El pasado día 27 de septiembre el pianista local Mario Mora actuó en la sala 2 del Teatro Auditorio de Cuenca y antes del concierto nos atendió amablemente.

Nuestro protagonista desarrolla gran parte de su torrente musical fuera de nuestras fronteras, por lo que la vuelta a casa siempre significa mucho para Mora, “es siempre especial. Cuando vas lejos no sabes el público que vas a tener y el porcentaje que va a ir. Tocar para gente que conoces es siempre un plus.”

Durante sus giras Mora visita distintos países de distintos continentes por lo que el extracto o la semilla musical que interpreta, sobre todo en piezas castellanas, en muchos momentos tiene que ser adaptada a la hora de ir al extranjero. “Si es verdad que cada continente recibe la música de una manera distinta. Por ejemplo en Asia funciona muy bien la música española. En América funciona muy bien la música europea. No es adaptarla sino programar algo que sabes que en cada continente van a recibir de una manera diferente”. Nos cuenta como en algunas ocasiones las partituras que tenías guardadas en la recámara para comenzar el año deben retocarse en función del país que vaya a visitar; “depende de donde estés. Aunque tu durante un año entero tienes el esqueleto de un programa que suele ser siempre el mismo, siempre hay alguna pieza que puedes variar y puedes jugar dependiendo del lugar en el que estés”.

Mario también se dedica a la docencia. Fue profesor de los cursos de verano de Piano “Villa de San Clemente” también ha ejercido en lugares como Sagunto o la academia de música Cañada Blanch en Londres. Hace un análisis en el que explica cómo es pasar de estar aprendiendo a ser el mismo el que imparta clase a los jóvenes. “Incluso con la enseñanza estás aprendiendo. Yo ejerzo la docencia en el Conservatorio Musical de Castilla-La Mancha que está en Albacete y es algo que me apasiona porque cuando yo acabo de dar clases también aprendo. Es muy difícil dar clase. Yo creo que es más fácil recibirla, tú tienes que estar sentado recibir la información y adaptarla a tus necesidades”. Estudió y terminó sus estudios en el Conservatorio Profesional de Música de Cuenca obteniendo el premio extraordinario de piano. La motivación y aprender mientras se está enseñando son pilares fundamentales para Mora en el campo de la docencia. “Dar clase requiere una energía extra y unos conocimientos e incluso también la sensación de no saber si lo estás haciendo bien o lo estás haciendo mal. Recibes clase, pues te limitas un poco a lo que te digan, pero si quieres dar tú la información tienes que seguir unos procesos de formación especial, requiere cultura general y musical y de un esfuerzo muy grande, para mí es muy difícil”.

DSC_0332-compressor
Entre las críticas hacía sus actuaciones, nos encontramos con que estamos ante una joven estrella en el panorama musical-clásico. “Intento no hacerle mucho caso a las críticas, es un buen escaparate para alguien que va a conocerte pero nunca sabes quién es la persona que hay detrás y que la está escribiendo. Sean buenas o malas, creo que hay que tomárselas como una sensación de una persona que ha estado en el concierto y obviamente pueden motivarte para saber que ciertas cosas de las que has hecho funcionan pero no tienes que creer que por tener una buena crítica has conseguido nada. Son opiniones de gente individual y sin más importancia.” Nuestro protagonista recibió hace algunos años en Italia una crítica que no fue muy buena ya que “no había impresionado en exceso” según el crítico. Mora se lo toma con humor y como una opinión más. Destaca por otro lado que las críticas en ópera son muchos más directas que en música clásica.

La habilidad, la destreza y el sentimiento que pone Mora en el piano lo han llevado a visitar diferentes lugares del mundo y muy variados. Desde Francia, Italia, Austria pasando también por China o Canadá. Aunque al joven pianista le queda una espina clavada que pretende solventar dentro de poco tiempo. “En Estados Unidos no he estado nunca y me gustaría ir. Nueva York y la costa este donde hay mucha tradición musical. Es un lugar en el que he estado a punto de ir un par de veces pero se ha llegado a concretar una gira, pero algún día me gustaría ir”. Sorprendido por las culturas externas nos cuenta que en los países orientales la forma de tratar a los músicos occidentales es totalmente diferente que si fuera a la inversa. Una de sus mayores impresiones fue cuando visitó China, más en concreto el Hogtai Hall en Xiamen. “China me impresionó bastante. Allí la música es como para nosotros el fútbol. Entonces para un europeo que va a China a tocar es idolatrado, tanto que en la puerta del camerino muchas veces tienes a gente esperando a hacerse fotos y la gente te mira cuando somos personas normales que pasamos desapercibidas hasta en nuestra casa. Allí la música lo ven como algo muy especial y es algo que me impresiona mucho”.

