La gimnasia rítmica es un deporte en el que se combina el ejercicio físico, la danza y la expresión corporal, acompañada de distintos aparatos que la complementan, como pueden ser, cuerdas, cinta, pelota, maza y aros.

En España es uno de los deportes menos valorados en la actualidad y en Castilla-La Mancha cuenta con cinco delegaciones, una en cada provincia. Cuenca dispone actualmente de dos clubs, C.D. Huecar y C.D.E. Esperanza Calvo. Este último fue creado por la delegada Provincial en Cuenca de la Federación de Gimnasia en Castilla-La Mancha, Yolanda Calvo Segovia en honor a su hermana fallecida, que también practicaba esta disciplina. Además de contar con su cargo y crear este club, fue la encargada de las escuelas municipales durante algunos años.

Este centro se creó en marzo de 1998 en memoria de la gimnasta y hermana de la actual Técnico Yolanda Calvo. La iniciativa de seis padres que querían que sus hijas practicaran este deporte, las ganas de Yolanda Calvo y la decisión de todos los partícipes de  reunir recursos económicos para poner en marcha esta iniciativa, provocaron el registro de este organismo bajo el nombre  “Club Deportivo Elemental Esperanza Calvo”. Debido a que se trata de un ente privado y no pertenece a ningún organismo público, su promoción se realiza a través de su página web, propaganda y la difusión entre los ciudadanos.

Uno de los problemas que han tenido desde sus inicios, ha sido el no disponer de un lugar acondicionado para realizar su trabajo. Cada año todos los clubs que se dedican a este tipo de actividad —independientemente de la categoría— participan en un  concurso realizado por el ayuntamiento  en que se subastan espacio públicos habilitados para esta. «Trabajamos donde nos dejan» asegura Yolanda Calvo en referencia a este problema.

 

Yolanda Calvo dando instrucciones a sus alumnas

Respecto a las categorías y lo fijado por la Federación de Gimnasia Rítmica de España, cada dos o tres años se avanza de categoría. Esta agrupación no sigue estos baremos  sino que son los propios entrenadores quienes deciden cuando el niño o la niña pasa de categoría. De hecho, para formar parte del Club Esperanza Calvo no es necesario tener un mínimo o máximo de edad ni ser de la provincia de Cuenca ya que cuentan con alumnas de diferentes puntos de Castilla-La Mancha.

En el ámbito masculino y a pesar de  que esta entidad tiene mucha demanda, solo existe un grupo formado por menos de diez niños.  Esta agrupación no se dedica a la gimnasia rítmica sino que se trata de un equipo de acrossport y multideporte masculino. Este hecho  no sucede en toda la comunidad manchega ya que en Talavera de la Reina cuentan con un equipo de gimnasia rítmica masculina.

Este colectivo participa en campeonatos provinciales, regionales y nacionales. En el sector provincial ha sido partícipe del campeonato individual y de conjunto en distintas categorías. Entre estas categorías destaca la Escolar A y B, la Base y la Absoluta.  Además de dejar constancia de su participación a nivel castellano-manchego, uno de los grupos creados en este centro ha sido seleccionado para participar en el Campeonato de España que tendrá lugar en Valladolid el próximo mes de noviembre. A este solo podrán acudir niños que se encuentren en la categoría Base o Absoluta. Una vez un miembro participa en cualquier categoría, nunca podrá participar en una inferior a no ser que se haya retirado mínimo un par de años de este deporte. Esta es otra de las reglas fijadas.

