La violencia de género es una de las lacras sociales con la que convivimos diariamente. Ante este problema, gran parte de la sociedad mira hacia otro lado, sin embargo, no se trata de algo que nos quede lejos, sino todo lo contrario, puede estar presente en nuestra familia, amigos, vecinos, en nuestro círculo más cercano, así lo demuestra la gran cantidad de denuncias que se realizan a lo largo de cada año.

La violencia de género es aquella que sufren las mujeres por el simple hecho de serlo, vulnera su libertad, dignidad e integridad. Esta problemática social no solo comprende el maltrato físico, sino que abarca también el maltrato psicológico, la violencia sexual, la privación de la libertad, amenazas o el tráfico de mujeres con fines de explotación.

Son varias las formas en las que se manifiesta la violencia de género, al igual que son muchas las personas que, por desconocimiento de estas distintas formas, ignoran que son o han sido víctimas de violencia machista o que alguien de su entorno lo está siendo o lo ha sido.

Trabajar por la igualdad y por la erradicación de todas las formas de violencia de género es uno de los objetivos del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, en este sentido, se puso en marcha durante este verano la campaña Sin un sí, ¡es no!”. Se trata de una campaña pionera en España, cuya finalidad es concienciar y prevenir una de las formas de violencia de género muy común entre la juventud: la violación en cita.

La violación en cita es una agresión sexual, que a diferencia de una violación que se puede producir en un callejón oscuro y con violencia física, se produce en encuentros que están pactados con amigos, conocidos o con exparejas y que donde, además la mujer se siente culpable, porque piensa que ha sido ella la que ha provocado esa situación, se siente en la obligación de finalizar esa relación sexual. Esto no se denuncia porque ni la propia mujer es consciente que está siendo víctima de violencia. Por esta razón, la directora provincial del Instituto de la Mujer en Guadalajara, Charo Narro Cortijo, asegura que es importante denunciar, concienciar y sensibilizar para acercar esta información y para poder trabajar en conductas preventivas. Asegura que “es fundamental hacerles entender a los jóvenes, tanto hombre como mujeres, que tenemos que tener muy claro que cualquier relación sexual mantenida debe partir de un sí claro y rotundo y que en cualquier momento de esa relación la mujer tiene derecho a decir que no quiere continuar”

violacion-en-cita-02
Uno de los carteles de la campaña / Fuente: Instituto de la Mujer

La campaña “Sin un sí, ¡es no!” se puso en marcha en verano, ya que como afirma Charo Narro, es en períodos estivales donde se detecta más casos de violencia de género. Se trata de una iniciativa a nivel regional donde se ha priorizado el medio rural. Esta iniciativa empezó en la provincia de Guadalajara, en municipios como Brihuega, Cogolludo, Torrejón del Rey, Sacedón, Tórtola de Henares y Torija. En Cuenca se ha llevado a cabo en Beteta, Carrascosa del Campo, Carboneras, Santa Maria de los Llanos, Quintanar del Rey y Almodóvar del Pinar. También ha estado presente en Albacete capital y en pueblos como Hellín, Higueruela, Villamalea, Yeste, Pozuelo, Osa de Montiel y Bienservida. En Ciudad Real, la campaña ha llegado a Tomelloso, Damiel, Milguelturra, Puertollano, Piedrabuena, Manzanares y Herencia. Y por último, en Toledo capital y en municipios como Torrijos, Illescas, Esquivias, Seseña y Talavera de la Reina.

A partir de esta campaña llevada a cabo a nivel regional en Castilla-La Mancha, ha habido más ciudades que han hecho lo mismo para luchar contra las agresiones sexuales, como es el caso del Ayuntamiento de Pamplona, que tras la presunta violación de cinco jóvenes a una adolescente durante los Sanfermines, decidieron pooner en marcha la campaña «No es no» a la que se sumó días después Castellón.