En torno a temas comunicativos, Mario también, como muchos de nosotros que estamos empezando, se dedica a locutar en las ondas con su programa radiofónico. “Clásica FM es un proyecto que hemos creado una generación de jóvenes que pensábamos que había cosas que cambiar en el ámbito de la comunicación de la música clásica. Comenzamos tres personas y ahora somos más de diez colaboradores, con gente valiosísima y creamos programas de difusión musical, información y entretenimiento. Es algo que comenzaos sin la formación que por ejemplo si tenemos para tocar música pero lo hacemos por la necesidad de la difusión musical. Yo estoy aprendiendo y me lo paso muy bien. Lo hacemos sin ninguna pretensión, con la idea de hacer bien al mundo de la música”. Nos encontramos en un panorama donde la música comercial (40 principales o Europa FM) eclipsa cualquier otro tipo de programa musical, en este caso a la clásica donde está como principal referencia RNE5 (Radio Nacional de España 5, de música clásica). “Los motivos por lo que hicimos esto era la reacción a la necesidad de que existan más opciones a la hora de escuchar música clásica. Los medios de comunicación son una parte importantísima para que un campo funcione o no. Si hay medios de comunicación fuertes, la música clásica va a ser fuerte y va a llegar a más sitios. Por lo tanto más gente va a ir a los conciertos y en esa rueda los músicos van a tener más trabajo y todo va a ser mejor. Nosotros nos dimos cuenta de que había un vacío muy fuerte y con este proyecto a largo plazo pues vamos a intentar llenarlo”.

Mario Mora durante el concierto.
Mario Mora durante el concierto.

Hasta llegar donde está se ha tenido que fijar en muchos espejos. Para él no hay un espejo donde reflejar todas sus habilidades, sino que la perfección está formada por el conjunto de cualidades de sus ídolos. “Es muy difícil encontrar a una persona completísima en todos los aspectos. Glenn Gould me inspira mucho para la precisión y para la sinceridad con la partitura, Murray Perahia me ayuda mucho en la sonoridad. Hay muchos directores también como Ravinsky, importante para la expresividad. Tengo muchas referencias y cada uno me inspira en distintos campos”. En un aspecto más secundario Mora nos confesaba que la actual música latina, en gran medida, tiene su origen y su referencia en grandes compositores de piezas clásicas españolas. “La música española de Falla, Granados o Albéniz que se inspira mucho en el flamenco es la que da pie ahora a gran parte de la música comercial española aunque ellos no lo sepan, pero hay una relación armónica y rítmica que está clara”.

Finalizaba este intenso y agradable coloquio con sus próximos proyectos en los que tiene depositada toda la ilusión y energía del que sabe que lo está haciendo bien y que va a ir a más en los próximos años. “”La semana que viene me voy a Vietnam a hacer una obra que es Noches en los jardines de España de Manuel Falla para piano y orquesta y es una obra que siempre he querido trabajar porque es la única obra que hay para piano y orquesta que hay realmente española, a mi me gusta mucho la música española. Tenía muchas ganas de trabajar esta obra con una orquesta y por fin la semana que viene voy a estar allí con la orquesta filarmónica de Hanoi y es un proyecto en el que tengo mucha ilusión y muchas ganas”.

El concierto que interpretó el pasada día 27 en el Teatro Auditorio se enmarca dentro de un conjunto de actividades organizadas por la Universidad para Mayores “José Saramago”.  La apertura corrió a cargo de la vicerrectora, Mª Ángeles Zurilla, que se dirigió a los alumnos de la universidad para mayores que llenaban en gran medida la sala. También estuvieron en el acto Rosa María Martínez, directora académica de Cultura, Deporte y Extensión Universitaria y la coordinadora de la Universidad para Mayores “José Saramago”, Raquel Cervigón Abad.

Fotografía: CuencaOn
Fotografía: CuencaOn

Durante la hora y media que duró el concierto el pianista conquense interpretó piezas como Suite Iberia de I. Albéniz y la Rapsodia Española S. 254.R90. de F. Liszt. También deleitó al respetable con un repertorio de piezas españolas, muchas de ellas evocando a las canciones regionales y al folclore castellano-manchego. Como dato curioso de la velada, Mario Mora al finalizar el concierto tuvo que salir hasta tres veces al escenario para agradecer los aplausos del público, que no cesaron durante alrededor de dos minutos.

Sin duda un futuro prometedor el que le espera a Mario Mora, aunque a día de hoy ya es una realidad consolidada con una proyección a la que solo él le puede poner límites.

Leave a Response