Sin duda, el deporte requiere mucha preparación física y psicológica pero más aún cuando hablamos de ciclismo. El ciclismo profesional es probablemente uno de los deportes más exigentes  que existen en la actualidad. Son muchos meses donde el deportista tiene que estar entrenamiento tras entrenamiento para estar al nivel de sus rivales y para estar a la altura se necesita sacrificio, compromiso y trabajo. Estos tres conceptos son los que más ha destacado nuestro protagonista Héctor Sáez.

Héctor Sáez tiene 23 años y milita, actualmente, en el equipo de Caja Rural – Seguros RGA, pero para llegar hasta la categoría élite profesional ha tenido que trabajar muy duro. Al principio no se fijó en la bicicleta si no que empezó con una pelota de fútbol, “yo empecé en las escuelas deportivas de fútbol de mi pueblo pero no terminaba de gustarme. Hasta que con 8 años decidí apuntarme a ciclismo de montaña en Caudete (pueblo donde nació, provincia de Albacete), más adelante me propusieron empezar a competir en la modalidad de carretera con otros chavales de mi edad y me animé.”

Desde entonces, Héctor no ha parado de pedalear pasando  por convocatorias de la selección española como la sub 23 y ganando el campeonato de España en 2010. Su equipo lo define como “un corredor potente, buen rodador, joven y con proyección”, tanto es así que han decidido renovar a su ciclista un año más gracias a sus buenos resultados. No obstante, el ciclista castellano manchego nos confirma que “el ciclismo es uno de los deportes más sacrificados que hay”.

Ciclismo: sacrificio y disciplina

Las primeras carreras de la temporada empiezan en enero pero previamente los equipos preparan a sus ciclistas tres meses antes, es decir, un mes y medio después de acabar la anterior temporada. Según nuestro protagonista, “son tres meses duros en los que preparas tu cuerpo para evitar el mayor número de lesiones y estar a tope a lo largo del año. En mi equipo la temporada la empezamos en Argentina y en la Challenge (Mallorca), los entrenadores dividen el bloque de corredores para poder ir a las dos competiciones que abren la nueva campaña”.

Como bien dice Héctor la pretemporada es de lo más agotador que se puede encontrar un ciclista, “el período más duro para mi es la pretemporada, cuando tienes que hacer mucha carga de trabajo y muy bien ya que todos los éxitos que tengas dependen mayor parte de haber hecho un buen trabajo invernal. En esta etapa solemos entrenar 6 días a la semana, mientras que en la temporada entrenamos 5 días dependiendo si la carrera es de dos días o si es de 5-10 días”.

Héctor Sáez / Fuente: Héctor Sáez
Héctor Sáez / Fuente: Héctor Sáez

Uno de los factores en el deporte es la preparación, sin una buena preparación es difícil mantener el nivel durante el año. Pero preparación no solamente es física sino también mental y alimenticia. Esta última es una de las más importantes y la que los preparadores físicos más machacan, “el preparador físico junto al médico del equipo lo que más exigen es el peso que no varíe mucho porque un peso por encima del que está marcado puede hacer que no rindas como se espera en una competición pese a que estés en una buena forma física.” 

El día a día de un ciclista

Cualquier deportista tiene que ser constante y no perder el buen estado físico, para ello se trabaja día tras día. En el caso de un ciclista, “el día a día es muy sencillo, salir a entrenar lo que el preparador te tenga fijado, la media de entrenamiento es de 3 horas y media, unos días entrenas 2 horas y otros estamos entre 6 y 7 horas, y una vez acabado llegas a casa recuperas y asimilas bien el entrenamiento y descansas para al día siguiente estar a tope para volver a salir a entrenar”, nos comentaba Héctor. Por tanto, en este deporte no tienes tiempo de desconectar ya que cuando llegas a casa ya tienes que estar pensando en el día siguiente.

Además el joven castellano manchego añadía, “aparte cuando llegas a casa y bajas de la bici todavía no ha acabado tu trabajo, toca la parte de recuperación como es la alimentación, estiramientos y descansar mucho, estas todos los días del año centrado en el objetivo de entrenar, cuidarse y dormir para luego llegar a una competición y rendir al 100%”.

