Más de 40.000 personas han pasado ya por la catedral de Santa María y San Julián para visitar La poética de la libertad. Un proyecto sin precedentes en el que se articulan tres exposiciones, que nos ofrecen distintas miradas sobre un mismo tema: arte como instrumento de lucha por la libertad.

EULEN art, empresa perteneciente al Grupo EULEN y especializada en la gestión integral del patrimonio cultura, fue la propulsora de está exhibición de arte conceptual. El grupo Eulen propuso a la catedral de Cuenca, hace dos años,  la realización de “la poética de la libertad”, teniendo como núcleo central el claustro de la catedral para el emplazamiento de la obra del artista Ai Weiwei. “Nosotros, el cabildo de la catedral, que es el organismo que gobierna la catedral, aprobamos este proyecto porque nos parecía que tenía una temática interesante en su relación, también, un poco, con la catedral, ya que promueve un valor fundamental en el evangelio; el valor de la libertad” expone el deán de la catedral, Antonio Fernández.

Así, como eje central de la exposición, se encuentra la instalación del famoso artista y activista chino Ai WeiWei: “S.A.C.R.E.D«. La exposición más cara de la temporada, con una inversión del gobierno autonómico de 1.120.000€ a los que se suman los 380.000 del Consorcio, de la ciudad, muestra las vivencias del activista durante sus 81 días de encarcelamientos en una prisión china.

La instalación se compone de seis partes: Cena, Acusadores, Limpieza, Ritual, Entropía y Duda. Cada una de ellas se escenifica a través de de 6 cajas de hierro (377 x 198 x 153 cm), que contienen dioramas hiperrealistas en donde se  relatan escenas de su día a día en el interior de la celda. Momentos íntimos y desoladores que nos muestran la falta de privacidad y libertad a la que se vio sometido durante su  confinamiento. El visitante puede observar desde los interrogatorios hasta la falta de intimidad que tuvo que soportar continuamente a la hora de “hacer su necesidades”. De esta forma, Ai Weiwei, denuncia el ataque hacia la dignidad y libertad que muchos sufren, y muchos otros han sufrido, a manos de las autoridades chinas.

img_4838
Uno de los dioramas de la instalación de Ai Weiwei

Durante todo el recorrido por la catedral y en los diversos momentos de la exposición, se hace patente la dicotomía entre el cautiverio y la libertad. Espacios que se abren y se cierran reproducen sensaciones de libertad y cautiverio “el cautiverio queda roto con esa visión de la catedral que da sentido de gran libertad, al igual que  el claustro encaja muy bien con la sensación de encarcelamiento, de cautiverio” explica el Vicario de la catedral. Por otra parte, Laura Buendía, guía de la catedral, asegura que el contraste entre el patio, en el que te encuentras antes de acceder al claustro, y el claustro gustó al artista Ai Weiwei. De esta forma, se intenta evocar las sensaciones que sintió al ser privado de su libertad.

Acompañando a la obra del artista chino, se encuentra la exposición “Cervantes y la libertad”. Miguel de Cervantes comparte con Ai weiwei la experiencia del cautiverio y la necesidad de libertad, un concepto calve en la obra del escritor. Por ello, y como como parte de la celebración del VI centenario de la muerte de cervantes, no podía faltar un homenaje al escritor. Florencio Galindo, pintor español, proyecta sus dibujos, de gran tamaño y temática quijotesca, en los que habla de la necesidad de libertad y respeto de los derechos humanos, dando inicio a la “Poética de la libertad”.

Para cerrar la exposición, se encuentra, en la sala capitular, “Alta expresión” un homenaje al arte informalista en España. Las obras de  Martín Chirino, Francisco Farreras, Luis Feito, Rafael Canogar, Gustavo Torner, Fernando Zóbel y Manolo Millares, y el fotógrafo Juan Barte  se exponen en la sala más grande de la catedral, haciendo hueco a estos artistas que lucharon por la libertad de expresión.  “Es un homenaje al 50 aniversario del museo de arte abstracto y sobre todo porque el arte de los informalistas también es manifestación de una libertad artística” comenta el deán de la catedral, Antonio Fernández.

