Óscar Pérez Fernández, Alejandro Martín Merino, Raúl García Benito, José María Martínez y Paula de la Sen, estos cinco alumnos de 4º de la ESO y su profesora organizadora de todo lo realizado por ellos, María Dolores Trigo, fueron uno de los grupos ganadores en el I Concurso Interescolar Desafío STEM sobre robótica y programación de la Fundación Telefónica en el que representaban al instituto Giovanni Antonio Farina de Azuqueca de Henares (Guadalajara).  Participaron 396 centros educativos de todo el país, de donde salieron únicamente 4 ganadores. Visitar el Centro Europeo de Investigación Nuclear de Ginebra fue el premio que obtuvieron en la categoría de `Internet de las Cosas´ gracias a su proyecto, al que llamaron `Ludus Intelligens´.

Novatos, como ellos se autodenominan en la robótica y con un proyecto, según los jueces del concurso, excelente. Así explicaban ellos lo que era el `Ludus Intelligens´: “Nuestro proyecto es una máquina capaz de medir distintos parámetros, como el CO2, la temperatura, la luminosidad y la humedad que hay en una clase. Después, estos datos se suben a la nube y a través de ellos se puede estudiar cómo pueden afectar al rendimiento de los alumnos de esa clase. Es decir, Consiste en un microprocesador capaz de medir parámetros físicos (CO2, Humedad, Temperatura, Luminosidad y el Ruido) y a la vez este lo envía a una nube en internet mediante un Shield-WiFi.”. Como ellos han asegurado, la competencia era dura. Alejandro veía una gran competencia en el `Arpa láser´ otro de los premiados en el Desafío STEM. Todos coincidían en la misma creación como uno de los máximos peligros, pero Óscar también destacaba “La mano robótica” y José María dice que le sorprendió muchísimo el loro capaz de empatizar con niños autistas.

ludus
Fuente: Fundación Telefónica

Juntos comenzaron un camino ilusionante. Con ambición y con dinamismo pudieron salir premiados en representación del pueblo castellano-manchego. “No pensaba ni que pudiéramos llegar a los 10 mejores por la gran competencia” decía Óscar, que admite que al principio vio mucho nivel en la competición. Pronto le cambiaría esa idea, porque “la ilusión puede con todo” como afirmaba Paula. A pesar de que el grupo mostró inseguridad al principio porque partían de cero en robótica, cuando llegaron a la presentación del `Ludus Intelligens´ todos coinciden en que tenían una gran confianza en su proyecto. Además, han querido hacer hincapié en las sensaciones increíbles que sintieron cuando consiguieron salir premiados. “Creo que hablo por mí y por mi grupo cuando digo que ha sido algo fantástico” contaba con alegría el joven Raúl. Óscar Pérez mostraba otro tipo de visión en la que se centraba en lo que ha aprendido gracias a la consecución del proyecto. José María por su parte, se quedaba con el proceso, en el que se fue desarrollando y fueron viendo las mejoras del `Ludus Intelligens´.

Al final todos piensan de igual manera y se ven justos vencedores, después de haber digerido lo ocurrido. Todos valoran muy positivamente lo conseguido, pero cada uno a su manera. Por ejemplo, Alejandro habla de la ambición como algo clave para conseguir el resultado que querían en su proyecto en el que como dice Paula: “El `Ludus Intelligens´requería mucho trabajo, pero sobre todo ganas, organización en el desarrollo e ir llegando a tiempo a cada plazo que nos poníamos, era lo que nos daba cada vez más ilusión y esperanza para ganar”. Eufórico, Óscar califica con un 13 su proyecto, y decía no haber otro igual. Para José María “las claves del éxito en este trabajo y en cualquier otro son el esfuerzo y el tiempo que le dediques”. Otra clave más, señalada como el mayor punto fuerte para cada uno de los componentes del grupo fue “el compañerismo y la amistad” algo fundamental para que salga bien un proyecto. “El único punto débil a priori, era el hecho de partir de cero en una rama tan compleja como la robótica” decía Raúl, a lo que Paula añadió la diversidad de ideas, aunque también admitió que es mejor eso que la falta de ellas.

