Ya nadie duda de los graves problemas ambientales que sufre el río Tajo, el más extenso de la península ibérica. La calidad del agua que surca en su cauce es extremadamente baja en la mayoría de su recorrido, puesto que está sometida a los vertidos urbanos e industriales sin depurar, los residuos ganaderos, las grasas procedentes de mataderos y a otros muchos factores. Es por ello que la contaminación es uno de los mayores conflictos por los que atraviesa este río. A pesar de la preocupante situación que sufren las aguas del Tajo desde hace 30 años, las responsabilidades  no acaban de perfilarse de forma clara.

El estado del Tajo varía en función de su paso por las distintas regiones. Hay algunas zonas que se encuentran en mejores condiciones que otras. El Tajo Medio, área de influencia de Madrid, es el tramo más afectado por la contaminación, ya que las depuradoras no funcionan bien desde hace muchos años y son muchas las empresas que depositan sus residuos en dichas aguas. No obstante, desde la comunidad madrileña se está haciendo un gran esfuerzo para solventar el problema. La Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo denuncia que desde allí “proceden numerosos vertidos incontrolados que en ocasiones son legales, ya que obtienen permiso para verter residuos no depurados tras pagar una multa, una acción totalmente inadmisible”. Sin embargo, a pesar de que la legislación obliga a que todas las empresas depositen el agua en perfectas condiciones, obtener una licencia no significa que estos residuos hayan sido previamente depurados.

Hace unos días, el Tajo a su paso por Toledo apareció cubierto de una densa espuma que desprendía malos olores. El presidente de la Plataforma de Toledo en Defensa del río Tajo, Alejandro Cano Saavedra desconoce el origen de los residuos, “no sabemos de dónde procedía la espuma exactamente, ya que según la Confederación Hidrográfica del Tajo fueron espumas que se formaron a la entrada de Toledo, pero yo dudo mucho que sea así. Creo que fue una respuesta fácil para reducir el problema y quitarse del medio apuntando a que desde ese punto se están vertiendo aguas negras”.  Sin embargo, este problema no es un hecho puntual puesto que es frecuente ver las aguas del río en estas condiciones.

El Tajo, cubierto con espuma blanca a su paso por Toledo. Fuente: Alejandro Cano, Presidente de la Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo
El Tajo, cubierto con espuma blanca a su paso por Toledo. Fuente: Alejandro Cano, Presidente de la Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo

La Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) es el órgano competente encargado de defender y proteger el agua de todo el cauce del río, y por lo tanto es a esta institución “a quien hay que pedirle responsabilidades, ya que es necesario que dé la cara y que apueste realmente por aquello que le ocupa” afirma el Presidente de la Mancomunidad del Torcón, Víctor Cerezo. Desde la plataforma de Toledo en Defensa del Tajo, también creen que la CHT no está cumpliendo en “absoluto” con sus obligaciones por diversas razones; por un lado, no tienen personal suficiente para atender los 16.000 km de agua que tiene el Tajo entre el río y sus afluentes, puesto que son únicamente 3 trabajadores. Por otro lado, las correspondientes consejerías de Madrid, Castilla- La Mancha y demás comunidades de la Cuenca del Tajo que también tienen ciertas competencias, deberían trabajar conjuntamente. “Si reciben órdenes por parte del Ministerio que no se ajustan a lo que ellos creen que es correcto, que se opongan, pero esto no ocurre, ya que están asignados por criterios político y en muchas ocasiones los expedientes de muchas empresas no acaban donde es debido”.

Además, desde el PP municipal toledano aseguran que la Confederación Hidrográfica del Tajo ha sancionado al Ayuntamiento de Toledo por no cumplir con sus responsabilidades, “conocemos que la Confederación ha abierto tres expedientes al Ayuntamiento de Toledo porque se siguen produciendo vertidos en la ciudad de Toledo de forma irregular, pero yo creo que hay que esperar a las conclusiones y, sobre todo, ponerse a trabajar para que esto no vuelva a ocurrir, exigiendo las responsabilidades a quien sea el causante de una cuestión que nos afecta a todos, porque es un atentado contra nuestro medio ambiente”, afirma, Jesús Labrador (portavoz del PP en Toledo). A pesar de esto, todos los ciudadanos en mayor o menor medida son responsables de esta situación, por ello es necesario aumentar la concienciación sobre la grave crisis que sufre el entorno.

