Con ganas e ilusión. Así afronta la nueva temporada el Club Deportivo Rítmica Huécar. Una temporada en la que se espera mejorar los resultados obtenidos anteriormente. Por estas fechas, el pasado año, el club presentó dos conjuntos al control que decidiría su clasificación para el Campeonato Nacional que se iba a disputar en Zaragoza. Entonces su papel en la competición fue algo flojo y las niñas tuvieron que enfrentarse a clubes muy experimentados. “Eso nos ha venido también bien para espabilar, para llevarlas más preparadas este año” reconoce Natalia, una de las entrenadoras del club. Asegura también que, debido a ello, en esta ocasión la preparación de las niñas “es mucho mejor”.

Esta preparación requiere de esfuerzo y horas de entrenamiento: los conjuntos benjamín (manos libres) e infantil (mazas) ya están ensayando. El objetivo es conseguir dar lo mejor de ellas en el Campeonato Nacional de esta temporada, que se celebrará en Valladolid del 8 al 12 de noviembre y para el que se clasificaron en el último control. Un control exigente que dura una jornada completa. Pero, ¿en qué consiste exactamente este tipo de controles? Son pruebas que deciden el pase al campeonato y en los que se seleccionan cinco gimnastas individuales  y quince conjuntos por Comunidad Autónoma. “Nosotras, por ejemplo, pasamos porque de pequeñas no hay quince conjuntos en Castilla-La Mancha. Íbamos un poco más tranquilas en ese sentido” reconoce Cristina, otra de las entrenadoras. “Igualmente, en la reunión, te pueden decir que las niñas no están preparadas y no pueden ir. Ese es también el miedo que teníamos”.

“Tenemos que trabajar corporalmente un poco más a las niñas. Las competidoras que vamos a tener en Valladolid son unas máquinas”.

Una vez superado el control, aún quedan varias semanas para darlo todo en el Campeonato. Un reto que, como asegura Cristina, “lleva mucho trabajo por delante”. Y es que la preparación para el Campeonato de España precisa de mucho sacrificio y hay bastantes aspectos que perfeccionar. En palabras de Natalia: “Tenemos que trabajar corporalmente un poco más a las niñas, porque aunque tengan condiciones y sean flexibles, las competidoras que vamos a tener en Valladolid son unas máquinas”. Junto a esto, en relación al físico, es también necesario pulir el trabajo de aparato y ejecución, finalizando con lo más importante: el aspecto mental.

Sobre el CD Rítmica Huécar…

DSC_0006El CD Rítmica Huécar nace en el año 1992 en la ciudad de Cuenca. Actualmente está compuesto por alrededor de 100 chicas de todas las edades, aproximadamente desde los 7 años hasta los 15.

En el club existen dos conjuntos: el benjamín (manos libres) y el infantil (mazas). Por otra parte, existen tres niveles: nivel competición, nivel escuelas y nivel precompetición. Las gimnastas que estén en nivel competición deben haber pasado previamente bien por nivel precompetición, bien por escuelas o bien por ambos.

Según sus entrenadoras, la edad ideal para que las niñas se inicien a modo de escuela es con, aproximadamente, 4 años. Esto sirve para que las gimnastas tomen su primer contacto con este deporte y sus dinámicas. El siguiente paso es iniciarse a modo de club, con la edad de 6 o 7 años aproximadamente para, finalmente, poder llegar a competir.

A pesar de no disponer de tantas horas de ensayos como al cuerpo técnico les gustaría, en cada entrenamiento se busca “sacar el máximo provecho posible para que las niñas estén a la altura”. Como novedad este año, se ha modificado la organización de la gimnasia rítmica. Si bien antes las temporadas se dividían en individual -hasta verano- y conjuntos -de verano a Navidad-, ahora se trabaja al tiempo con niñas en solitario y en equipo. Eso sí, no todo se basa únicamente en los entrenamientos. Este esfuerzo queda compensado en cada uno de los torneos a los el club asiste. “Lo mejor de todo es la convivencia y la experiencia que las chicas se llevan” sonríe Cristina, quien también admite la dedicación de las familias, ya que también ellos “se hacen largos viajes, y económicamente es un deporte sacrificado”.

Por otra parte, es importante que todo este trabajo se haga de forma precisa. Realizar los estiramientos correctamente es esencial para evitar las indeseadas lesiones que, en un deporte en el que se fuerza tanto el cuerpo, pueden llegar a producirse. “El año pasado una niña se rompió el cúbito. Aún así, no es algo que se dé frecuentemente. La chica que hace gimnasia rítmica está mejor: más musculada y con más fondo físico que una niña que no hace nada”, explican las entrenadoras.