De todo el desarrollo llevado a cabo durante el proceso de creación del `Ludus Intelligens´ cada uno se queda con un momento, que para ellos fue lo más satisfactorio. Paula destacó la primera vez que se encendió el LED al enchufar el aparato a la corriente, antes de que se subiera a la nube. José María se mostró aliviado cuando vio que los datos se subieron a la nube. Alex se quedó con el momento en que sus compañeros y él estaban llevando `la caja´ a la clase. Óscar dijo que cuando terminaron el proyecto fue cuando mejor se sintió. Y Raúl contó que lo mejor para él fue trabajar con arduinos.

Y llegó la visita al CERN de Ginebra, con las ganas puestas en aprender y en ver muchos de los aparatos robóticos que solo podían ver por la `tele´ como explicaba Paula. Toda persona interesada en las ramas de la tecnología, robótica y física conoce el Centro de Suiza. Óscar lo cataloga como un centro muy avanzado, además de la impresión que da estar allí en persona. La élite de la robótica ante los ojos de 5 alumnos azudenses y su profesora, María Dolores, quien les enseñó el camino y a la que todos y cada uno de ellos muestran su gratitud. “Allí pudimos aprender más sobre la física, ha sido una temporada en la que mi cabeza ha estado dedicada a ella, prácticamente. El CERN está lleno de cosas interesantes” destaca Alejandro. Todos coinciden en que lo único malo que ha tenido la excursión ha sido que no pudieron ver todo lo que reúne el Centro Europeo de Investigación Nuclear. Las ganas de volver allí invaden las cabezas de los alumnos para ver los desarrollos que va teniendo esta rama.

excursion-ginebra
Fuente: Fundación Telefónica

En vistas al futuro todos y cada uno de ellos tienen pensado presentarse al Desafío STEM del año que viene, pero esta vez por separado. Alejandro dice haberlo hablado ya con su profesora de tecnología y estar a la espera de que salga el curso. Otros como José María y Óscar ven más allá del concurso promovido por la Fundación telefónica y quieren presentarse a otro tipo de concursos de la misma rama, como el `Alcabot´. Es una rama muy específica y compleja esto de la robótica, quizá podamos decir que es algo vocacional, y algunos como Óscar y Paula ven un futuro en ello y les gustaría dedicarse a algo de este ámbito cuando crezcan. Los alumnos ven un futuro aquí y más aún después del logro que han obtenido entre todos. Ninguno tiene ninguna referencia a nivel mundial dentro de la robótica, pero aseguran que se informan sobre esta temática gracias a las redes sociales. Raúl, echa en falta que los medios den un mayor revuelo a las tecnologías porque como asegura “es algo muy presente en la actualidad y en el día a día de las personas”.

Implicación del instituto y el profesorado

No es la primera vez que este instituto de Azuqueca de Henares, gana un concurso de una especialidad con el `Ludus Intelligens´. Ya ha obtenido otros primeros premios en ramas como la astrobiología y gracias a uno de ellos el colegio cuenta con una estación meteorológica. La implicación viene precedida de la formación extra que el Giovanni Antonio Farina ha proporcionado a profesores como María Dolores Trigo, profesora responsable de los chicos del `Ludus Intelligens´ y total organizadora del proyecto. “Somos un equipo y el logro obtenido ha sido por parte del Instituto, el profesorado y los alumnos que han participado en el proyecto” expuso la profesora.

María Dolores asegura que la implicación tiene una relación directa con la forma de ser y el ideario de los profesores y de la entidad en sí, ya que “es algo que no es obligatorio, es por la satisfacción personal de los alumnos. Admite que fue un reto evolucionar hacia ramas como la robótica y que, finalmente, salió bien. Pero también hace referencia a otro gran logro como cuando el centro escolar tuvo representación en la olimpiada matemática.

Específicamente, hablando del seguimiento hacia los alumnos en el proyecto del Desafío STEM, María Dolores destaca el cumplimiento de las 5 fases del Desafío, donde había videoconferencias, propuestas didácticas y tutoriales. Además, recalca que tiene pensado seguir apoyando este tipo de iniciativas y seguir guiando a los alumnos en proyectos de este estilo, ya que “la satisfacción de que tus alumnos aprendan y disfruten es la mayor recompensa para un docente”. Aquí tenemos una de las fases llevadas a cabo por los alumnos

The following two tabs change content below.

Javier Garoz

Latest posts by Javier Garoz (see all)

Leave a Response