Quizá, el término vitivinicultura no esté muy extendido, pero se trata de una práctica muy común dentro de la región castellano manchega. Esta práctica hace referencia al conjunto de técnicas y procesos llevados a cabo para el cultivo de la vid y la posterior producción del vino. Esto no se queda aquí, ya que el vino no es producido, únicamente, a partir de la uva. Este debe atravesar unos procesos de laboratorio en empresas especializadas para ello. A ese tipo de procesos se le conoce como enología. Estas prácticas poseen tanta importancia dentro de la región de La Mancha que incluso países del exterior reclaman los productos de esta tierra. Las exportaciones ocupan un gran volumen de ventas en lo que a productos vinícolas se refiere. Dentro de la región podemos encontrar bodegas que venden sus productos a muchas partes del mundo y que poseen sedes en distintos países. Además, también existen distintas empresas que se encargan de la producción de bebidas derivadas del vino.

Para la correcta producción del vino, se necesitan importantes infraestructuras para llevar a cabo procesos químicos necesarios para su venta y el embotellado. Dentro de la región de La Mancha, podemos encontrar distintas empresas que realicen los procesos mencionados anteriormente.

Llenador isobarométrico
Llenador isobarométrico

La empresa Ebesa comenzó su andadura en este negocio en el año 1949. Pero, en sus comienzos, no se centró en la producción del vino propiamente, sino que se inició en el mundo de las bebidas gaseosas. Uno de los grandes elementos de los que disponía la empresa para funcionar era su mano de obra. Tras los esfuerzos de la empresa, en 1957 cambió su nombre al que actualmente poseé, e introdujo la elaboración de vino. Este cambio tuvo un gran éxito, lo que permitió a la compañía crecer y aumentar sus infraestructuras para la producción.

Hoy en día, la empresa sigue dedicándose a la fabricación tanto de vinos de diferente calidad como de bebidas gaseosas o refrescantes. Además, se crearon nuevas marcas de vino: Vegadulce, una marca dedicada a los vinos de calidad, y Hercal, que se centra en la producción de vinos de alto consumo. Desde hace pocos años, también se dedican a la fabricación de sangrías, espumosos y cualquier otro derivado del vino que los clientes solicitan.

En Ebesa cuentan con todo tipo de profesionales, entre ellos  José Manuel Romero, un joven que posee el  Premio Extraordinario de Formación Profesional de Castilla La Mancha y que decidió apostar por la vitivinicultura ante las dificultades económicas para terminar sus estudios de química. José Manuel destaca que sus estudios fueron de dos años y que: “En un primer año te enseñan sobre tema de laboratorio. Aprendes sobre la uva, como podarlas, como tratar el campo…todo lo relacionado con variedades de uva. El segundo año estaba más enfocado a temas de logística y calidad”. El vitivinicultor obtuvo un reconocimiento especial en forma de Premio Extraordinario de Formación Profesional, sobre todo, por su trabajo de fin de grado: “El trabajo consistía en hacer un planteamiento de bodega. Nos daban un poder de libertad. Yo lo que hice fue una bodega, en un terreno familiar, con todos los tratamientos que se harían al campo; y luego lo que es la bodega como tal, lo que viene siendo etiquetado y legislación”.

Uno de los procesos que más comúnmente realiza esta empresa es la gasificación. Félix Calcerrada, director técnico y de calidad de Ebesa, explicó en que consiste el método de gasificación de los vinos de la variedad espumosa: “Lo más importante es entender que gasificar no es introducir gas porque sí. La asimilación de gas por parte de las botellas es un proceso que consiste en introducir el gas carbónico al vino, para que tenga burbujeo”. Félix también destaca que existe una diferencia entre la gasificación artificial y de segunda fermentación: “Para alguien que está probando todos los días si encontraría diferencia. Pero nosotros hemos conseguido integrar de tal manera el gas en el vino que costaría mucho diferenciarlo”.

Felix Calcerrada, director técnico y de calidad de Ebesa
Felix Calcerrada, director técnico y de calidad de Ebesa

Proceso de embotellado

Tras todos los procesos  y técnicas mencionadas anteriormente, uno de los últimos procesos por los que pase el producto, antes de su venta, es el embotellado. José Manuel expuso cual es el proceso de embotellado que sigue el vino tras su paso por el laboratorio: “Lo que se hace es almacenar el vino en un depósito inertizado para poder preparar la bebida. Tras esto, se traslada el vino a unos depósitos agitadores y, una vez allí, se introducen todos los componentes que el producto final contendrá”.

José Manuel Romero realizando prácticas en el laboratorio
José Manuel Romero realizando prácticas en el laboratorio

Durante el proceso de embotellado, también se realiza un rebajamiento de la graduación de alcohol del producto: “Los vinos blancos tienen una graduación alcohólica de doce o trece grados y los tintos entre doce y catorce. Lo que se realiza es bajar con agua la graduación alcohólica”. Este proceso también puede dar lugar a bebidas derivadas del vino como pueden ser sangría y otro tipo de cócteles. Después de modificar la graduación alcohólica, se pueden realizar otras funciones, como bien sostiene José Manuel: “Cuando el producto está preparado y todo está analíticamente correcto se realiza un proceso de filtrado, micro filtrado o pasteurización para evitar posibles problemas de calidad”.