La voluntad de trabajar, la pasión, y las ganas de salir a comerse el mundo en cada competición es lo que hace que lleguen las victorias. 

Y aún con todos estos beneficios, la gimnasia rítmica no es un deporte que se practique hasta una edad muy avanzada. Cuando las chicas llegan a cierta etapa de su vida, cerca de los catorce años, muchas veces se ven obligadas a dejarlo. Dos suelen ser los motivos principales: el desarrollo de su cuerpo y los cambios que se producen en él, algo que hace que se sientan mucho más pesadas; y la mayor exigencia en los estudios. Sin embargo, como asegura Natalia: “siempre, si te organizas, lo puedes sacar adelante”.  Si se quiere, se puede; y es que la perseverancia y la motivación son cualidades esenciales que debe tener una buena gimnasta junto a cualidades físicas como la flexibilidad. Después de todo, la voluntad de trabajar, la pasión, y las ganas de salir a comerse el mundo en cada competición es lo que hace que lleguen las victorias. Unas ganas que sobran entre las gimnastas del CD Huécar de Gimnasia Rítmica.

DSC_0188

'Había competido en conjuntos, pero en individual no y me gustó muchísimo'
Como pasatiempo, para estar en forma, como una manera de relacionarse con otras chicas… son muchos los motivos por los que practicar este deporte; un deporte que engancha a muchas de las que lo prueban. Es el caso de Isabel Chaler, la joven gimnasta que ya se ha clasificado para el Campeonato Nacional en la Copa Individual. Ella, como muchas de sus compañeras, lleva años practicando gimnasia rítmica. Las exhibiciones que realiza el club en verano fueron la principal razón por la que decidió inscribirse en el CD Huécar. “Fui a ver una. Entonces, me gustó mucho y quise apuntarme” dice haciendo memoria.

DSC_0112

Cuando se le pregunta por el mejor momento vivido en el club desde que se inscribió, le resulta difícil decidir. Probablemente, si tuviera que elegir alguna experiencia, se quedaría con su participación individual en el Campeonato de España que se celebró el pasado abril. ¿El motivo? Fue su primera competición. “Me encantó. Ya había competido en conjuntos, pero en individual no había competido nunca y me gustó muchísimo salir fuera a competir por primera vez” sonríe ilusionada al recordarlo. En relación a los entrenamientos de preparación, admite que en algunas ocasiones resultan algo duros, pero pueden sobrellevarse “si se hacen con ilusión”.

DSC_0106

Ahora, esta gimnasta de 14 años ya se está preparando para enfrentarse al reto del Campeonato Nacional. Un desafío que afronta con ganas y entusiasmo tras haber superado el complicado control que el club tuvo recientemente en Albacete. “Tuvimos muchos nervios porque es un clasificatorio para un Nacional” reconoce Isabel. A pesar de la tensión vivida, la gimnasta asegura que para ella fue “una gran experiencia”. Precisamente es este tipo de pruebas una de las cosas que más le gustan a la joven, aparte, cómo no, de divertirse y “poder pasar ratos con las compañeras”.

Un entrenamiento corporal y mental

Cuando hablamos de gimnasia rítmica hablamos de un deporte muy sacrificado y que requiere de un gran compromiso personal y un nivel de rendimiento constante. Por eso, los entrenamientos son fundamentales en este deporte, y no iba a ser menos en el CD Gimnasia Rítmica Huécar.

DSC_0132

Las gimnastas entrenan tres días a la semana. Ahora que el campeonato de España está a la vuelta de la esquina, también se han añadido los sábados. “En cuanto llegamos, ponemos los tapices y a calentar” comenta la entrenadora Natalia. “Ahora estamos trabajando un calentamiento nuevo, de una hora”. El siguiente paso es ponerse a trabajar: los conjuntos por un lado, las individuales por otro.

Según explican las entrenadoras, las mayores dificultades en conjunto no radican en que salga o no salga el ejercicio, sino más bien en la convivencia entre las chicas, ya que se encuentran en una edad complicada. Esto, por tanto, es algo que influye psicológicamente a la hora de trabajar.

DSC_0161Pero no todos los entrenamientos son iguales. Cuando se acerca un campeonato, se incrementa la intensidad de los mismos, según nos dicen las propias entrenadoras. “Si se acerca un campeonato, les ponemos muchas veces la música. Se nota también en nosotras, tenemos más tensión, hay más nervios y están más concentradas sabiendo que tienen que ir a tope siempre, porque tenemos que ir ya con seguridad, en el momento en el que salgamos inseguras nos vamos a casa.”

