El director de la asociación cultural AbraKdabra, Luggi Ojanguren, habla sobre la evolución del grupo, la situación del teatro en España, y sobre la obra que han representado en la III Edición de Estival Cuenca, “Comidramas al fresco”, del autor José Luis Alonso de Santos.

P.- ¿Cómo se formó la AbraKdabra?

R.- AbraKdabra se formó en el 2011. Yo tengo una formación teatral y he trabajado toda mi vida profesional en México. Aquí me he dedicado a otras cosas como la decoración y restauración, de modo que el teatro pasó a ser un hobby. Desde hace unos 13 años, empecé a dirigir la Escuela Municipal de Teatro de Villalba de la Sierra, pero yo necesitaba tener un grupo aquí en Cuenca, y hace ya 3 años formé la Asociación Cultural “AbraKdabra Teatro”.

P.- Desde la formación de AbraKdabra, habéis representado, sobre todo, obras de José Luis Alonso de Santos, ¿por qué este autor?

R.- Nuestra primera obra como AbraKdabra fue una suya: “Viva el duque, nuestro dueño”, aunque yo descubrí a este autor con la obra “Besos para la Bella Durmiente”. Ha sido director del Teatro Clásico, y acaba de ser nombrado Presidente de la Academia de Las Artes Escénicas. Lo descubrí por sus obras y me gustaron.

P.- La obra que AbraKdabra representa en esta edición de Estival Cuenca, “Comidramas al fresco”, es también suya…

R.- Hace tiempo, en una entrevista que tuve con Jose Luis Alonso de Santos, me regaló un libro de obras cortas. Así que en Villalba monté la función: “Cuadros de amor y humor al fresco”, título del conjunto de estas obras, y él quedó muy satisfecho con el resultado. Retour ligne automatique
El año pasado, hablando con Marco Antonio de la Ossa del teatro, nos planteamos hacer algo para Estival en el Parador. Y se me ocurrieron los “Cuadros de amor”. Al dar muy buen resultado en Villalba, decidí probar con AbraKadabra. Estas obras son situaciones breves de unos 10 minutos, lo que es un reto para el actor, ya que tiene que desarrollar una situación dramática entrando de lleno al conflicto. Estas funciones son independientes entre sí, pero tienen un marco común.

Rubén M. Checa

P.- Desde la creación de AbraKdabra en 2011, habéis participado en varios festivales, e, incluso, ganado algún que otro premio.

R.- Sí. Cuando representamos: “Viva el duque, nuestro dueño”, el director del festival de teatro grecolatino de Segóbriga nos propuso representar para el festival “Los Gemelos” de Plauto. Estuvimos con ella en el Certamen Nacional “Ciudad de Benavente”, donde obtuvimos tres menciones y ganamos un premio. Este año hemos repetido la actuación en el festival de Segóbriga, y también hemos representado esta obra en el Museo Arqueológico de Cuenca.Retour ligne automatique
A la vez hemos ido montando “La estanquera de Vallecas”, que estrenamos el pasado 22 de mayo en el Auditorio. Los actores lo dieron todo, y la respuesta del público fue asombrosa. Fue un éxito.

P.- ¿Cómo os habéis organizado todo el equipo a la hora de ensayar?

R.- Estamos dentro del teatro aficionado, y nadie vive de esto. El tiempo que invierten los actores es inmenso. En otros montajes hemos podido ensayar por la mañana, por la tarde, pero para “La estanquera de Vallecas” nos vimos obligados a ensayar a partir de las diez de la noche, a veces hasta la una de la mañana. Dos o tres días a la semana y fines de semana intensivos, ensayando todo el día.

P.- ¿Se puede vivir del teatro hoy en día?

R.- No. A los profesionales les cuesta. Tienen que hacer, cine, televisión, doblaje… Es raro el actor que puede vivir plenamente del teatro. Para un grupo como nosotros no es posible ni sobrevivir.

P.- Hay directores que miran mucho la disciplina, mientras que otros prefieren que los actores saquen lo que llevan dentro. ¿Tú qué prefieres como director?

R.- Yo me quejo de la disciplina, pero en una actividad creativa también es necesaria. Disciplina como puntualidad en los ensayos, memorizar el papel… A mí no me gusta ser el director rígido, me gusta que el actor sea creativo. Por un lado dar libertad al actor, pero también lo tengo que cuidar y darle consejos, marcarle cosas. Le doy estímulos. Amo al actor creativo, da una satisfacción increíble.

AbraKdabra Cuenca

P.- Como director, ¿qué le parece la subida del IVA cultural al 21%?

R.- Nosotros como asociación cultural estamos exentos del IVA, pero lo del 21% es una “puñalada” a la cultura, porque el primero que paga es el consumidor, y acaba repercutiendo en los productores, directores… El teatro es muy caro y necesita ser subvencionado. Yo me hago cargo de todo: escenografía, iluminación, diseño de carteles, vestuario; y mis actores actúan sin cobrar nada. Pero si quisiera formar una compañía grande necesitaría gente que hiciera esos trabajos. A nosotros, como compañía independiente y aficionada, nos cuesta dinero, pero es una pasión que desborda. El teatro es como la peste, cuando te toca, no te deja.

P.- Y en México, donde has trabajado muchos años, ¿cuál es la situación del teatro?

R.- Llevo aquí ya 20 años. En México se hace mucho teatro, y de mucha calidad. Se tienen los mismos problemas burocráticos que aquí, pero allí se mueven más y pueden conseguir más ayuda, involucran a más gente.

Toda la información sobre los espectáculos y conciertos de Estival Cuenca está disponible en su blog: http://estivalcuenca.blogspot.com.es/

The following two tabs change content below.

Daniel Redondo

Estudiante de Periodismo. "Nosotros queríamos cambiar el mundo y, desde luego, no lo conseguimos. Ahora lo que intento es que el mundo no me cambie a mí" - Noviembre.
Daniel Redondo

Daniel Redondo

Estudiante de Periodismo. "Nosotros queríamos cambiar el mundo y, desde luego, no lo conseguimos. Ahora lo que intento es que el mundo no me cambie a mí" - Noviembre.

Leave a Response