El pasado 8 de noviembre, la cadena SER publicaba que el Tribunal Superior de Justicia ratificaba la sentencia del cierre de un coto de caza en Guadalajara. El motivo ha sido la aparición de varias aves protegidas envenenadas, entre otros animales como el zorro. En el año 2013, el dueño del coto se vio obligado a pagar 25.000 euros al ser sancionado por la Junta de Comunidades; y, a pesar haber recurrido, los responsables del terreno van a tener que cerrarlo durante dos años (lo que conlleva la nula actividad cinegética durante este periodo de tiempo). No obstante, este es el caso más reciente, pero esta práctica de intoxicación se viene produciendo en la región de Castilla-La Mancha desde hace muchos años.

En una reserva utilizada para la caza en San Clemente (Cuenca), aparecieron muertas 16 aves rapaces en peligro de extinción. Este hecho tuvo lugar durante el pasado mes de abril, según informa el diario digital TuAlbacete.com. Según el medio, “descubrieron “un importante número” de cepos trampa no homologados, varias cajas de anzuelos, dos cebos de carne cuyos restos se están analizando por si pudieran estar envenenados, lazos no homologados y trampas con cebo vivo.” Pero este no es un hecho aislado. Durante el pasado año, en la localidad toledana de Nambroca, hallaron envenenadas alrededor de 20 aves protegidas. En esta ocasión, la Consejería de Agricultura comunicó a través de una nota de prensa que el motivo de las muertes fue el envenenamiento mediante cebos.

Debido a esta situación, varios han sido los puntos de vista en conflicto, pero ecologistas y cazadores coinciden en que la principal causa de la muerte de las aves es el intoxicación.  Según afirma el presidente de esta institución Ecologistas en Acción en la provincia de Cuenca, Carlos Villeta “son aves que han envenenado; no es una caza propiamente dicha, es un exterminio. Es una especie de control de predadores, es decir, un envenenamiento masivo.”  Asi mismo, desde la Federación de Caza de Castilla-La Mancha afirman estar de acuerdo en que las aves están siendo envenenadas.  El delegado de la federación en Cuenca, Francisco Luján Ochoa, declara que debido a esto “se están cerrando cotos cuando los más defensores de la naturaleza somos los propios cazadores.”

Pero, ¿qué tipos de aves halladas son consideradas protegidas? Villeta destaca que “especies son muchísimas, afectadas puede haber más de 30 especies, pero las que son más graves son las especies en peligro de extinción y las vulnerables.” Además, añade que en Castilla-La Mancha, “las que tiene mayor efecto negativo y más preocupantes son el águila imperial, el águila real, el águila perdicera, milanos negros y reales y buitres por la situación de sus poblaciones.” La siguiente cuestión es cómo se ha dado la muerte de estas aves. Según el responsable de Ecologistas en Acción en Cuenca,  “hay muchos sistemas pero el más utilizado es el envenenamiento. Y luego también hay trampeo no selectivo.” Según publican varios medios de comunicación, el veneno más utilizado es el carbofurano, una sustancia tóxica y prohibida en la Unión Europea.

1478671137_613393_1478671341_noticia_normal
Fuente: Ecologistas en Acción

Estos casos son solo ejemplos de una situación repetitiva en la comunidad castellano-manchega. En cambio, los responsables siguen sin conocerse y, ante esta situación, aquellos que afrontan las consecuencias legales son los propietarios de los cotos. Varios son los puntos de vista que se tienen respecto a este tema. Por un lado, Carlos Villeta explica la posición que sigue su organización;  ” la mayoría de los casos, por no decir todos, se ha demostrado que el ejecutor, no el culpable, en este caso, es el propio guarda. Los guardas están para que no echen veneno cuando precisamente son ellos en cotos privados los que realizan estas prácticas, obligados por los dueños.” Por otro lado, los defensores de la actividad cinegética critican la posición de Ecologistas en Acción asegurando que los responsables de estos hallazgos no son los propietarios de los cotos de caza. “Ellos no pusieron esos venenos, hay una doble intención de alguna otra persona para que cierren el coto. Eso afecta a la actividad cinegética y no pueden cazar durante unos años.”

¿Hobbie o negocio?

Otro tema en el que discrepan tanto cazadores como ecologistas es el impacto económico que tiene esta actividad en el país y concretamente en la región de Castilla-La Mancha. Desde Ecologistas en acción, Villeta asegura que se ha magnificado esta cuestión y que los ingresos públicos obtenidos por esta actividad son muy bajos. Villeta explica que “existen unos permisos para obtener un coto como actividad económica pero estos ingresos por vía de impuestos son escasos.” En cuanto a los ingresos privados, Villeta mantiene esta misma postura, explica la desigualdad existente entre los propietarios de cotos y cómo afecta esta actividad a sus alrededores,  “hay grandes propietarios ricos que hacen negocio con esto, donde nada o muy poco afecta a la población local.”