Trasvase Tajo-Segura

El trasvase Tajo- Segura es una de las infraestructuras hidráulicas más importantes que se han realizado en España. Mediante esta obra se traspasa agua procedente del río Tajo desde los embalses de Entrepeñas (provincia de Guadalajara) y Buendía (provincia de Cuenca) hasta el río Segura. El objetivo de la misma es solventar la escasez de agua que se da en la zona española sureste. Este trasvase no ha estado exento de polémica, ya que desde que se pusiera en funcionamiento, los expertos en esta materia advertían que la contaminación se agravaría aún más. Alejandro Cano, apunta que “antes de que se pusiera en marcha el trasvase, hace 37 años, muchos colectivos denunciaron que aumentaría la contaminación del río Tajo como consecuencia de los vertidos de las zonas más industriales, ya que todo lo que procede de las fábricas, no se encuentra lo suficientemente limpio”.

Tras la contaminación, la sequía es otro de los problemas medioambientales que más inquieta a los castellano-manchegos, puesto que a pesar de contar con el rio más extenso de la Península, la región también tiene épocas en las que el nivel del agua es escaso. Es por ello que son muchas las personas que se oponen al trasvase Tajo- Segura, ya que teniendo en cuenta que el caudal del río no llega a los límites mínimos establecidos, se siguen haciendo trasvases.

Río Tajo (Toledo)
Río Tajo (Toledo)

El pasado día 3 de octubre, el Gobierno central volvió a autorizar una nueva derivación de agua de 60 hectómetros cúbicos. En relación a esto, el Viceconsejero de Medioambiente de la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha, Agapito Portillo, cree que “hay que trasvasar agua para que haya consumo de boca, eso sí es que es necesario, pero lo que no puede mantenerse son trasvases para riego cuando existen unas desaladoras que hemos pagado todos con nuestros impuestos. El Gobierno de Rajoy las ha obviado en los últimos años, están sin utilizar, y tenían como finalidad suministrar agua para los regantes de Levante”. “Estoy seguro de que hoy muchos ciudadanos lo consideran una aberración, también en las comunidades autónomas vecinas por esa conciencia medioambiental”. En cambio, el portavoz del PP en Toledo, Jesús Labrador, niega que el río se encuentre por debajo de los limites de caudal establecidos “actualmente en Toledo, el Tajo se encuentra muy por encima de los 30 metros cúbicos por segundo, estamos hablando que se están aumentando los caudales y se está haciendo de forma gradual”. Del mismo modo, el presidente de la Mancomunidad del Agua del Torcón, Víctor Cerezo, señala estar de acuerdo con el trasvase, “se debe tener en cuenta que hay zonas del sureste español que realmente necesitan disponer de esa agua y si en algún momento el caudal de río Tajo se viera afectado, estoy seguro de que las instituciones actuarían como es debido”.

Los diferentes criterios ideológicos mantienen posturas diversas en un asunto que les influye a todos ellos, y en el que muchos insisten en unir fuerzas, pero Agapito Portillo lo único que pide es que se diga la verdad a los ciudadanos y que se mire por el bien de nuestra región, de Castilla-La Mancha. “Si a los ciudadanos de Murcia se les dice que no hay otra alternativa al trasvase y se vende la noticia del trasvase en pleno período electoral, como una batalla ganada, después las consecuencias ecológicas se pagan en nuestra región”, afirma el Viceconsejero de Medioambiente de la Junta.

Está previsto que para el próximo año desde el Gobierno regional se lleven a cabo nuevas medidas para mejorar la situación del mismo, ya que tanto por parte del PSOE como del PP consideran que se debe buscar soluciones inmediatas de forma conjunta. “Tenemos que buscar alternativas entre todos, medidas que puedan venir con un Plan Hidrológico Nacional para rehipotecar determinadas cuestiones como el trasvase Tajo-Segura”, señala el Portavoz del PP municipal de Toledo, Jesús Labrador. Por otro lado, el Viceconsejero de Medio Ambiente afirma que, para esta legislatura, “desde Castilla-La Mancha vamos a exigir que se preserve el caudal ecológico del Tajo, ello requiere –como ha hecho el Gobierno regional- recurrir el Plan Hidrológico de esta cuenca. Seguiremos pidiendo al Gobierno central que ponga en marcha las desaladoras, y simplemente que cumpla con la normativa europea”.

