El virus del Zika ha constituido una de las principales preocupaciones para la población mundial. La BBC Mundo describió el virus como “El causado por la picadura de un mosquito que se cataloga como un arbovirus perteneciente al género flavivirus, que son aquellos animales invertebrados que transmiten el virus al ser humano”.  El virus, originado en África, se ha propagado hasta haber llegado a estar presente en la sociedad de los principales países desarrollados. De este modo la OMS ha desatado todas las alarmas. No se puede usar aun una palabra tan alarmista como pandemia, pero sí que se han llegado a registrar varias epidemias en distintos puntos del mapa. El virus no es potencialmente peligroso para las personas en edad adulta que no presenten afecciones importantes. El verdadero peligro del virus Zika reside en la afección al feto en mujeres embarazadas, pudiendo desencadenar varias enfermedades que pueden llegar a poner en peligro la vida del feto.

El virus es propagado, principalmente, por la picadura de un mosquito. Dicho insecto responde a la especie Aedes y debe estar infectado por el virus para que este sea propagado mediante la picadura. El mosquito posee una particularidad clave y es que puede picar tanto en horas de sol como por la noche. A parte de la transmisión mediante la picadura del mosquito existen otras formas, menos comunes, de transmisión del Zika. Este virus también puede ser traspasado, como mencionamos anteriormente, de una mujer embarazada a su feto. Además, puede contagiarse por vía sexual y, a falta de confirmación, se continúa investigando si la transfusión de sangre es o no un motivo de contagio. Dicho mosquito responde a la misma especie que transmite el Dengue y la fiebre amarilla por el continente africano. El riesgo y uno de los motivos de la actual epidemia en países desarrollados, está en el hecho de viajar a zonas afectadas por el virus.

El virus de Zika otorga inmunidad hacia el mismo una vez superado, no existe posibilidad de volver a pasar la enfermedad. Los síntomas más comunes que el virus manifiesta en las personas son fiebre alta, sarpullidos o enrojecimientos de zonas localizadas del cuerpo, dolor articular y conjuntivitis. Tampoco son descartables otras afecciones como el dolor de cabeza y dolores musculares, síntomas muy similares a los que puede proporcionar una gripe. El virus y sus síntomas no suponen un claro peligro para la persona afectada. Lo síntomas suelen durar entre algunos días y una semana como límite.

El principal riesgo del virus Zika se produce en los casos de mujeres embarazadas por su más que posible contagio al feto. La infección del feto puede provocar, entre otras cosas, un defecto congénito en el cerebro denominado como microcefalia. También se han llegado a detectar bebes recién nacidos y portadores del virus con algunos problemas oculares, auditivos y de crecimiento. Aun se siguen investigando más afecciones en estos casos. La llamada microcefalia se desarrolla durante el primer trimestre de embarazo. Al ser el feto demasiado joven y débil, en muchos casos dicha afección puede provocar la muerte de dicho feto, además de otros problemas neuronales y daños cerebrales.

El virus se identificó por primera vez en la historia en el ecuador del siglo XX en Uganda (África), en los bosques con el mismo nombre que el virus: Zika. Durante la investigación de otras afecciones como la fiebre amarilla, enfermedad muy similar al Zika por síntomas provocados, se encontró la existencia de este debido a distintas mutaciones de otros virus. El área geográfica donde, originalmente, el virus se ha ubicado, ha sido siempre el continente africano y asiático. Sin embargo, en la primera década del siglo XXI se detectaron brotes fuera de las fronteras asiáticas. Más concretamente en Micronesia y en la Polinesia, ambas bañadas por las aguas del Pacífico.

26694717505_94d27996f6_z

Poco a poco el virus se fue extendiendo fuera de su, a priori, área de influencia y consiguió llegar a zonas de América del Sur, Central y el Caribe. El clima mediterráneo de costa es especialmente adecuado para el desarrollo y subsistencia del mosquito portador del virus. Las temperaturas suaves, la gran cantidad de días soleados y la escasa amplitud térmica lo convierten en un ecosistema ideal para establecerse.  La rapidez con la que el virus se ha propagado por el continente americano ha pillado por sorpresa a todos los investigadores de dicha enfermedad. El alarmismo se ha elevado más si cabe al no disponer de ningún medicamento que resuelva los efectos del virus. Se continúa investigando en una vacuna que aún no ha visto la luz. Lo síntomas producidos por el virus deben ser tratados con analgésicos genéricos.

En 2015, Brasil ordenó investigar un brote de erupciones en la piel que se dieron en varios estados del país sudamericano. A partir de ahí se confirmó la llegada del virus al continente americano y unos 20 países confirmaron la detección del virus Zika en esas zonas. La globalización actual, el gran movimiento de masas de población entre estos países hizo que la propagación del virus por países no afectados fuera bastante rápida. Gran parte de los casos detectados en Europa corresponden a situaciones de importación del virus desde otros países.

