Delia Rodríguez es la redactora jefe de El Huffington Post en España. Trabaja en internet desde 1999 aunque fue en el 2001 cuando abrió su primer blog. Ha trabajado para El Economista, El Mundo, La Razón o La Rioja. En revistas y suplementos como El País Semanal, V, Gentleman o GQ.

Fotografía: delia2d.com

También ha trabajado en la página web divinity.es y en programas de radio como Hoy por Hoy Verano, en la cadena Ser. Es licenciada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Pregunta: ¿Qué le llevo al periodismo?

Respuesta: En mi caso se trata de un oficio vocacional. Nunca quise trabajar de otra cosa. Estudié la carrera, conseguí mis primeras prácticas y desde entonces intento no desengancharme.

P: ¿Cómo ve el presente de la profesión?

R: Es difícil, pero como el de los contables, el de los ingenieros o los camareros debido a la situación nacional. Pero ahora hay muchas más oportunidades que antes de hacer cosas, descubrir y ser descubierto. Y están pasando un montón de cosas, es un momento fantástico para ser periodista. Conozco a muchos profesionales jóvenes que descubrieron qué era salir a la calle y cubrir algo con compromiso a partir del 15M. Pero para aprovechar las oportunidades hay que tener la mente muy abierta.

P: ¿Y el futuro?

R: Tiene pinta de que cada uno de los rasgos que ya existen ahora se exacerbará.

P: ¿Cree en la desaparición del periódico en papel?

R: No tengo ni idea, pero si los periodistas siguen dándole vueltas a esa pregunta en lugar de pensar cómo renovar sus periódicos, la respuesta es sí. De hecho, ya están desapareciendo.

P: Usted es redactora jefe del Huffington post, un nuevo diario online, que llegó a España el 6 de junio de 2012. ¿Qué nos puede decir de este nuevo medio?

R: The Huffington Post es uno de los medios on line más leídos del mundo. Desde el punto de vista profesional también es uno de los más interesantes para un periodista digital, casi un mito, sobre todo por sus métodos de trabajo, filosofía y herramientas. La oportunidad de trabajar con ellos desde España es excepcional, única. La acogida del público español está siendo buenísima.

P: ¿Incorpora alguna novedad que no tuvieran los medios online anteriores?

R: Muchísimas. Desde su creación The Huffington Post ha sido paradigma de la innovación on line en muchos aspectos. Fueron los primeros en incorporar blogs a un medio tradicional, enlazar contenidos externos, optimizar los contenidos para SEO, trabajar codo con codo con el equipo técnico para mejorar de forma constante las herramientas, etc.

A un alumno de último curso de periodismo le recomendaría que no se obsesione por los grandes nombres ni las grandes cabeceras.

P: ¿Cree que redes sociales como Twitter juegan un papel muy importante en el periodismo?

R: Creo que es inconcebible que un periodista no esté en Twitter. Es el paraíso (y el infierno) de la información y nos enganchamos a él de forma natural. Es una agenda de contactos, un lector RSS, un sitio donde perder el tiempo y entretenerte… todo a la vez.

P: ¿Cree que es beneficioso para el periodismo o por el es contraproducente?

R: Confiar en el criterio de contactos y amigos ayuda a que te llegue la información de forma más eficiente. Y al revés, si tu información es relevante puede llegar a más gente. No veo el problema.

P: Usted tiene su Twitter, ¿Lo utiliza para fines profesionales?

R: En esta época todo es personal y profesional a la vez. Mientras no deshagamos esa división mental tendremos problemas y sorpresas. No hay que escribir nada en internet -incluido Twitter y Facebook- que no sea coherente con la imagen personal y profesional que queremos dar.

P: Hablando de actualidad, ¿Cree que hay mucha diferencia en la forma que tienen los medios de tratar las últimas informaciones del caso Bárcenas o el caso Nóos?

R: Los medios se han espabilado y han levantado exclusivas, lo que decididamente SÍ, me parece un gran avance después de meses de decadencia. Sin embargo me está decepcionando el seguimiento de esas exclusivas.

P: Los políticos, hoy en día, realizan comparecencias de prensa en las que no aceptan preguntas de los periodistas. ¿Qué opina de ello?

R: Es ridículo, pero vamos, ni que con las preguntas los periodistas consiguieran grandes exclusivas. Es una cuestión de gestos, de educación. Es muy feo que se permitan no responder.

P: ¿Como cree que influye el tratamiento de la información en los lectores?

R: El tratamiento de las noticias siempre influye en el lector. El problema es que cuando pensamos en eso creemos que se trata de matices, de finuras en un editorial importante cuando no es así. Las dos grandes faltas de respeto al lector son primero, replicar información clónica de agencias o hecha a partir de refrito, el tipo de noticias que llevan todos los medios del mundo que no aporta ningún valor. Y segundo, matar de aburrimiento al lector.

P: Con la llegada de los blogs, todo el mundo puede dar información en la red, ¿en qué lugar deja este hecho al periodista?

R: Un lugar estupendo. Si la información abunda y está de moda, es el mejor escenario posible para el especialista en manejarla.

Es una falta de respeto al lector replicar información clónica de agencias o hecha a partir de «refrito»: el tipo de noticias que llevan todos los medios del mundo que no aporta ningún valor.

P: ¿Que cree que debe hacer el periodista para ofrecer mejor información que estos blogueros?

R: Trabajar mucho, saber mucho y escribir muy bien.

P: ¿Qué recomendaría a un alumno de periodismo que está a punto de acabar la carrera?

R: Que haga todo lo posible por unas prácticas y por meter un pie en la profesión. Si no lo consigue o si prefiere un trabajo alejado del periodismo las posibilidades de que no ejerza jamás son altísimas. Es una inversión de futuro. También le recomendaría que no se obsesione por los grandes nombres ni las grandes cabeceras. Todo va a depender de los jefes y compañeros que uno tenga, y de esos hay buenos y malos en todos lados.

@marioperezmrt

Leave a Response