Tras varios meses sin movilizaciones reseñables en el ámbito de la educación, la comunidad educativa vuelve a las calles para mostrar -una vez más- el rechazo de un amplio número de estudiantes, profesores, madres y padres, a la llamada ‘Ley Wert’, la LOMCE. Se trata de la octava Ley en materia educativa en el Estado español, que pasó a modificar la anterior Ley Orgánica 2/2006 de Educación -LOE-. En el presente curso académico, la implantación de la nueva legislación educativa se ha llevado a cabo a nivel general, por lo que se han modificado los materiales del alumnado y han dejado entrever, sobre todo, la profunda brecha que existe entre defensores y detractores de esta polémica ley que ha llevado a la comunidad educativa a manifestarse en varias ocasiones. Plataformas, colectivos, asambleas y asociaciones se dieron cita el pasado 26 de octubre de nuevo para pedir la eliminación del texto legal.

En España, a día de hoy, cuando esta Ley ya debería haberse implantado -según los calendarios acordados-, cientos de miles de estudiantes de Bachillerato siguen sin saber qué pasará con la prueba final que evaluará su progreso académico en estos cursos de enseñanza no obligatoria y lo mismo ocurre con las pruebas que se realizarán al finalizar los estudios de ESO, que son además una medida nueva en este tramo de aprendizaje. El 30 de noviembre es el día límite que el Ministerio de Educación se otorgó para dejar pactadas las características de las reválidas, sin otorgar más información al asunto aunque, ante las presiones de la comunidad educativa, Rajoy ha anunciado que las reválidas no tendrán efectos académicos, es decir, no serán necesarias para obtener el título de etapa hasta que no haya un pacto estatal de educación. 

El curso académico cumple casi dos meses desde su inicio y aún los docentes no saben, a efectos prácticos, qué será de las reválidas. Depende de las Comunidades Autónomas -y de las Universidades-, con lo que estas pruebas se harán de una manera u otra, siguiendo unas características básicas, impuestas a nivel nacional.

 

Convocatoria de huelga en Cuenca

img_2

Varios colectivos de estudiantes de la capital llamaron a secundar esta huelga ya convocada hace semanas, y la comunidad educativa ha respondido y ha acudido a la cita, una vez más. Más de doscientas personas se concentraron en los aledaños de la Plaza de la Constitución para comenzar la manifestación que tenía como destino las puertas de la Dirección Provincial de Educación, Cultura y Deportes.

Estudiantes, profesores y demás personas se aglutinaron tras las pancartas, banderas y proclamas que se sucedieron durante el recorrido, en el que las principales reivindicaciones pedían la derogación de la ‘Ley Wert’ y mostraban su disconformidad con el actual sistema educativo, con las últimas modificaciones que se han llevado acabo. Los ‘estandartes’ a modo de protesta plasmada en carteles y pancartas, rezaban diferentes razones por las que la LOMCE, apodada de múltiples maneras, tendría que llegar a su fin. Miembros de varias agrupaciones políticas y sindicatos de trabajadores de la capital también se dejaron ver en la manifestación.

img_3
Manifestación 26-0 en Cuenca // Foto: J.V.

A la llegada al edificio que recoge las instalaciones de la Dirección Provincial de Educación, Cultura y Deportes, y tras haberse realizado una ‘sentada’ simbólica en la confluencia de Cuatro Caminos, los portavoces de los colectivos que habían convocado la huelga en la ciudad leyeron sendos comunicados, en los que una vez más volvían a pedir el cambio de las políticas educativas, así como una mayor visibilización de las luchas sociales al igual que un mayor apoyo por parte de la sociedad a estas causas para cumplir con una verdadera defensa tanto de los derechos como de los servicios públicos.

La segunda convocatoria corrió por parte de los sindicatos de trabajadores de la enseñanza, a la que acudieron además los colectivos de estudiantes que también se habían manifestado por la mañana. De nuevo, la defensa de la educación pública, las reivindicaciones contra la LOMCE y las políticas educativas del gobierno actual fueron los principales protagonistas en esta concentración celebrada a las puertas de la Subdelegación provincial del Gobierno estatal (Plaza de España). Allí decenas de personas se aglutinaron para volver a demostrar la lucha que existe -durante bastante tiempo- contra las últimas legislaciones en materia de educación, y también en especial contra las reválidas que aún siguen sin tener un futuro claro ni en la provincia, ni en la región, ni siquiera en el conjunto nacional.

El director provincial de Educación, Cultura y Deportes, Amador Pastor, aseguró que el seguimiento de la jornada de huelga en la ciudad fue de un 69,7%. La comunidad educativa abandonó las aulas para mostrar su indignación en una cifra bastante alta, y fue en los cursos de secundaria donde más se notó la ausencia de estudiantes (72,48%), mientras que un 70,97% de los alumnos de bachillerato decidieron secundar la convocatoria. Las aulas de Formación Profesional dejaron un seguimiento de un 65,49% entre sus estudiantes; así como el 57,35% de alumnos de Enseñanzas de régimen general.