 

España fuera de peligro

España también ha descubierto bastantes casos de Zika entre su población. A finales del mes de agosto de este mismo año se contabilizó en España  237 casos de infección del virus Zika, donde 37 eran mujeres embarazadas, el caso más delicado. Ese mismo registro se actualizó de nuevo a comienzos de este mes de octubre, y mediante la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica se derectaron 287 casos, por lo que el número se ha visto aumentado en 50 nuevos casos registrados. Según informa el Ministerio de Sanidad, los casos anteriormente mencionados han sido detectados, casi en su totalidad, en personas que habían tenido algún tipo de contacto con los países afectados. Solo un caso de los 287 que se detectaron se generó por vía sexual.

La comunidad autónoma más afectada es Cataluña con 113 casos registrados, mientras que en Castilla-La Mancha y Extremadura solo se ha registrado un caso en cada comunidad. La epidemia generada en la región de las Américas ha motivado que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad establezca, en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III y las Comunidades Autónomas, una vigilancia de los casos importados.

Zika por dentro

David González Salmerón es natural de un municipio de la provincia catalana de Lérida. Como el informe remitido por el Ministerio de Sanidad el día 3 de octubre refleja, Cataluña es la provincia donde más casos de virus Zika se han registrado. David ha sido uno de esos 113 casos que se detectaron en Cataluña a principios del mes. El ilerdense contrajo el virus tras realizar un viaje a Sudamérica, pero no se dio cuenta hasta que comenzó a sentir los primeros síntomas: “Empecé a sentir los primeros síntomas a los dos o tres días de llegar a España. Me encontraba bastante débil y también me subió algo de fiebre”. El virus no se manifestó nada más llegar y como David mantiene, los síntomas no fueron mucho más lejos que a los sufridos por una simple gripe: “La verdad que detectaron el virus al ir al hospital, ya que yo pensaba que sería un resfriado fuerte o, como mucho, gripe, ya que los síntomas eran muy similares”.

Pese a que el virus no deja de ser similar a un proceso gripal en personas adultas y sin importantes afecciones, David manifestó su temor cuando le diagnosticaron la enfermedad en su visita al hospital: “Pese a que recibes explicaciones muy claras de que no es peligroso, siempre tienes ese miedo ahí, sobre todo por el alarmismo levantado por los medios de comunicación”. La enfermedad no tardó más de una semana en mitigar sus efectos sobre la persona consultada. Lo que sí ha manifestado es el secretismo con el que ha llevado dicha enfermedad: “Ni siquiera me di de baja en el trabajo, ya que los síntomas no me impedían realizar mis labores profesionales de forma habitual. Lo que sí hice es informar solo a mis más allegados de la verdadera enfermedad, ya que no quería causar un alarmismo innecesario sin haber peligro real de contagio directo”.

La opinión del experto

Antonio Ruíz-Santaquiteria, personal médico del hospital de Ciudad Real, nos dedicó unos minutos para arrojar algo más de luz a un tema del que ha surgido mucho alarmismo. En contraposición a muchas creencias, ha destacado el Zika como una enfermedad con un escasísimo índice de mortalidad. El peligro real del virus se ubica en el caso de las mujeres embarazadas, por los múltiples problemas que el virus puede causar al feto.

Pregunta: ¿Qué puede provocar la Microencefalía que, en algunos casos, causa el virus al feto en el caso de embarazadas? ¿Tiene peligro de muerte? ¿Tiene algún remedio dicha enfermedad?

Respuesta: La microcefalia es una reducción del tamaño del cráneo y, por tanto, de todo lo que contiene, que fundamentalmente es el cerebro. Si un feto tiene limitado el desarrollo del cerebro, tiene limitado el desarrollo de aquellas áreas cerebrales que estén más implicadas. Déficit motor, sensorial sordera, ceguera…todo en función del grado de microcefalia. También depende del feto, como muchas enfermedades en general.

La microcefalia tiene peligro de muerte. Todo lo que regula el organismo está en la cabeza, entonces una función como la respiración, por ejemplo, tiene un centro regulador en el tronco del encéfalo, que está dentro del cráneo. Si esa estructura no se desarrolla correctamente, porque la presión a la que está sometida es excesiva, el feto no puede respirar. Un déficit respiratorio podría suponer la muerte del feto. Simplemente la falta de desarrollo total del encéfalo, debido a una microcefalia grave, puede suponer la inviabilidad del feto.

Realmente es una enfermedad muy leve. Creo que no se ha llegado a registrar casos de gravedad, la mortalidad es muy baja. No he leído sobre casos de fallecidos por Zika, pero realmente es un cuadro febril muy típico. El remedio es pasarlo, obtener inmunización. El que pasa la enfermedad tiene muchísimas posibilidades de no volverla a pasar, porque ya genera defensas.

P: ¿Qué medidas de prevención pueden ser las más recomendadas?