El Delegado de la actividad cinegética en Cuenca recalca tanto los beneficios económicos como naturales que aporta esta actividad. En cuanto a los beneficios naturales, Ochoa explica que los cazadores de la Federación se preocupan por repoblar y que a través de los medios que facilita la administración hacen viveros, aguaderos o facilitan alimentos a la futura caza a través de la siembra. También, recalca la labor que realiza cada cazador de forma individual a la hora de ejercer la actividad cinegética, recogiendo los desperdicios que se generan durante el periodo de la caza.  En cuanto al impacto económico, Ochoa asegura que la caza beneficia a diferentes sectores económicos debido a los materiales necesarios para la realización de la misma o las visitas que realizan los cazadores a los diversos negocios de hostelería. Desde la Federación de Caza aseguran que esta práctica es un ejercicio que mueve mucho capital; Luján Ochoa destaca que “mueve más la caza que cualquier otro deporte estando pagada por nosotros, no subvencionada.” El Técnico Superior en Forestales y Medio Natural, Alejandro Rubio Hernando, explica que la caza deja 500 millones de euros en la región castellano-manchega. Respecto al empleo genera más de 180.000 puestos de trabajos directos y 120.000 temporales. La Junta de Castilla-La Mancha apoya esta actividad que engloba 7 millones de hectáreas en toda la provincia, en las que se encuentran cerca de 5.500 cotos de caza. Estos cotos generan 6.500 empleos con unos jornales  anuales de 1,68 millones de euros.  Rubio Hernando asegura que Castilla-La Mancha es una comunidad protectora con la naturaleza, que cuenta con muchas zonas ZEPA (Zonas de Especial Protección Para las Aves). Tanto Luján Ochoa como  Rubio Hernando coinciden en que “el mejor ecologista es un cazador.”

cazador
Fuente: Ecologistas en Acción

Ante estos hechos, las peticiones a las Administraciones Públicas por parte de Ecologistas en Acción no se hacen esperar. A finales del pasado año, la página web de la confederación publicaba Clamoroso silencio de los responsables de la Consejería de Agricultura ante graves infracciones medioambientales en Toledo. El objetivo de esta publicación era, una vez más, la petición de una reunión con el Coordinador de los Servicios Periféricos en Toledo para tratar este tema. Además, se hizo alusión a la Consejería de Agricultura de la capital castellano-manchega; Ecologistas en Acción sospecha que la coordinación de los Servicios Periféricos de Agricultura en Toledo con la aquiescencia de la propia Consejería, “está dejando pasar el tiempo para que las denuncias prescriban, y prefiere poner su empeño en arreglar las situación irregular en que incurren promotores privados y públicos de proyectos o titulares de cotos de caza en lugar de perseguir las irregularidades ambientales que cometen.”

Quizás sea por la falta de medios de los que la administración dota a esta temática; según afirma Villeta, “hay varios niveles de actuación. Hay comunidades autónomas que sí tienen brigadas específicas para trabajar este tema y que están haciendo auténticos esfuerzos; otras no. Castilla-La Mancha se sitúa en un nivel medio y, desgraciadamente, lo que está ocurriendo en esta región es lo mismo que en otras. Hay una escasez enorme de medios y, por tanto, los organismos del medio natural están muy limitados en cuanto a aceptación. El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) tiene escasos medios pero hay un equipo de investigación muy competente. Pero las vías son insuficientes, no hay un trabajo serio y las Administraciones no terminan de tomárselo en serio.” Así mismo, Rubio Hernando también ha alabado el ejercicio que realiza este organismo día tras día en la región,  “Seprona realiza una labor excelente.”

La muerte de estas aves ha generado un continuo debate entre cazadores y ecologistas  que muestran su opinión respecto al tema. No obstante, administraciones públicas como la Consejería de Agricultura evitan hablar sobre estos animales hallados en el territorio castellano-manchego.

Ley de Caza de Castilla-La Mancha
La Ley 3/2015 es definida por el Diario Oficial de Castilla-La Mancha de la siguiente manera: la caza es una actividad que se desarrolla en la mayor parte del territorio de Castilla-La Mancha, constituyendo una práctica de amplia repercusión económica, social y medioambiental. Al realizarse en el medio rural, soporte del patrimonio natural y biodiversidad de la región, es necesario habilitar los instrumentos específicos que aseguren su protección, así como establecer las condiciones, para que las diferentes prácticas cinegéticas, y aquellas agrarias que inciden directamente sobre las anteriores, se realicen de manera compatible con las estrategias y planes de conservación, así como garantizar su compatibilidad con otras actividades que se realizan en el medio natural con una creciente repercusión social y económica. Esta reforma, llevada a cabo por el presidente de la Junta, Emiliano García-Page, conlleva varias diferencias con la anterior Ley de su predecesora, María Dolores de Cospedal, actual Ministra de Defensa. Según informa la Cadena Ser, entre los cambios que incorporará, pasan por eliminar el concepto de animal asilvestrado y que pueda ser abatido, la prohibición de caza nocturna, las más agresivas o crueles, como el lanceo, o la prohibición de la figura de los vallados secundarios. También hay cambios en materia de sanciones.

Reportaje realizado por: Patricia García-Toledano Moreno y Raquel Rincón Alegre

The following two tabs change content below.

Leave a Response