Esto es algo que también se trabaja. Y es que entrenar el aspecto psicológico de las gimnastas es tan importante como hacerlo con el físico, pues es normal que en las grandes competiciones las chicas se cohíban. Por eso, el trabajo mental es tan importante o más que el corporal. Algo fundamental para que estas campeonas conquenses salgan al tapiz con ganas de comerse el mundo.

El deporte desde la mirada de las gimnastas
Cada semana, una treintena de chicas se desplazan hasta el pabellón polideportivo Santa Ana para desarrollar una de sus actividades favoritas: la práctica de la gimnasia rítmica. Cuando se piensa en esta disciplina, de inmediato suele acudir a la mente la típica imagen de un grupo de niñas ataviadas con vistosos maillots, elaborados recogidos y maquillaje brillante. Pero la gimnasia rítmica es mucho más que un conjunto de chicas vestidas de forma idéntica y realizando ejercicios en perfecta sincronía. Se trata de un deporte duro, que requiere de flexibilidad, concentración, tenacidad, esfuerzo… y que conlleva un gran trabajo. ¿Pero qué hay detrás de todo este trabajo? ¿Qué tiene de especial la gimnasia? Las propias deportistas cuentan su opinión…

DSC_0035

“Empecé tan pequeña que ni me acuerdo” confiesa Martina con timidez al hablar de sus inicios en el club. Son ya tres las temporadas que esta joven gimnasta lleva formando parte del equipo. A sus nueve años, Martina ya ha vivido algunas experiencias deportivas de lo más enriquecedoras. Este deporte le ha permitido salir de la ciudad y viajar a otras ciudades, donde, en compañía de sus entrenadoras, equipo y familia, ha disfrutado de importantes competiciones.  ¿Los mejores? Para ella, los Campeonatos de España celebrados en Gijón y en Zaragoza. “Duran más días. Además, son los de España, y molan por eso” ríe. Pero no solo las competiciones son destacables. La utilización de los aparatos durante los entrenamientos también resulta de su agrado. “El que más me gusta es la cinta, aunque es difícil”. Para esta pequeña deportista, estar con las compañeras también es de lo que más le gusta del club. Sin olvidar, cómo no, los maillots que utiliza: “El de este año es nuevo y es muy chulo”.

“Hay muchos clubs que entrenan muchísimo más que el nuestro… ¡pero nosotras lo que entrenamos, lo aprovechamos!”

DSC_0146Al igual que Martina, son muchas las niñas que empiezan este deporte de pequeñas. Siete son los años que lleva ya Alejandra en el CD Huécar, tiempo en el que ha vivido de todo: situaciones duras, como alguna bronca en los entrenamientos y, sobre todo, buenos momentos. “El mejor recuerdo es el de mi primer campeonato, que era un internacional y quedé cuarta. Fue ‘¡Dios, qué ilusión!’” explica con entusiasmo recordando esa situación. Así, lo que comenzó en un principio siendo un pasatiempo se ha ido convirtiendo poco a poco en una de sus más grandes pasiones. “Tenía que apuntarme a un deporte y mi madre me dijo que a gimnasia rítmica. Pero luego ya, con el paso del tiempo, le he cogido cariño al deporte y me gusta mucho”. Tal es la afición de la joven que, aunque en ocasiones haya que sacrificarse y “perderse cumpleaños, quedadas… merece la pena”. Además, si bien el equipo hace un esfuerzo, Alejandra admite que los entrenamientos no le resultan muy duros: “Hay muchos clubs que entrenan muchísimo más que el nuestro… ¡pero nosotras lo que entrenamos, lo aprovechamos!”. Y, precisamente en relación a los entrenamientos y al esfuerzo, la joven lamenta que, a pesar del esfuerzo de las gimnastas, este deporte no reciba la consideración que merece. “Yo creo que, por ejemplo, el fútbol está sobrevalorado. Sin embargo, la rítmica, que consigue méritos, no se aprecia demasiado”.

Galería de imágenes del CD Rítmica Huécar…

Miguel Moya Herrada

Nazaret Benito Fernández

The following two tabs change content below.

Nazaret Benito

Estudiante de Periodismo en la UCLM. Redactora en 'El Observador de Castilla La-Mancha'. Cargada de energía y ganas de aprender. De vez en cuando, me da por escribir...
Nazaret Benito

Nazaret Benito

Estudiante de Periodismo en la UCLM.
Redactora en ‘El Observador de Castilla La-Mancha’.
Cargada de energía y ganas de aprender. De vez en cuando, me da por escribir…

Leave a Response