El Museo de Cuenca expuso el pasado 19 de Octubre una serie de objetos relacionados con la Inquisición, y a continuación, el Dr. Miguel Jiménez Monteserín, director de la RACAL, ofreció una conferencia sobre “Judeoconversos y la Inquisición en Cuenca”, centrando su explicación en los hechos acaecidos entre 1489 y 1550.  Esta ponencia forma parte de una actividad promovida por el Vicerrectorado de Cultura, Deporte y Extensión Universitaria y organizada por el Museo de  Cuenca, bajo el nombre “Miércoles de otoño”, en la que durante este trimestre, las tardes del tercer miércoles de cada mes a las 17.30 se dedicarán a hablar de este tema.

El  Dr. Jiménez comenzó hablando de una investigación reciente, en la que durante tres años han estado intentando averiguar cuáles son los orígenes del funcionamiento del Tribunal de la Inquisición, con una intención clara: ¿Cuál es la razón de la Inquisición? ¿Por qué se crea? ¿Qué efectos tuvo?

Tras estas preguntas, se habló del Tribunal Constitucional, un Tribunal que fue cambiante. Cambió de objetivos y sirvió para el apuntalamiento del Antiguo Régimen y, a pesar de que su funcionamiento era parecido a otros, constituyó uno de los factores de Retraso Intelectual. Por ello, uno de sus objetivos del especialista ha sido seguir el funcionamiento de este, desde su instalación hasta mediados del S. XVI.

A continuación, se trató el tema de los judíos, que aunque no se sabe ciertamente cuando llegaron a España, según explicó el Dr. Jiménez,  no debieron llegar muy tarde, y era necesario regularles, algo que ocasionó problemas en el S.XIII, y se intensificaron en el S.XIV. Había diferentes juderías en los Obispados de Cuenca, Sigüenza y Priorato de Uclés, por lo que poco a poco, comenzaron a desaparecer los judíos, pues como explicó el especialista “si a uno le dan a elegir entre convertirse o que le corten el cuello, es fácil cambiar las ideas”, de este modo, aparecen los judeoconversos.

Llegamos a Cuenca en 1489, donde en el mes de enero, se les dice a las autoridades locales que cojan a un gran número de judíos, y “no debieron acogerlos con mucho cariño”. Según el Dr. Miguel Jiménez, la Inquisición finalmente no resultó ser tan buen negocio, pues “si desaparecen los judíos, no se pueden cobrar las deudas judieras”, aunque los Reyes pudieron ver en ella una forma de sacar dinero. No existen testificaciones de este proceso, pero si existe un resumen de este tribunal con datos: de la primera parte se conserva un 60% de los procesos del Tribunal Constitucional de Cuenca y un 40% del Tribunal Constitucional de Sigüenza. La primera actuación Inquisitorial más importante fue la de Cuenca, entre 1489 y 1495, en la que hubo un gran número de afectados según se explicó en la conferencia.

El Dr. Miguel Jiménez durante la conferencia y el público asistente
El Dr. Miguel Jiménez durante la conferencia y el público asistente

La charla continuó hasta llegar a la actuación inquisitorial en S. XV, centrándose especialmente en la actividad de los Tribunales de Cuenca y Sigüenza durante esta época (1489-1550), así como el importe de las penitencias en tiempo de gracia. La Inquisición, simultáneamente a la recepción de las testificaciones y las confesiones, está encarcelar a la gente, confiscándoles sus bienes, y una vez sentenciados, se administraban penitencias económicas dependiendo del delito. Aunque pasada la primera ofensiva, comienzan a darse síntomas de fatiga económica. El tribunal atraviesa una crisis porque se había extendido demasiado, y no se mantiene económicamente, así se crean mancotribunales, donde se unen varios tribunales de la zona.

Así, tras un turno de preguntas por el público asistente, se llegó al final de una interesante conferencia sobre un periodo de nuestra historia, un periodo que es desconocido para muchos.

Esta actividad, continúa todo el trimestre en el Museo de Cuenca, donde de martes a domingo estarán expuestos los objetos relacionados con el tema, y el tercer miércoles de cada mes, un especialista ofrecerá una conferencia relacionada con las circunstancias históricas que rodearon a dichos objetos. La directora del  Museo de Cuenca, Magdalena Barril, afirmó que hablar de la Inquisición en este Museo es muy interesante, pues en este edificio estuvo ubicado el tribunal en la primera etapa. Espera que esta actividad tenga buena acogida, a pesar de que actualmente, el panorama cultural en Cuenca está un poco polarizado, pues “se le da mucha importancia al arte contemporáneo o abstracto y no se valora lo suficiente el pasado, que es la identidad de esta ciudad”.

 

 

Leave a Response