A diario, los medios llenan bastante sus contenidos de pseudoacontecimientos, la mayoría de ellos relacionados con el fútbol o el baloncesto, y se ‘dejan en el tintero’ otros deportes. Es por ello por lo que apenas se escucha hablar del bádminton. Lo que no sale en los medios no es noticia. Este deporte de red originario de la India se hizo olímpico en 1992 y con el apogeo que han tenido las medallas de la campeona del mundo Carolina Marín, ha empezado a estar más reconocido en España. Aun así, muchos son los seguidores que día a día luchan y entrenan para poner a este deporte en la cima, y una de estas deportistas es Mouna Chakkour El Fashi.

Mouna, nacida en España pero de padres marroquís, tiene muchos vínculos con la ciudad de Tánger, situada al norte de Marruecos. Desde los ocho años y gracias a su hermano empezó a encontrar en el bádminton lo que hoy día “es una de las cosas más importantes” de su vida. Antes ya practicaba otros deportes como el yudo, pero esta actividad de raqueta fue la “mejor elección” que pudo hacer. Chakkour compite en alto rendimiento y ha estado en campeonatos nacionales y autonómicos, pero para llegar hasta ahí ha tenido que hacer un largo y “duro” recorrido. El elenco de compañeros que ha tenido durante su andadura en el bádminton ha sido numeroso, pues ha estado en varios clubes. Empezó entrenando en el Club Bádminton Jávea (ciudad donde reside) para después irse al Club Bádminton Sant Pere Benissa y más tarde al Club de Bádminton El Campello. Ya en este equipo, el hecho de tener que desplazarse hasta el municipio alicantino desde su ciudad, le suponía un “esfuerzo económico importante”, puesto que además la beca de deportes que recibía no le cubría todos los gastos (hoteles, viajes, competiciones etc). Este fue uno de los motivos que le llevaron a desplazarse hasta el club al que pertenece actualmente, el Club de Bádminton Teulada, donde está “encantada”, ya que su entrenadora, Ana Ferrer, es una de las “mayores referentes” para Mouna, pues además de ser una “gran deportista” y proclamarse campeona de España, Ferrer “marcó mucho” a Mouna por un recuerdo que jamás olvidará.

La trayectoria deportiva de esta joven atleta empezó a ir en ascenso cuando en uno de sus primeros campeonatos autonómicos en Manises (municipio de la Comunidad Valenciana) que disputó con tan solo 12 años, le dieron “una de las mejores noticias” que podía haber recibido. No solo se llevó el oro aquel día, sino que además en ese mismo campeonato fue la misma Ana Ferrer, por entonces también entrenadora de la Selección Valenciana de Bádminton, la que le comunicó que estaba dentro de la misma. Esto marcó un punto de inflexión “muy importante” en la carrera deportiva de Mouna. A raíz de aquel momento, muchos han sido los campeonatos que ha disputado y de los que le es “difícil hacer un recuento”, pero entre los que cabe destacar el Campeonato Autonómico Absoluto de Bádminton o el I Torneo Open de Bádminton, en el que se dieron cita deportistas de toda la provincia de Alicante. Toda la experiencia recogida le ha hecho encontrarse con “grandes jugadoras” en la pista y algo que tampoco borrará nunca Mouna fue la disputa de un campeonato autonómico en Gijón, donde tuvo la oportunidad de enfrentarse con Carolina Marín, de la que tiene gratas palabras: “no cabe duda que Carolina Marín es la campeona del mundo, y por supuesto, también es una de mis referentes”.

img-20161017-wa0049
Chakkour posando con varios trofeos conseguidos por el Club de Bádminton Teulada. Foto: cedida por Mouna