Muchas son las niñas que empiezan en este Club desde pequeñas pero pocas las que deciden continuar, y es que se trata de uno de los actividades más sacrificadas tanto a nivel personal como profesional. Cuando no existen exhibiciones a las que acudir, las niñas y niños entrenan seis horas semanales. En cambio, si hay que preparar alguna pieza para presentar, son diez las horas mínimas que se reúnen por semana. Debido a este hecho, existe muy poca gente en Cuenca con el título que certifica los conocimientos de este deporte a nivel profesional. Este es uno de los problemas principales ya que cualquier persona con práctica y experiencia en este sector puede dar clases a niños y niñas, pero un número muy reducido puede representar a estos en un Campeonato. Para lograr dejar constancia de que el participante en el campeonato acude a una escuela, es obligatorio que el entrenador o entrenadora del mismo disponga de este título.

A las puertas de la final

Ana Gloria Serrano Martínez  lleva practicando la gimnasia desde que tenía seis años en el Club Esperanza Calvo, donde es la más veterana en lo que respecta a alumnos. Además ha empezado como entrenadora en dicho centro. Ana cuenta sus experiencias sobre este deporte y lo que fue para ella llegar al Campeonato  de España en el cual logró participar hasta en cuatro ocasiones, dos en conjunto y otras dos en individual.

Ana se encuentra en categoría Base y señala que para competir en Campeonatos de España lo primero que se tiene que hacer es realizar un control que normalmente tiene lugar en Albacete. Este año, de toda Castilla-La Mancha pasaron al campeonato únicamente quince gimnastas. De su experiencia  quiso destacar  lo impresionante que puede llegar a ser estar en un campeonato de este nivel. Como anécdota recuerda que en su primera participación el suelo del tapiz era totalmente rosa, cosa que le llamo mucha la atención.

Ana Gloria Serrano entrenadora del Club Deportivo Elemental Esperanza Calvo
Ana Gloria Serrano entrenadora del Club Deportivo Elemental Esperanza Calvo

La preparación realizada antes de mostrar su actuación ante el jurado se basaba en calentar en una sala primeramente. Después la trasladaban a un tapiz donde se realizaban lanzamientos y dificultades. Tras estos pasos llegaba el momento en el que el participante tenía que mostrar sus dos o tres ejercicios completos. Una vez estos se exponían, solo quedaba esperar en uno de los banquillos asignados a que el jurado diera su nota. Todo este desarrollo debía llevarse a tiempo ya que estaba totalmente cronometrado. A pesar del alto nivel al que se enfrentaba y el gran número de horas dedicada a ello, Ana califica esta experiencia como algo único e irrepetible y hace hincapié en que tanto individual como en conjunto, esta actividad resulta muy complicada. “Si falla una, fallan todas pero si cometes errores en tu exposición individual, lo recuerdas siempre” ha querido destacar ya que en esta última modalidad, la participante tiene total responsabilidad.

Debido a su incorporación en el equipo técnico del Club Esperanza Calvo, Ana Gloria observa en las niñas a las que entrena, gimnastas muy preparadas para llegar a convertirse en futuras profesionales aunque también menciona que hay distintos niveles y diferencias entre unas y otras. Uno de los motivos de este poco equilibrio es quizás la mentalidad con la que las alumnas acuden al centro. Algunas madres adentran a sus hijas en este mundo ya que lo ven una buena distensión para sus pequeñas y estas se divierten. Otras en cambio piensan que este hobby puede llegar a ser algo más que una simple distracción para sus niñas.

Como hemos observado, la Gimnasia Rítmica es un deporte que conlleva mucho sacrificio y responsabilidad. A pesar de ello, muchas son las niñas-y en algunos casos niños- los que deciden inscribirse en  diferentes clubs para formarse en este ámbito. Queda mucho camino para que se tenga más en cuenta este deporte en nuestra comunidad pero cierto es que poco a poco, esta ofrece distintos campeonatos en los que estos clubs y agrupaciones pueden mostrar al público y a los profesionales, el trabajo realizado durante el año. De hecho Guadalajara será por segundo año consecutivo, la cuna del Campeonato Mundial.

 

Realizado por Ana Isabel Calvo Garrido, Estefanía Manzano Sáez y Mireya Sánchez Llop

The following two tabs change content below.

Leave a Response