Río Tajo
Río Tajo (Toledo)

En definitiva, según los expertos, el río Tajo es el torrente más maltratado de toda Europa Occidental. Su caudal soporta el 40% de la potencia nuclear que se ha generado en España. Jesús Rubio Gutiérrez, químico especializado en calidad ambiental afirma que “el maltrato que sufre el río es una verdadera pena”, ya que se trata de unas aguas “altamente contaminadas por las que nadie está haciendo nada al respecto”. Del mismo modo, “hay zonas como Extremadura en las que el Tajo no existe debido a la sequía. Los ríos se mueven, sus aguas cambian de cantidad y en el paso del mismo por dicha zona eso no ocurre” sentencia el químico. Asimismo, todas las instituciones y asociaciones esperan que la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), que es la que tiene las competencias en el Dominio Público Hidráulico de esta cuenca, ejerza con sus obligaciones. Agapito Portillo expone que desde la Consejería de Medioambiente se garantizará el compromiso y la ayuda necesaria que necesite la CHT, “le ofrecemos la total colaboración de la comunidad autónoma en aquello que le pueda resultar de utilidad”.

La tubería manchega, otra sombra del Trasvase Tajo-Segura
Evidentemente, Toledo no es el único punto de España en el que la gestión de sus aguas no se encuentra acondicionada correctamente por las instituciones correspondientes. Entre los pueblos manchegos cercanos a la cabecera del Tajo en Guadalajara y Cuenca, la apertura del proyecto de una tubería manchega que abastezca a los pueblos ribereños de la zona ha protagonizado un nuevo retraso en su calendario que lo alargará hasta el año 2020, con un incremento del presupuesto de hasta los 230 millones de euros desde que empezara el proyecto en 2009 hasta la nueva fecha de finalización. Esta obra se trataba de una medida implantada bajo el apartado del trasvase Tajo-Segura, cuyo proceso consistía en crear una gran tubería conductora de agua capaz de suministrar grandes cantidades a los pueblos de la Llanura Manchega, donde la sequía afecta a más de 600.000 habitantes. Actualmente, el proyecto ha sido reanudado de nuevo tras quedar estancado en la zona de Carrascosa del Campo (Cuenca) allá por el año 2013.

Arroyo El Salobral de Ocaña, a cinco kilometros de desembocar en el Tajo. Fuente: Alejandro Cano, Presidente de la Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo
Arroyo El Salobral de Ocaña, a cinco kilómetros de desembocar en el Tajo. Fuente: Alejandro Cano, Presidente de la Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo

Esta situación no ha hecho más que desembocar en una nueva “guerra” política entre el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y Emiliano García-Page, Presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Como se ha citado anteriormente, tras la decisión del Gobierno Nacional respecto a la aprobación de un nuevo trasvase, García-Page reclamaba ante estas medidas un poco de consideración por la situación del río Tajo, ya que dicha decisión fue tomada en temporada estival con el riesgo de evaporación que ello conlleva. Y justo ahora, cuando existe una situación extrema en el río Tajo, que no se encuentra entre las cantidades de agua que debería de estar, y tampoco se halla en buen estado, se pone en marcha la reanudación de las obras de la tubería manchega. Ante esto, desde la Consejería de Medioambiente de la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha manifiestan que “el problema se ha agravado por la acuciante sequía que no ha sido tenida en cuenta para la política trasvasista que se ha intensificado sin tener en cuenta que el Tajo se muere y que lo sufren los ciudadanos de Castilla-La Mancha”. Por su parte, el Presidente de la Plataforma en Defensa del Tajo en Toledo, Alejandro Cano, destaca que hace unos años el Ayuntamiento de Toledo presentó su negativa hacia este tipo medidas, pero desde el Gobierno Nacional se les comunicó que no aceptaría ningún tipo de condición.

De tal manera, al Gobierno regional no le queda otra opción que aceptar las órdenes impuestas y restaurar así esta infraestructura, una tubería que afecta a los habitantes de 59 municipios de la Llanura Manchega. De los 230 millones de euros establecidos en el presupuesto del proyecto, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha deberá hacer frente al pago de 30 millones de euros.

Reportaje y fotografías: Andrea Braojos y Jaime Galán

The following two tabs change content below.

Andrea Braojos

Latest posts by Andrea Braojos (see all)

Leave a Response