¿Qué decisiones han tomado las Comunidades Autónomas?

Varias Comunidades Autónomas mostraron ya su apoyo a la Ley aprobada por el gobierno de Mariano Rajoy, y en todas ellas gobierna el Partido Popular. Encabezadas por la Comunidad de Madrid, Galicia, La Rioja, Castilla y León, Murcia y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla acordaron ya aceptar la LOMCE y lo que ello deriva -reválidas incluidas-. Castilla-La Mancha, Aragón, Cantabria y la Comunitat Valenciana presentaron recursos para que las pruebas fueran eliminadas, pero tendrán que implantar los exámenes si dichos recursos no son aceptados. Solo Cataluña y País Vasco mostraron su rechazo total a las reválidas, lo cual implica que entre sus planes para este curso académico está finalizar los estudios de Bachillerato con la tradicional selectividad, mientras que en el resto de comunidades autónomas las decisiones están aún en el aire.

Las reválidas, pretendían ser en palabras del gobierno “una de las medidas llamadas a mejorar de manera más directa la calidad del sistema educativo”, pero se han convertido en un problema aún por resolver y que, sin duda, deja latente el eterno debate sobre la educación en nuestro país, cuyos textos reguladores han sido modificados -en la mayoría de ocasiones- a razón del partido de gobierno. Pero esta jornada de huelga no es la única queja existente hacia estas pruebas que se pretenden implantar, ya que varias Comunidades Autónomas han presentado diversos recursos al Tribunal Constitucional para mostrar su desacuerdo con uno de los epígrafes más criticados de la actual Ley de Educación, también pactado en el currículo básico de la ESO y Bachillerato.

Artículo de la LOMCE que trata de las reválidas
Artículo de la LOMCE que trata de las reválidas

Hace apenas unas semanas volvimos a saber que el partido del Gobierno en funciones volvía a quedarse solo en el Congreso ante la defensa de la LOMCE. De esta manera, el resto de formaciones políticas abogaron una vez más por la suspensión de la Ley aprobada por el exministro José Ignacio Wert -y ahora defendida por su sucesor en la cartera del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo-. El Partido Demócrata Catalán presentó el pasado 4 de octubre una PNDL (Proposición No de Ley) que proponía la paralización y posterior derogación de la LOMCE, pero como muchas otras peticiones, cayó en el olvido.

íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, Cultura y Deportes // Foto: La Moncloa
Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, Cultura y Deportes // Foto: La Moncloa

El marco legal será estatal, es decir, que las Comunidades Autónomas (por medio de las Universidades) solo podrán decidir las preguntas de los exámenes. El ministerio de Educación tiene las competencias para decidir el contenido y diseño de las pruebas, así como sus características. La que será Comisión central para tratar de establecer las características, contenido y diseño de las pruebas, está previsto se forme en las próximas semanas. ¿Quiénes la formarán? Cargos del Ministerio de Educación, representantes de las CC.AA. y miembros del Consejo de Rectores de las Universidades Españolas -CREU-. El Ministerio ya aclaró el pasado mes de septiembre que las Comunidades tendrán un texto definitivo con las características así como los periodos de prueba. La fecha límite es 30 de noviembre.

Otra de las principales preocupaciones es el llamado ‘3+2’, la nueva reforma universitaria que estima oportuno modificar la duración de los grados universitarios -apenas ha comenzado la implantación total del llamado Plan Bolonia en las Universidades y se ha dejado de lado en la totalidad la formación de licenciados y licenciadas. Las estrategias de las Universidades también cuentan con diferencias entre ellas, aún sin haber acordado la duración de los grados universitarios y de los másteres. Según los sindicatos, esta reforma supone el incremento de un 14% en el coste de los estudios por persona. Esto supondría que España se consolidase como uno de los países del Mediterráneo donde es más caro estudiar, cuando las tasas y precios públicos de la universidad pública española, solo han bajado en la Comunidad de Madrid en el último curso. A esto debemos sumar la pérdida de alumnado en las universidades de todo el país en los últimos años, algo preocupante se mire por donde se mire.

 

 

Reportaje elaborado por:
José Verdugo

Galería inferior por: 

Daniel López

 

The following two tabs change content below.
Pseudoperiodista y músico. Me gusta escribir, y aquí podéis comprobar qué es lo que hago. “Una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala”. Albert Camus.
Jose Verdugo

Jose Verdugo

Pseudoperiodista y músico. Me gusta escribir, y aquí podéis comprobar qué es lo que hago. “Una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala”. Albert Camus.

Leave a Response