hecho van a salir tres publicaciones, un libro de actas que recoge las principales aportaciones que se han hecho, un libro monográfico que vamos a editar y otras publicaciones que tienen el mismo común denominador, que es el cómo las viñetas o la prensa satírica reflejaban al ejército, la monarquía o la iglesia, y luego se van a seleccionar una serie de artículos para sacar una revista. Todo eso lo que va a hacer es que el nombre de Cuenca y de la Facultad, no solo durante los días del Congreso, sino también después, vuelva a figurar.

Por un lado me siento muy honrado de presidir la Red Internacional de Historiadores de la Comunicación, y por otro preocupado porque aquí todo lo hacemos entre muy pocos

-¿Qué resultados ha tenido el Congreso para la Facultad de Peridismo?

Constituye como resultado la Red Internacional de Historiadores de la Comunicación con representantes desde Francia, Portugal, España y toda América.

A mí me han nombrado presidente de la red, con lo cual también me siento por un lado muy honrado y por otro preocupado porque ya les dije que esta no es una Facultad como la de Madrid con muchos equipos ni mucha gente sino que aquí todo lo hacemos entre muy pocos y que además no tenemos todavía doctorado, no tenemos investigación, ni alumnos doctorados que se puedan ir incorporando a este tipo de proyectos.

Pero se han abierto posibilidades y México por ejemplo quiere firmar ya un convenio de intercambio entre alumnos de allí y nosotros para quien quiera ir allí a investigar o trabajar, ya veremos si nosotros tenemos también posibilidad de traerlos aquí porque ahora en estos términos ellos son los que tienen medios y nosotros no. Pero bueno, sí que se abre otro acuerdo importante como consecuencia del Congreso y finalmente la propia Asociación de Historiadores de la Comunicación también me nombra presidente por cómo hemos organizado el congreso y ha decidido que al año que viene sea en Valladolid, aunque superar lo que hemos hecho en Cuenca va a ser bastante complicado.

-¿Ha salido todo como pensabas o ha sido incluso mejor?

Ha sido mucho mejor de lo que yo esperaba en cuanto a lo que ha significado la implicación de toda la facultad. Me he sentido muy arropado por todos los que forman parte, desde alumnos, profesores, personal de administración y servicios y entonces no ha hecho falta que yo apagara ningún incendio si ha surgido, directamente cualquiera que estaba en la sala lo ha hecho directamente.

Luego el nivel de participación americana también ha sido muy superior a los que me esperaba, porque claro, venirse de allá con lo que cuesta un billete para venir dos días aquí, tiene mucho mérito.

Y luego el nivel de esfuerzo y de voluntariado que ha tenido por ejemplo gente de la propia universidad como David que está en Relaciones Internacionales, como no teníamos para pagar un guía, se ofreció el mismo y estuvo moviendo a la gente por la ciudad de Cuenca.

Todo eso me ha resultado muy gratamente sorprendente y ha estado muy bien. Algunas cosas no han sido tan buenas. Ha habido trastienda del Congreso evidentemente. Los catedráticos son una serie de personajes que tienen un ombligo superior al tamaño de su cuerpo y entonces, a veces lo sacan a exhibir y se manifiestan como petulantes, como seres engreídos que saben más que nadie y si encima el que está enfrente es una persona de América a veces les sale la vena con mentalidad un poco colonial y eso ha generado algún pequeño conflicto.

Pero se han abierto una serie de posibilidades para alumnos y profesores de cara a lo que es la Facultad de Periodismo y eso es lo más importante.

– Aunque la intención del Congreso era hablar del humor en la historia de la comunicación, ¿era la intención de la Facultad que Cuenca y la Facultad estén vinculadas a él?

Así es, y yo creo que eso sí que lo hemos conseguido. La sensación que tengo es que todo el mundo se va contento, de que nos van a llamar y de que nos van a plantear cosas. El problema es que el que primero me planteó un convenio de intercambio. fue un decano de una de las Facultades de México de la Facultad de Estudios Superiores que tiene 26.000 alumnos y nosotros estaremos en torno a los 200. ES una diferencia abismal.

-¿Cuánto trabajo lleva montar este Congreso?

He tenido que establecer cerca de 200 contactos para invitar e informar del Congreso.Retour ligne automatique
Contactos que han ido desde Moscú hasta Israel, Egipto Argelia… encima no todo el mundo con dos correos se queda conforme y acude, sino que te empiezan a preguntar de todo.

El correo que más me indignó, porque lo ha reiterado todo el mundo, es si nosotros teníamos ordenador en el aula y posibilidad de proyectar. Yo sé que lo hacían como un mero trámite pero al mismo tiempo piensas, “somos Cuenca pero no estamos tan atrasados hombre”, entonces ya al final dije “sí, tenemos de todo, somos una facultad moderna».

En agosto he estado una hora todos los días mandando correos, luego ya cuando han empezado a enviar trabajos y ahora viene todo el postcongreso que es también un enorme trabajo en cuanto a que es recoger todos los textos ajustados a las condiciones de publicación y publicarlos. Me echarán una mano Pepe Reig, Miguel Álvarez y José María Herranz, que además ha sido nombrado tesorero de la Asociación, así que se incorpora también al núcleo de trabajo de lo que vamos a hacer.

Finalmente se han llevado todos muy buena impresión de lo que es la Facultad, así que todo muy bien.

La Vicerrectora de Cultura y Extensión de la UCLM, María Ángeles Zurrilla, dijo en la inauguración del Congreso que Cuenca va a tener su primera generación de periodismo y que eso es un hecho importantísimo para la ciudad. ¿Qué opina acerca de que salga la primera promoción de periodismo?

Yo creo que es para la ciudad y para la región. Es la primera vez en la historia de Castilla-La Mancha que se ha formado una promoción de periodistas propios que no han tenido que irse a estudiar a Barcelona, Madrid u otros sitios. Aunque en estos momentos las circunstancias todos sabemos cuáles son desde el punto de vista de la salida profesional, por primera vez vamos a poder sacar pecho y decir, tenemos a periodistas formados en nuestra propia región, ya no somos subsidiarios. A mí me parece que aunque sea por orgullo es un tema a defender.

¿Es el año más importante para la facultad?

Sí, por eso en la presentación se destacó este aspecto. Si recuperamos fuerzas y tenemos posibilidades la idea es seguir organizando más eventos, es decir, vamos a ver si montamos seminarios y nuevos programas. Ahora estamos en contacto con Rosa María Calaf para organizar un seminario de periodismo en conflictos y de cara a final de curso unas jornada sobre lo que está siendo la experiencia del periodismo cooperativo. Eso es lo que tenemos ahora encima de la mesa, a parte de los cursos propios que hacemos de tipo más instrumental.

The following two tabs change content below.

Leave a Response