La violencia física y psíquica por parte de individuos e instituciones, la lentitud de respuesta ante denuncias, el tratamiento utilitario del tema, los recortes en políticas de igualdad, la maternidad impuesta y la cultura del silencio, fueron algunos de los aspectos denunciados.

A las ocho de la tarde de ayer comenzó la concentración con motivo del Día Contra la Violencia de Género en la Plaza de España de Cuenca. Poco a poco, hombres y mujeres, jóvenes y adultos, fueron ocupando sus lugares.

En primer lugar acudieron a la cita las mujeres que conforman Feministas de Cuenca en Coordinación, una Asociación creada recientemente en la localidad. Minutos después, la Asociación feminista Comando Violeta se dejó ver en el sitio mientras desplegaban una gran pancarta en la que se podía leer “ni un paso atrás, ni calladas, ni sumisas, ni pasivas”. Por último, los componentes del Área de la Mujer del partido Izquierda Unida se posicionaron a un lado de la plaza tras el rótulo “Contra la violencia de género Tolerancia Cero”.

Una vez que se encontraron allí plataformas de defensa de la mujer y ciudadanos que quisieron participar, una joven representante de Comando Violeta leyó un manifiesto en el que se reivindicaba la importancia de que la mujer deje de ser maltratada por parte del hombre y la sociedad machista. Afirmó que se trata de un asunto que instituciones y partidos mayoritarios tratan a menudo de forma utilitaria, para promocionarse.

En lo que llevamos de año, cuarenta y cinco han muerto a manos de sus parejas o ex-parejas. Muchas de ellas, habían interpuesto varias denuncias. Algunos casos ni siquiera han salido a la luz.

Hizo mención a la crisis económica, dado que, desde el punto de vista de esta Asociación feminista, este trance ha sido y es excusa a la hora de recortar políticas de igualdad que ya eran insuficientes y vagas.

Comando Violeta denunció numerosas y relevantes injusticias que se cometen contra la mujer, ya se trate de violencia física o psíquica, cometidas por parte de personas, instituciones o por el poder ejecutivo. Se denunciaron también aquellas medidas del Gobierno que ralentizan el proceso de cualquier denuncia contra un agresor. Un ejemplo de ello es la subida de tasas en el ámbito judicial, que obliga a pagar una elevada suma de dinero por un divorcio que debería ser tan rápido como inminente en casos de este tipo.

La Asociación Feminista se pronunció de igual modo en su lectura acerca del aborto y la polémica que está suscitando. Estas mujeres ven en la actitud del Gobierno un intento de disponer de la decisión de las mujeres a tener o no descendencia, y denuncian que se pretende “imponer la maternidad a toda costa”. Para terminar la joven hizo un llamamiento destinado a las mujeres, para que no opten por callar e ignorar lo que sucede ni permanezcan impasible ante el “terrorismo patriarcal”.

Ana Cruz, responsable del Área de la Mujer de Izquierda Unida de Cuenca, informaba de la cantidad de mujeres que habían sido asesinadas a manos de sus parejas o ex-parejas. Tan solo en lo que llevamos de año, cuarenta y cinco han muerto de este modo sin que nadie lo evitase. Muchas de ellas, según Ana Cruz, habían interpuesto una o varias denuncias a los hombres que posteriormente las asesinaron. Además, explicó, existen casos de violencia de género que ni tan siquiera han salido a la luz. Cruz aclaró que el lugar en el que se realizan las concentraciones contra la violencia machista es simbólico, pues en el mes de Mayo de 1997, un hombre mató a su expareja en un banco de la Plaza de España. Declaró también que los miembros del Área de la Mujer de su partido se reunían en este mismo lugar cada semana que una mujer había sido asesinada por violencia de género.

La concentración se dio por concluida al grito de los asistentes de “si tocan a una nos tocan a todas”. En última instancia, cabe destacar que, del mismo modo que no faltaron mujeres jóvenes y adultas, tampoco lo hicieron hombres de edades diversas, quienes juegan un papel muy relevante en esta lucha. Además, el Día Contra la Violencia de Género no va destinado única y exclusivamente al maltrato a la mujer puesto que géneros hay dos. A pesar de ello, la realidad es evidente y es que, a la mujer, junto a la sociedad y sus diversas mentalidades, aún le queda mucho camino por recorrer.

The following two tabs change content below.

Leave a Response