Carolina Muñoz ha sido la gran protagonista de la pasada Copa Presidente FEB de bolos disputada en la bolera de Tres Aguas, situada en Madrid, al lograr un merecido segundo puesto. La jugadora natural de Valdepeñas, municipio de Ciudad Real, avanzó en la cuarta posición a las rondas finales con unos registros bastantes buenos con ronda final de escándalo para meterse por la mínima dejando a sus rivales con la miel en los labios. Se deshizo de su compañera Lidia Serrano en una apretada semifinal para acabar claudicando ante Mónica Jiménez del Club Torrejón de Ardoz en la gran final. Ambas jugadoras pusieron al Club Alyco en lo más alto y se postulan como las favoritas para estar en los primeros puestos del Ranking Nacional esta temporada.

No fue nada fácil el camino hasta las semifinales. Carolina comenzó con buenos tiros y en una línea ascendente hasta la cuarta serie donde flojeó con tan solo 147 bolos derribados y muchas candidatas a arrebatarle el puesto por encima. Sin embargo la veterana jugadora retomó la concentración y en una espectacular última manga con 212 puntos logró pasar la ronda como cuarta. Su rival iba a ser su compañera y amiga Lidia Serrano, también procedente de la ciudad del vino y el Club Alyco, y que mantuvo unos muy buenos números con hasta tres rondas sobrepasando los 200 bolos derribados. Curiosamente, quizá por la presión o la inexperiencia de la joven jugadora, Lidia hizo su peor registro de todo el fin de semana con 158 tantos por los 181 de Carolina Muñoz que se plantaba en la final. “Creo que es una joven jugadora en potencia, un diamante que están empezando a pulir y que brillará con mucha fuerza” elogiaba Carolina a su compañera, mientras que en la otra semifinal Mónica Jiménez González del Club Torrejón ganaba por la mínima, 195 a 193 a Sara Del Olmo de la Fuente, su compañera de club. Todo quedaba para un duelo por coronar a la campeona y en esta ocasión el título fue para Mónica con un 191 a 184 sobre Carolina. “Creo que la final se desarrolló tal y como correspondía, en cada tirada mantuve la concentración y fui capaz de poner muchos buenos tiros, así que ha sido una derrota sin sabor amargo”, así lo definía la jugadora valdepeñera al término de la competición de la que acabó muy contenta por el buen espectáculo que habían dado y reconociendo la superioridad de su rival.

IMG_20160412_192810
Carolina posa con la bandera española       Fuente: Antonio Caro

La veterana jugadora valora la atención recibida en la bolera de Tres Aguas y cree que ha sido un gran comienzo de temporada para su club, aunque para ella en lo personal “los números no fueron muy buenos, pero si el resultado”. Este segundo puesto es solo un éxito más en una carrera larga y fructífera que comenzó desde muy temprana edad. “Desde bien pequeña acompañaba a mis padres a la bolera cada lunes por la noche, era la manera de «chantajearnos» para que sacáramos buenas notas en el cole… y poco a poco me fui enganchando a este deporte”. A los 8 años Carolina ya había comenzado a jugar de forma regular y a los 11 logró clasificarse para su primera final gracias al apoyo de sus padres que también fueron jugadores profesionales de este deporte. Tras un par de años difíciles en el panorama personal y donde Muñoz tuvo que dejar a un lado el bowling, el Club Alyco de Valdepeñas se interesó en ella y quiso recuperar a una jugadora que había demostrado ser tan talentosa. “Estoy muy contenta de pertenecer a este gran grupo de boleros, donde tengo la suerte de haber encontrado grandes amigos” afirma ahora la jugadora.

En la actualidad Carolina lleva una vida normal, casada y con dos hijos, una niña y un niño a los que adora como cualquier madre. Trabaja en una bolera, su sueño, y donde ella puede desarrollar todo su potencial. Entrena una hora y media al día tras dejar a sus niños en el colegio y son los fines de semana cuando se pone el mono de trabajo y compite por todas las boleras de España y de Europa. Como todo deportista que se precie tiene algunas rutinas antes de meterse de lleno en la competición como escuchar música para animarse y algunos estiramientos para mejorar la concentración previa. “Ahora también tengo algunas pequeñas costumbres antes de colocarme en la pista, como tocarme la suela del zapato, secarme el dedo gordo y pasar siempre la toalla por la bola”. Son manías y detalles sin demasiada importancia a priori pero que le hacen mejorar la concentración previa que es muy importante en un deporte como el de los bolos. Calentar bien las muñecas y los hombros es otra de sus obsesiones para estar lo mejor preparada para las largas partidas con parones por lo que tienes que estar muy bien preparada y llevar un calentamiento previo que de sus frutos.

Es una de las mejores jugadoras que ha tenido España en este deporte y ha competido incluso en otros países con un estilo de mucha fuerza en sus lanzamientos pero compaginados con una muy buena técnica. Ha sido subcampeona de España en individual y campeona en dobles lo que le ha llevado a asistir al Campeonato de Europa de Mujeres que se ha celebrado en Viena este año e igualmente ha sido convocada por la selección española absoluta para disputar la Copa de Bowling del Mediterráneo. Su entrenador, el colombiano William Medellín, tiene mucho que ver en todo lo que ha logrado esta chica, que además ha conseguido otro de sus sueños: abrir un gimnasio en Recas, una pequeña población de más de 4.000 habitantes en la provincia de Toledo, donde es entrenadora personal. No se cansa de pelear y tiene aun varios objetivos que cumplir como ganar un Máster Nacional, en el que ya ha participado quedando en quinto puesto en el último año, ser primera del ranking a final de temporada, como ya lo ha sido y en el último año quedó en tercera plaza, o clasificarse entre las 24 primeras de un mundial amf.

FB_IMG_1473093324233
Carolina entrenando en La Bolera de Valdepeñas                                             Fuente: Antonio Caro

Además es capaz de compaginar todo esto para llevar un ambicioso proyecto como es la creación de una liga de bowling en Castilla-La Mancha y que se consumó el año pasado dando comienzo en Albacete y continuando más tarde en Toledo, Ciudad Real y Valdepeñas. Los pasos han sido difíciles puesto que el bowling “es uno de los deportes relegados a un plano que no le corresponde” como ella misma reconoce, pero aun así piensa que desde la federación le han tratado bastante bien. “Tengo que agradecer a la Federación Española la gran labor que realiza al respecto desde que está al cargo de presidente Oscar Morante, al que desde aquí agradezco el apoyo y cariño personal que nos brinda día a día”. Carolina tiene esperanzas en que esta situación cambie, que algún día el bowling llegue a ser deporte olímpico y esto le ayude a dar un impulso y calar en muchas más personas de lo que lo hace en estos momentos, y deja un mensaje muy importante para todos aquellos que se interesen por el mundo de los bolos, “movámonos todos en una misma dirección”.

Leave a Response