El vino en mercados internacionales

Valdepeñas es tierra de vinos y como tal, su basta superficie está colmada de viñedos y bodegas. Una de las más conocidas de la región, tanto a nivel nacional como internacional, son las Bodegas Navarro López. Dichas bodegas están adscritas a la Denominación de Origen de Valdepeñas. Precisamente, es en las afueras del municipio valdepeñero, donde se ubican las instalaciones de las bodegas de la empresa.

Las bodegas Navarro López no centran su venta al ámbito nacional. La empresa encuadrada en Valdepeñas obtiene un gran porcentaje de las ventas por las exportaciones al exterior. Aproximadamente, un 70% de las ventas totales de las bodegas Navarro López van destinadas al extranjero. La importancia de las exportaciones es tal dentro de la empresa que poseen sedes en Alemania, Moscú y Shanghai con sus propios delegados oficiales en cada una de ellas. Dichas ciudades están establecidas como centros estratégicos para la venta en todo el mundo. Su producción llega a un total de 70 países. Entre ellos podemos destacar Canadá, Estados Unidos, Alemania, Reino Unido o China.

Uva de viñedo en Valdepeñas
Uva de un viñedo en Valdepeñas

Las bodegas Navarro López están presentes dentro del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rioja. En el año 2011 la empresa Navarro López adquirió las bodegas Valoria, una firma que tiene su origen en el año 1860 y es una de las bodegas de la primera Denominación de Origen española. Las instalaciones disponen de una capacidad máxima para albergar unos 7 millones de litros. Además, la bodega comercializa en la actualidad unos 14 millones de botellas en diferentes formatos. Los trabajos de los comerciales y personal especializado en exportación se realizan desde la sede que la empresa posee en Cádiz. Esta sede se aprovecha de los servicios que la empresa otorga desde las instalaciones centrales en Valdepeñas.

El responsable de marketing de las bodegas Navarro López, Echedey Hernández, afirma que: “Ahora mismo la facturación estará en torno a 200 millones y las exportaciones significan un 65% de esa facturación”. La importancia de las exportaciones es tal que la empresa ha instaurado sedes en países como Alemania, China y Rusia: “Primero se hace fuerte en la CEE y así comienzan a llegar clientes rusos y chinos, y como consecuencia natural del servicio a estos clientes nos expandimos y tenemos oficina comercial allí”. Además, estas bodegas exportan a países como Reino Unido, Bélgica, Canadá o Bangladesh. El compromiso con el medio ambiente es fundamental para una empresa que trabaja productos alimenticios y naturales: “Tenemos dos certificados: el IFR y el BRC. Algunos ejemplos de acciones que respeten el medio ambiente serían utilizar agua reciclada para limpiar botellas, que la huella de carbono sea la mínima posible…etc”.

Denominación de Origen Valdepeñas

Las bodegas Navarro López poseen la Denominación de Origen Valdepeñas. Echedey Hernández relata el proceso para obtener esta denominación: “Más que conseguirlo, es que tú lo pides. Aceptas las normas que ellos te ponen y tienes una serie de ventajas. Una ventaja es que tus productos están bajo dicha denominación de Origen y esto repercute positivamente al mercado internacional”

¿En qué consiste una Denominación de Origen?
El sello de la Denominación de Origen se encarga de proteger los derechos e intereses de una Zona de producción vitivinícola. A partir del año 2009, esta institución se convierte en una Asociación Interprofesional, algo que permite a la Denominación de Origen Valdepeñas ser un marco estable entre los productores o comercializadores.

El proceso que se debe seguir para crear una Denominación de Origen es reunir a las dos partes implicadas: sector agricultor y el sector industrial. Una vez se centran, lo que se hace es establecer unas condiciones que deben recoger una limitación geográfica X que sea diferente por cualquier factor. Esto se presenta al ministerio y lo articula a través de la Junta. Posteriormente llega a Europa y ahí se aprueban las condiciones que otorga el sello de calidad a la denominación de Origen.

La Zona de Producción se sitúa principalmente en la llanura manchega, destacando los municipios de: Moral de Calatrava, Valdepeñas, San Carlos del Valle, Torre de Juan Abad, entre otros muchos.

Prácticamente todos los viñedos de la Zona de Producción se encuentran protegidos por la Denominación de Origen Valdepeñas, contando con un total del 48% de uva tinta y el 52% de uva blanca.

Alguno de los vinos de la Bodega Navarro López se encuentra bajo la Denominación de Origen Valdepeñas. Tres de sus principales marcas cuentan con esta distinción (Don Aurelio, Viejo Marchante y Pérgolas).

 

Reportaje realizado por: Christian Sánchez y Verónica Jiménez

Leave a Response