El fallecimiento de la joven de 12 años el pasado 1 de noviembre a causa de un coma etílico, provocado por la elevada ingesta de alcohol, tendría que encender las alarmas sobre los efectos que puede llegar a  provocar el  “botellón”. Este fenómeno social  pone cada vez más en riesgo la salud de más jóvenes que se reúnen  con el único fin de beber alcohol.

El plan nacional sobre drogas, revela que el 63% de los jóvenes de 14 a 18 años afirma haber consumido alcohol y haber realizado botellón en el último año. Asimismo este informe afirma que se ha incrementado el consumo de alcohol, entre los  jóvenes de edades comprendidas entre los 14 y 15 años. La mitad de los jóvenes de 17 años han hecho binge drinking (consumo excesivo) alguna vez, en este caso el porcentaje de mujeres que hace binge drinking es mayor que el de hombres.

Esta situación es provocada por dos factores principales, en primer lugar la facilidad con la que los jóvenes y los menores pueden comprar bebidas alcohólicas y en segundo lugar la falta de conocimientos sobre los peligros que supone el consumo de  grandes cantidades de alcohol. Aunque la legislación en España prohíbe la venta de alcohol a menores, es por todos sabido que los menores pueden acceder fácilmente a estas bebidas.

 El “botellón” en Cuenca

Cuenca como cualquier otra ciudad de España, también se tiene que enfrentar cada fin de semana a los problemas que supone el consumo de alcohol en la vía pública. El botellón es un fenómeno que suscita muchos defensores pero también detractores, la mayoría de estos detractores suelen ser las autoridades estatales y municipales.

La posición del Ayuntamiento de Cuenca es clara, Pedro José García Hidalgo, concejal  de Seguridad y Servicios a la Ciudadanía por el Partido Popular,  califica al botellón de un problema social que afecta  de manera notable a la convivencia ciudadana, que supone por un lado la venta a menores de alcohol y su consumo; y, por otro, la suciedad y el ruido que se genera en la zona donde se produce. “Es un problema complejo que no tiene una fácil solución. Un problema que hay que abordar, tanto desde la prevención, como desde la acción medioambiental y policial” afirma el concejal de Seguridad ciudadana.

Aunque no solo es el consumo de alcohol, la ocupación de la vía pública para beber va en contra de la  ordenanza reguladora de la venta, publicidad, distribución y consumo no responsable de bebidas alcohólicas, ya que cualquier actividad en la vida pública debería  de cumplir con las ordenanzas municipales.” Los jóvenes “ocupan” las plazas como método de reunión y convivencia. El botellón no deja de ser una expresión distintiva de la población juvenil que, por diversas razones, económicas y de otro tipo, prefiere este modelo a otros. La cuestión, como siempre, es que ese fenómeno que satisface a un sector de la población, perjudica a otro”

Pedro José afirma que el Ayuntamiento lleva mucho tiempo intentando atajar este problema,  aunque sin resultado. “Nosotros, más que prohibir el botellón, lo que nos planteamos es minimizar  sus efectos perjudiciales: ruidos, suciedad y. sobre todo, el mal uso, o incluso abuso, del alcohol en menores”.

 

Restos de Botellón en Plaza España, Cuenca.

La representante de Ciudadanos en Cuenca, María Jesús Amores coincide con la posición del partido popular. Para María Jesús las autoridades municipales están siendo muy condescendientes con el consumo de alcohol entre los menores en la ciudad. “Es  un problema social y de salud pública”.

Ciudadanos se está planteando solicitar la prohibición del botellón en las calles de Cuenca. “Es la mejor de las alternativas” asegura confiada María Jesús. Otra alternativa que estudia este grupo es la enseñanza a los jóvenes de la consecuencias del consumo de alcohol. Para ello se trabaja en la creación de un Consejo de la Juventud para sustituir este tipo de ocio por uno más saludable.

Aunque la práctica de beber alcohol no sólo tiene detractores,  Eduardo Maldonado profesor de Trabajo Social en la UCLM,  es un defensor del denominado “botellón”, considera que es un error denominar al botellón un problema social. “El problema social es el consumo abusivo de alcohol en poco tiempo, los jóvenes buscan la borrachera inmediata. Eso si es un problema, pero el hecho de beber en la calle no es un problema social” afirma Eduardo.

Para Eduardo, lo prohibido hace efecto contrario sobre todo en edades adolescentes “cuando se tiene que recurrir a la ley es porque  todo lo demás a fracasado, se busca castigar y ver como delincuentes  a los jóvenes que beben en los espacios públicos.”

 Alcohol, ruido y basura

El botellón conlleva no sólo la ingesta de alcohol, cada fin de semana deja un panorama lleno de restos de botellas, basura y sobre todo de mucho ruido.  Supone una limpieza especial los fines de semana y festivos. Si no se dedicase recursos a este trabajo,  se podría dedicar a mejorar la limpieza en otras zonas de la ciudad. Después de un botellón la popular Plaza España de Cuenca queda completamente sucia, con botellas rotas etc.

Para el presidente de la Agrupación Provincial de Hostelería y Turismo Cuenca, José Luis Zurita esta situación es insostenible ya que cada vez que hay botellón los bares cercanos a Plaza España se convierten en los baños públicos de los jóvenes que hacen botellón.

“Las autoridades no hacen nada, no escuchan nuestras quejas, supongo que es por qué prohibirlo no es una medida muy popular”afirma José Luis. Los bares de la zona también han notado que cuando hay botellón la venta se reduce, debido a que los jóvenes llegan a los locales de fiesta después de haber bebido en la calle.

Sin duda , el “botellón” es un tema que divide a la sociedad en dos, a favor y en contra. Es un fenómeno social que se ha convertido en un hábito entre los más jóvenes, hacer botellón es ya una costumbre. Por ello, debemos plantearnos seriamente los efectos que supone ingerir grandes cantidades de alcohol y sobre todo buscar alternativas a esta práctica, alternativas de un ocio que no perjudique a la salud de los jóvenes.

 

The following two tabs change content below.

Leave a Response