Llegar hasta ese nivel “no ha sido nada fácil” confiesa Mouna, pues ha tenido que “sacrificar muchas cosas por el bádminton”. Los entrenamientos y las competiciones han hecho que muchas veces tenga que dejar más de lado sus amistades, su tiempo de ocio o incluso los estudios. “Es bastante duro, pero si te gusta, lo haces encantada”. Mouna suele entrenar dos días por semana alrededor de una hora. Entrenamientos que normalmente empiezan con físico tanto dentro como fuera de la pista y con y sin raqueta. Después se practica la técnica y los movimientos de juego. Tal y como expresa Mouna la intensidad de las sesiones suele variar en función del día, pues hay veces que se entrena más la técnica de individuales y otras en las que se hacen más ensayos de dobles. “Si tenemos competición pronto, lo que solemos hacer es practicar técnicas y jugar partidos para ir cogiendo tono”. No suficiente con esto, hubo una época en la que Mouna iba a entrenar al Centro de Tecnificación Deportiva de Alicante, pues llegó a un punto en el que “el nivel lo requería” y debía entrenar en alto rendimiento. Toda esta experiencia ha posibilitado que Mouna no solo compita a nivel individual, sino que también lo haga en dobles. La joven confiesa que lo que más le gusta es jugar en individual, porque la mayoría de veces ha jugado esta categoría debido a que en sus clubes “apenas había chicas” y nunca ha tenido una compañera fija. Chakkour añade que sus entrenamientos van enfocados más a la técnica individual, pero que aun así “compartir pista” le hace también “disfrutar mucho” y matiza lo siguiente: “no es lo mismo cuando los méritos y los fallos recaen en una misma”.

img-20161017-wa0046
Mouna durante un entrenamiento. Foto: cedida por Mouna

 

A por el Trofeo Rector

La vida de esta joven ha dado “un vuelco” este año, pues ha comenzado sus estudios de Magisterio en el Campus de Cuenca y ha tenido que dejar “atrás” muchas cosas. Un poco más desvinculada de su club debido a la distancia, Mouna ya ha aprovechado su instancia en la ciudad conquense para inscribirse al Club de Bádminton Albatrós, donde espera “entrenar duro para ir cogiendo forma de cara a las nuevas competiciones”. Pese a estar lejos de su casa, Chakkour mantiene la mentalidad positiva y apuesta por tener “mucha actitud, mentalidad y ganas”, cualidades que para ella son necesarias para llegar a ser una buena jugadora de bádminton. Estar en la Universidad de Castilla- La Mancha (UCLM) le va a permitir a Mouna disfrutar del deporte universitario, en el que espera “hacerse un hueco y dejar un buen sello”. La jugadora de bádminton ya está inscrita en el Trofeo Rector que organiza la UCLM, que es un trofeo que reúne todas las actividades deportivas de los diferentes Campus de la Región en diferentes modalidades, tanto individuales como en equipo y que por supuesto, Mouna espera ganar. “Me gustaría ver el nivel que hay en el Campus y el ambiente que hay en este deporte”. No conforme con jugar en la categoría femenina, Chakkour también competirá contra los chicos, pues hay muy poca demanda femenina en bádminton. La joven está “muy ilusionada” con el deporte que le brinda la universidad y ya encara su preparación para el Campeonato de España, competición donde se reúnen diferentes universidades del país y en donde Mouna representará a la UCLM y jugará tanto a nivel mixto como individual. “Quiero hacer un buen papel en la universidad y aspirar a estar también en las selecciones por Campus”.

Mouna espera continuar creciendo en el mundo del bádminton, y a su vez, pretende que este deporte progrese también. “El bádminton no tiene muchos seguidores, ya que priman más otros deportes en equipo como el fútbol o el baloncesto”. El sueño de esta joven de 21 años es que el bádminton sea “reconocido a nivel mundial”. Con el curso de entrenadora de bádminton en sus manos, no duda ni un segundo en inculcar estos valores a quien los quiera compartir con ella, pues Mouna no solo pelea dentro de la pista sino que también lo hace desde fuera y espera dar “larga vida” a este deporte.

Leave a Response