La Academia de Órgano ‘Julián de la Orden’ finalizó su VI edición con la presentación del Órgano  y el Carillón de Campanas Medievales en la Catedral de Cuenca, el pasado 20 de octubre. Este nuevo instrumento está concebido como la “versión de bolsillo” de un gran órgano Blockwerk de finales de la edad media. La característica más innovadora reside en que es un instrumento completamente desmontable y fácil de transportar, incluso puede viajar en avión o tren.

Imagen del órgano
Resultado final del órgano

El órgano portátil,  es un órgano de reducidas dimensiones, usado durante la Edad Media. Este instrumento tiene sus orígenes en el siglo XIII, aunque su época de esplendor no llegó hasta los siglos XIV y XV. La catedral de  Cuenca cuenta con dos órganos, el de la  Epístola y del Evangelio ambos de grandes dimensiones y construidos por  Julián de la Orden que fueron restaurados entre los años 2006 y 2009.

El proyecto para la construcción de este órgano comenzó hace dos años cuando fue encargado por Guillermo Pérez  y David Catalunya  al italiano Walter Chinaglia, considerado como uno de los mejores expertos en construcción de órganos medievales, ya que utiliza materiales y técnicas tradicionales.

Para Walter Chinaglia autor  del pequeño órgano gótico,  “la idea era construir un órgano pequeño de mesa tardo-medieval entre el siglo XIV y XV”. Junto al órgano también se presentó un carrillón de campanas, “desde muy temprano el órgano está muy relacionado con las campanas, llegando a tener algunos órganos un carrillón incluido” afirmó Walter.

Para su autor este instrumento es muy especial, “es un órgano salido del horno y me hace muy feliz, aunque no está del todo terminado es un idea del resultado final, todavía necesita retoques en los tubos en los fuelles”

Boceto órgano

De proyecto a realidad 

Aunque el proyecto comenzó hace dos años, su autor Walter ha tardado seis meses en convertir el boceto del órgano  en una realidad.

 Este instrumento no es una copia de otro, sino una recreación de un órgano medieval.  El desafío más importante ha sido hacer un instrumento que estuviera adaptado a los tiempos modernos y que a la vez pudiera ser un  instrumento  que se pueda desmontar y así transportarlo en viajes.

“Ha sido complicado ya que un órgano  en su concepción es unitario, es todo un mismo cuerpo aunque esta en armonía con sí mismo. Ha sido  un poco bipolar ya que no ha sido fácil crear un instrumento medieval y por otra parte la necesidad moderna de poder desmontarlo en varias partes para poder viajar, fue un trabajo muy complejo realizarlo” Para la construcción del teclado se utilizó madera del pueblo de Walter (Como, Italia), madera documentada en el año 1345 y que está en el teclado de uno de los órganos de la catedral de Barcelona y que además se utiliza para los claves italianos.

Foto detalle de las teclas del órgano
Teclas del órgano.

Para que el teclado funcione correctamente requiere de un proceso  extremadamente milimétrico y preciso  “Uso una técnica con ayuda del fuego que aunque parece muy primitiva es un contraste entre tecnologías rusticas y la necesidad de precisión milimétrica,  ya que sólo hay una posibilidad: o funciona o no, en el caso que no funcione habrá que empezar todo de nuevo” declaró Walter Chinaglia. A cada una de las teclas le corresponde un tubo, fabricado de metal y con los fuelles ubicados en la parte trasera del órgano.

Tras presentar el proceso de elaboración del órgano y sus diferentes etapas. David Catalunya además de ser la persona que encargo a Walter la elaboración del órgano es teclista e investigador especializado en repertorios musicales de la Edad Media. David fue el encargado de inaugurar el órgano con un repertorio de estilo medieval, su  interés  por la música medieval le ha llevado a investigar  sobre los órganos góticos, campanas y otros instrumentos de teclados en colaboración con fabricantes de instrumentos como Walter Chinaglia.

“Este proyecto nace después de madurar ideas a raíz de las investigaciones sobre la historia de la música. Veíamos que hoy en día sigue habiendo muchas referencias sobre los órganos y campanas medievales, sin embargo y debido al paso del tiempo estos instrumentos han desaparecido y la única manera de hacernos una idea de cómo eran, era reconstruir uno, por eso y tras dos años de esfuerzo, dedicación  y meses de investigaciones, ya es posible contemplar y sobre todo tocar este magnífico instrumento que ha hecho realidad Walter” aseguró sonriente David.

La actuación de David Catalunya  puso fin a la VI edición de la Academia de Órgano ‘Julián de la Orden’, que sin duda este año ha estado marcada por la inauguración de este órgano, un instrumento que permitirá trasladar la música antigua a cualquier parte del mundo.

David Catalunya y Walter inagurando el órgano
David Catalunya y Walter Chinaglia probando el órgano

 

The following two tabs change content below.

Leave a Response