23 de noviembre de 2016. Un grupo de estudiantes y profesores se reúnen en los sofás de la facultad de Periodismo para empezar una actividad que poco tiene que ver con el omnipresente academicismo de la Universidad. Unas cuantas revistas y periódicos en la mesa, tijeras, pegamento y un par de siluetas blancas de hombres y mujeres en el suelo. La escena es más propia de una clase de plástica de preescolar que de una facultad de Periodismo donde los alumnos vienen a estudiar y sacar sus notas adelante.

Nada más lejos de la verdad.

Bajo el título “Recortando estereotipos contra la violencia machista” y el hashtag #recortandoestereotipos, la idea del evento organizado por la profesora Vanesa Saiz era que, creando collages de imágenes y frases significativas, llegásemos a darnos cuenta de uno de los principales mantras de los medios de comunicación en nuestra sociedad: la reproducción de estereotipos sexistas. Uno a uno, los asistentes al evento íbamos cogiendo la pintura, preparando las tijeras, y metiéndonos entre las páginas de las revistas en busca de anuncios; en busca de denuncia. Y no tardamos en encontrarla.

Las cuatro siluetas que los becarios de El Observador prepararon para la ocasión comenzaron a llenarse de color y reflexiones. En una silueta, un recorte de prensa rezaba: “Maquíllate como te mereces”, mientras un collage hecho con palabras de un periódico le contestaba: “La verdadera lucha está en tu piel”. En otra silueta, un pequeño cartel de una mujer de raza negra anunciaba Coca-Cola e invitaba a “invertir en las mujeres africanas, porque siempre compensa”, mientras una pintura exclamaba exaltada: “¡La revolución depende de ellas y de ellos!”. Ya en el suelo, un dibujo hecho a mano mostraba a una mujer musulmana con un hiyab en la cabeza conversando con otra y expresándole su lucha con un poderoso “Can we do it!”.

“Imagina un mundo sin estereotipos, machismos y violencia”. Tal vez la esperanza por la que tantas y tantas personas luchan día a día. Tal vez la esperanza a la que contribuían alumnos y profesores en una clase que nada tenía que ver con las repetitivas charlas magistrales de la Universidad, sino con la lección que solo la lucha contra los esterotipos sexistas puede traer: la victoria de la razón y la igualdad frente a la injusticia.

 

Autores
Juan Pérez – Texto

Daniel L. González – Galería fotográfica

Leave a Response