Charo Narro afirma que, desde el Instituto de la Mujer, han hecho coincidir esta campaña con los días jueves, viernes y sábados durante el mes de agosto porque son las fechas más próximas a las fiestas de las localidades y donde mayor número de jóvenes se concentran. Principalmente, fue dirigida a jóvenes de entre 15 y 25 años ya que los datos que manejan desde el Instituto de la Mujer son preocupantes y alarmantes. Solo durante el año 2015 ha habido 6.044 delitos de agresión sexual denunciados, de los cuales 373 son cometidos por menores de edad y un 23% de ellos a niñas de entre 0 y 13 años. Por este motivo, para prevenir esta forma de violencia de género, como es la violación en cita, se colocaron carpas en puntos estratégicos de los municipios, donde se repartía material dirigido a los adolescentes como chapas, vasos, guías con consejos para afrontar esta situación, se realizaban juegos donde se comprobaba el nivel de conocimientos sobre la violencia de género, la igualdad, sobre las relaciones afectivas-sexuales entre jóvenes. Pero esta campaña no termina aquí, sino que también ha tenido una fuerte presencia en las redes sociales, que es un medio donde hoy en día se encuentran la mayoría de los jóvenes.

violacion-en-cita-03
Puesta en marcha de la campaña «Sin un sí, ¡es no!» / Fuente: Instituto de la Mujer

Impacto de la campaña

Sólo en la provincia de Guadalajara esta campaña llegó a más de 400 adolescente, a través de, como se ha mencionado anteriormente, mensajes de prevención, sensibilización, de alerta para que sepan actuar ante esta situación. A las jóvenes también se les ha informado sobre el empoderamiento, que consiste en que las mujeres tomemos conciencia de que somos personas que tenemos nuestras propias capacidades para tomar decisiones, se trata de una postura en la que una mujer puede tomar las riendas de su vida. De la misma forma se ha informado de las nuevas masculinidades.

La directora provincial del Instituto de la Mujer en Guadalajara ha valorado como «altamente positivo» el impacto que ha tenido la campaña “Sin un sí, ¡es no!” entre los jóvenes, porque afirma que llegar a más de 400 adolescentes en zonas rurales o municipios pequeños es un gran mérito. Charo Narro también asegura que antes de iniciar la campaña nadie sabía el significado del término violación en cita y ahora un alto porcentaje de los jóvenes, donde ha tenido lugar la campaña, ya conocen lo que es y, por tanto, se podrá denunciar esta situación.

Los hombres también deben luchar contra la violencia de género

Charo Narro afirma que en este camino de la lucha contra la violencia de género “tenemos que estar acompañadas, indudablemente, por los hombres. Es importante hacerles entender que ellos mismo tienen que ser conscientes de que la violación en cita es una forma de violencia de género y que, por lo tanto, tienen que ser operadores y denunciar a los agresores”. Con esta campaña se pretendía concienciar tanto a mujeres como a hombres, que estos últimos se dieran cuenta que una mujer está en su derecho de decir no en cualquier momento de la relación y que el hecho de que él continúe con la relación, esta se convierte en una agresión sexual.

Una de las formas a través de la cual se puede erradicar este problema de desigualdad es la educación. Charo Narro señala que el tema de la igualdad se debe trabajar desde las edades más tempranas. Considera también que es fundamental entrar en las aulas para educar en igualdad y corresponsabilidad y que solo así acabaremos erradicando la violencia de género. Desde este sentido, el Instituto de la mujer está llevando a cabo varios programas y talleres en los institutos, sobre todo en medios rurales, como por ejemplo “Educando en igualdad”

violacion-en-cita-04
Jóvenes participando en la campaña realizada en su municipio / Fuente: Instituto de la Mujer

Nuevos proyectos para acabar con la violencia de género

El trabajo de los Institutos de la Mujer es imparable a lo largo de todo el año. Después de esta campaña “Sin un sí, ¡es no!”, se siguen cociendo más proyectos para continuar con la lucha contra la violencia de género. De esta forma, Charo Narro afirma que se encuentran elaborando un protocolo para la mutilación femenina, así como otro protocolo trans (otra de las formas de violencia de género, en este caso hacia los transexuales). También se encuentran inmersos en la elaboración de una nueva ley de violencia de género, porque la actual que tenemos en Castilla- La Mancha desde el año 2001 se tiene que adaptar a las nuevas realidades, a las nuevas formas de violencia. Y, por último, se está preparando una campaña contra la violencia de género que verá la luz el próximo 25 de noviembre. Se trata de proyectos que llevan detrás un arduo trabajo de profesionales con el fin de conseguir la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres.

 

 

Leave a Response