R: No existe vacuna, aunque se calcula que de aquí a 10 años se podrá comercializar. Las medidas de prevención son, fundamentalmente, no viajar a los países en los que se están dando los brotes epidémicos, que son latinoamérica y centroamérica, las islas del caribe y algunas islas del pacífico también. Se debe tener precaución con las picaduras de mosquito que son el factor transmisor del virus. El virus produce el cuadro febril cuando está en la sangre y produce la infección. ¿Cómo se transmite de unas personas a otras? El mecanismo de transmisión fundamental es la picadura del mosquito. Si yo tengo el virus en la sangre, esté o no sintomático yo, el virus tiene un periodo de ventana de 5 a 7 días, aproximadamente, en la sangre. Es decir, de todos los días en los que yo tengo el virus en la sangre, hay unos 5 o 7 días en los cuales está, digamos, activo, como para que el mosquito me pique, el insecto se lo lleve y este pueda infectar a otra persona.

Es relativamente improbable que pase. Pero es cierto que los estados de población del mosquito dependen de la geografía, ya que los brotes se están dando en esos lugares aunque están mitigando. La medida de prevención fundamental es no viajar allí y tener cuidado con las picaduras y especial atención a las embarazadas ya que los efectos del virus se transmiten vía placentaria y los efectos en el feto pueden ser bastante graves. También se han registrado casos de contagio mediante vía sexual, pero claro, con la utilización del preservativo esto no sucedería. Cualquier mecanismo en el que sangre infectada esté en contacto con sangre natural se puede dar una transmisión del mismo. Las personas que viajen desde latinoamérica a otros países y que estén en periodo infectivo, no tendría sentido como medida de prevención el prohibir la relación con las personas. Quizá si se tiene un contacto muy cercano sí, pero no creo que merezca la pena promover.

Se está viendo que el virus también se puede transmitir en España a través de la picadura del mosquito tigre, pero no se puede hablar de epidemia en España, ni muchísimo menos.

P: ¿Ante cualquier síntoma que pueda indicar la afección por el virus, se debería acudir al médico?

R: Los síntomas que da este cuadro corresponden a un cuadro febril muy típico. Sí que hay una manifestación en la piel bastante característica, como es la aparición por la piel de varias manchas rojas. Suele empezar por la cara y se extiende por el cuerpo, algo parecido a varicela, pero no similar y sin picor. Si los síntomas son severos, si la fiebre y el dolor son altos, se debe acudir. Pero no por miedo al virus en sí, si no porque hay que controlar la gravedad de los síntomas. No hay que alarmarse por tener Zika, a no ser que tengamos algún factor de riesgo como es el estar embarazada.

Es verdad que si se han registrado algunos casos de síndrome de Guillaen Barre en algunos infectados por Zika. No se tiene evidencia de la relación directa entre la infección por el virus y la presencia de este síndrome por ahora. El síndrome consiste en una afectación del sistema nervioso en general. Los síntomas son pérdida de sensibilidad y capacidad motora. Esa sintomatología sí sería más susceptible de llevar a revisión médica. Pero, como digo, el cuadro fundamental, que es febril, no merece la pena llevarlo al médico más allá de cualquier cuadro cualquiera si los síntomas no son muy graves.

Antonio Ruíz-Santaquiteria nos habla sobre el Zika
Antonio Ruíz-Santaquiteria  nos habla sobre el Zika

P: ¿Cómo se puede explicar una propagación tan rápida de un virus como el Zika?

R: Como cualquier epidemia, puede haber un factor claro que ocasione la propagación de un virus, aunque también puede no haberlo, puede ser simplemente un hecho puntual, y que sucede en base a algo concreto, pero no con una aparición súbita. En este caso vemos que se está dando en una región grande pero localizada. No se está extendiendo a nivel mundial de manera significativa, solo de forma aislada. Por tanto, se puede relacionar la propagación del virus con un factor geográfico, es decir, la enfermedad se ha propagado poco a poco en ese territorio.

El desarrollo del virus es especialmente compatible en el mosquito Aedes que es más común allí. Si esta infección se va acumulando y asentando en la población y propagando de mosquito a persona, de persona a persona…al final tienes una afectación generalizada en un periodo de tiempo determinado. En este caso es un hecho acumulativo, no hay un factor concreto y muy explosivo para explicar la propagación. Evidentemente el tránsito de personas, el comercio…favorece la propagación del virus.

Pero fundamentalmente esto depende del mosquito que tiene la mayor parte de su población en latinoamérica que es lo que está produciendo la propagación del brote. Conforme la gente se va inmunizando, esto va remitiendo, van bajando los casos. Si se controla la población del mosquito es otro factor que contribuye a controlar la propagación. Se trata de una infección, en general, de muy poca importancia, salvo en el caso de las embarazadas. Por lo demás, no es una infección de gravedad, no es algo que deba preocupar con los datos que se manejan.

Leave a Response