Un entorno que no pasa desapercibido

“La catedral en si ya es una belleza” comenta el déan de la catedral, aspecto que no pasa desapercibido durante la visita a las exposiciones, pues gracias al recorrido que se hace al visitar las tres exposiciones se pueden vislumbrar varios aspectos de la catedral. El cambio de iluminación o la vista panorámica que se puede percibir desde el triforio, para el que han creado un acceso a través de un sistema de escaleras y soportes, con motivo de la exposición, crean distintos matices que provocar un redescubrimiento de la catedral “La mayoría de las personas que están visitando la exposición salen encantados de la catedral” añade el deán.

img_4868
Vista desde el triforio

La poética de la libertad” representa una oportunidad para conocer mejor este monumento gótico, al que han añadido mejoras que “resaltan mucho más su belleza y originalidad”. Una catedral que no pasa desapercibida, la primera de su estilo. Una obra de arte como lugar expositivo.

Recorrido por el claustro

Desde el primer momento la ubicación de la instalación “S.A.C.R.E.D» estaba adjudicada: el claustro. La mejor manera de evocar sensaciones de cautiverio era encontrarte en “libertad” para después acabar encerrado.

Para acceder al claustro es necesario atravesar el recinto de la catedral, para ello, “una de las naves, justamente la nave izquierda, según entramos en la catedral, se ha habilitado  como pasillo de acceso al claustro, ya que naturalmente el recinto de la catedral tiene que quedar libre para el culto, que es la función fundamental” explica el deán de la catedral, a lo que añade que ese acceso se aprovechó para proyectar el primer contacto con la exposición, en homenaje a la figura de Miguel de Cervantes. Tratando en primer lugar el cautiverio del escritor para a continuación dar paso al claustro que alberga la instalación del artista chino.

Después, al salir del claustro, puedes acceder a varias capillas de la catedral y al patio de la limosna. Finalmente, se encuentra la sala capitular, la sala más importante dentro de una catedral, en la que se encuentra las obras de los artistas informalistas.

img_4864
Sala expositiva con los artistas informalista

¿Por qué la catedral de Cuenca?
Muchos se preguntarán que relación existe entre la libertad, que intenta representar “La poética de la libertad”, y la catedral de Cuenca. También, se preguntaran si una catedral es el sitio idóneo para una exposición conceptual y transgresora como la de Ai Weiwei. Ante estas cuestiones la guía de la catedral, Laura Buendía, da 3 razones por las que la catedral de Cuenca es un gran lugar en el que exponer la obra.

 Laura Buendía explica que Sacred, el acrónimo que da nombre a la instalación del artista chino, significa sagrado y “en una ciudad no hay nada más sagrado que su catedral, por lo que para empezar estamos en el sitio correcto”. En segundo lugar, añade que la obra de Ai Weiwei es novedosa y rompedora, al igual que la catedral de Cuenca. “La catedral de cuenca fue la primera catedral gótica que se construyó en España, lo que supone toda una renovación arquitectónica y artística, sobre todo si tenemos en cuenta que antes del gótico teníamos el románico, la oposición al gótico”. Por último, la guía de la catedral, relaciona la persecución y prohibición del cristianismo, en sus primeros años, en los que debían esconderse en las catacumbas para realizar sus ritos, con el cautiverio de Ai Weiwei, ya que ambos “tuvieron que luchar para defender la libertad de expresión”.

img_4874
Rosetón de la catedral

Por su parte, el deán de la catedral, Antonio Fernández, argumenta el porqué de la exposición aludiendo a la historia, pues a pesar que ante todo la función de la catedral es religiosa “las catedrales siempre, a lo largo de la historia, han sido foco de cultura, la cultura se ha cuidado y la cultura ha nacido” y se han realizado exposiciones que responden a una finalidad religiosa o que tenga relación con el mensaje y valores del evangelio y “ la libertad es un valor fundamental en el mensaje de Jesucristo y en el evangelio, pero también en la persona”.

Respecto a la exposición, el deán se da por satisfecho mientras  que “la gente que  visite esta exposición salga valorando mucho mas este principio fundamental, que es la libertad y que forma parte de la persona”. “Hoy en día nos creemos que estamos viviendo en libertad, sin embargo, es una libertad que esta recortada y limitada para mucha gente en nuestro mundo” señala.

The following two tabs change content below.

Leave a Response