Entonces la gran pregunta es ¿cuándo descansa, de no hacer nada, un ciclista? “Descansar de no hacer nada descansamos unos 22-25 días al año.” El ciclismo profesional requiere prácticamente todo el día como ha dicho anteriormente nuestro protagonista. Cuando bajas de la bicicleta aún no has terminado tu trabajo, tienes que estar concentrado en cuidar muchos detalles como la alimentación, este factor es tan importante como cuando estás encima de tu vehículo de carrera. Todos estos detalles, Héctor lo define “como un puzzle en el que todas las piezas encajan y para ello tienes que hacerlo todo muy bien sino lo que has entrenado no sirve de nada”.

Ciclismo y dopaje

Por si toda la preparación que lleva un ciclista fuera poco hay que sumar los controles antidopaje. El dopaje es uno de los elementos negativos de este deporte, ciclistas de gran repercusión como Armstrong, Floyd Landis, Ullrich o Iban Mayo, entre otros, han sido salpicados por consumir sustancias ilegales. Pero gracias a este tipo de controles, el dopaje ha sido reducido en los últimos años.

“Personalmente al año pude pasar entre 6 y 7 controles tanto en casa como en competición”, afirma Héctor. El caso más sonado son los “vampiros de la UCI (Unión Ciclista Internacional)”   que se definen como médicos autorizados por la UCI con el fin de buscar al corredor en su lugar de residencia que tenga fijado en su ADAMS (sistema informático para localizar a los deportistas) e ir a sacar una muestra de sangre y orina para después analizarla en el laboratorio y erradicar a los posibles tramposos. En otras palabras, un ciclista debe estar disponible en todo momento para estas figuras del ciclismo. En cualquier momento, sea por el día, noche o incluso de madrugada,  pueden tocar al timbre de su domicilio y escuchar una voz que diga: “venimos a sacarle sangre”.

Es una situación incómoda para cualquier ciclista que interrumpan tu poco momento de descanso, así nos cuenta su experiencia el ciclista del Caja Rural, “es algo por donde hay que pasar pero a veces es complicado ya que no tienes esa libertad que tiene una persona normal de hacer planes. Nosotros tenemos que notificar donde estamos y si estamos a más de una hora de nuestra residencia”.  Hasta este tipo de situaciones ha tenido que llegar el ciclismo, añado que el deporte, y en concreto este caso, significa entrenar en solitario, pasando calor, frío, lloviendo, circular por carreteras donde hay poco respeto por los ciclistas, donde el tiempo de recuperación es mínimo, donde puedes ver cómo compiten los ciclistas a solo un metro de distancia, donde hasta el más grande puedes ver que es humano, sufre, cae, llora, sonríe, te alegras al ver a tu compañero cruzar la línea de meta, eso es deporte.

Héctor Sáez en el podium
Héctor Sáez en el podium / Fuente: Héctor Sáez

Metas por cumplir

Para llegar al nivel profesional hay que pasar por etapas buenas y menos buenas, triunfos y derrotas, victorias y caídas, todo deportista tiene mejores y peores recuerdos, para nuestro protagonista “el mejor, sin duda, es cuando el día ha salido perfecto, se ha hecho una gran carrera y, además, puedes subir al pódium. Es una manera de representar a todo el equipo, incluyendo a mecánicos, staff, masajistas, compañeros y preparadores. En cuanto al peor recuerdo para mí es cuando tienes que bajarte de la bicicleta y abandonar la competición por una enfermedad, una caída o una lesión.”

Héctor Sáez es un ciclista joven y con mucha proyección. Actualmente se encuentra en un gran equipo a nivel mundial, tanto es así que el Caja Rural-Seguros RGA se encuentra en 4ª posición en el ranking Europa Tour. Para el castellano manchego, “es un privilegio estar con compañeros que los he visto hacer pódium en grandes vueltas. Los veteranos me enseñan mucho a corregir los errores que pueda tener y estoy muy contento de estar en el equipo que estoy”.  En cuanto a los objetivos personales, “no me marco objetivos, estoy en la línea que quiero estar pero tengo que continuar trabajando duro para poder optar a estar peleando el mayor número de competiciones posibles y para seguir evolucionando como ciclista”.

Para acabar, ¿una meta que conseguir?  “Mi meta sería conseguir una victoria en la Vuelta España”.  Como hemos recalcado durante el reportaje, con compromiso, trabajo y sacrificio todo es posible. Ojalá veamos a Héctor Sáez en el pódium de la Vuelta de España.

Leave a Response