Nunca os habéis preguntado si la Capoeira es un tipo de lucha, si quizás sea un baile, o incluso una coreografía teatralizada? Pues nosotros sí, y lo hemos averiguado. Para ello nos pusimos en contacto con Reny, un brasileño que actualmente es instructor de Capoeira en Cuenca, que con la alegría y la amabilidad característica de los cariocas, nos invitó a pasar un rato con él y sus alumnos.

La Capoeira, al contrario de lo que mucha gente piensa, es un arte marcial, un arte marcial afrobrasileño que tiene su origen en el Brasil colonial. Esta lucha cuerpo a cuerpo fue creada por los esclavos de las plantaciones de caña de azúcar para defenderse de os abusos de sus amos. Como el propio Reny nos contaba, ante la falta de armas de ningún tipo y las fuertes restricciones de los Terratenientes, los esclavos se las tenían que ingeniar para crear un modo de lucha efectivo pero sin levantar sospechas. Por eso, en un alarde de imaginación, a estos afrobrasileños se les ocurrió  introducir ritmos musicales sobre los cuales montaban realizaban pasos de baile y acrobacias, inofensivos a ojos de sus amos, cuando lo que estaban creando en realidad era una forma de lucha.

Dos alumnos veteranos practican un complicado paso de Capoeira
Dos alumnos veteranos practican un complicado paso de Capoeira.
En el caso de la Escuela de Cuenca el orden jerárquico de menor a mayor
1ª Graduación: “Corda” verde. 2ª Graduación: “Corda” verde dos vueltas. Alumno avanzado: “Corda” verde-amarilla. Monitores: “Corda” amarilla. Formados: “Corda” amarilla-azul. Profesores: “Corda” azul. Contramaestros: “Corda” blanca-roja. Maestros: “Corda” blanca.

Por tanto, al tratarse de un arte marcial, la Capoeira tiene su propia filosofía y jerarquía. Tal y como nos cuenta Reny, la práctica de la Capoeira en occidente es muy diferente a Brasil; en Europa se vive de otra manera, normalmente es gente que quiere hacer deporte y se ven atraídas  por la espectacularidad de la Capoeira. Pero en Brasil es diferente, las personas que practican Capoeira se dedican plenamente y basan su vida ello; desde la relación con las personas, el culto a la música y, sobre todo, el seguimiento de un orden jerárquico muy especial. En Capoeira, al igual que ocurre con otras artes marciales, existe un orden jerárquico muy bien definido y representado por unos cordones o “cordas” atados a sus cinturas. El orden y la jerarquía varía en función de cada escuela pero siempre respetando el orden de los colores de la bandera de Brasil desde fuera (Verde) de menor grado, hasta adentro (Blanco) de mayor grado.

Un ritual muy especial

La “Roda” es el máximo exponente de la práctica. Se trata de un círculo, de al menos 3 metros de diámetro, formado por músicos y capoeiristas que marcan el ritmo y la intensidad del “jogo”. El “Jogo”, o juego, es el combate entre dos capoeiristas que se realiza dentro de la roda (algunos historiadores afirman que representan movimientos de animales de la selva como el jaguar, la araña o el macaco), donde cada uno muestra su habilidad, o “mandinga”, mientras el resto de capoeiristas espera a sustituir a uno de ellos mientras cantan y dan palmas. Como nos explica Reny, “La capoeira se practica en círculo porque es donde se concentra toda la energía que da la música y el resto de integrantes de la roda. Toda la energía que sale de la música las palmas y las canciones de los demás se transmite a los dos capoeiristas que están practicado dentro”. En un principio parece que todos los movimientos están ensayados al milímetro, pronto sales de dudas y te das cuenta de que se trata de una lucha cuerpo a cuerpo en el que la agilidad y los reflejos son el factor determinante.

Charla del monitor, Reny, durante una Roda.
Charla del monitor, Reny, durante una Roda.

Porque al contrario de lo que mucha gente cree, la capoeira no es un baile, ni un espectáculo acrobático, la capoeira es una lucha y eso es algo que Reny nos ha dejado muy claro. “La gente que viene por primera vez a una clase nos dice: `Qué bien ensayado lo tenéis`; sin embargo eso son esquivas y reflejos que vas ganando con el tiempo y el entrenamiento. Son reflejos que te hacen ver que cuando el rival va a dar una patada, tú automáticamente esquivas, contraatacas y haces una acrobacia. Es un ataque, respuesta; ataque, respuesta que lleva mucho entrenamiento”. Presenciar una roda es algo mágico, todo tiene sentido en este baile de locos.

La importancia de la música
La Capoeira no sería nada sin la música. Como nos cuenta Reny, se trata del único arte marcial que usa la música para motivar a los luchadores, “es el combustible para los atletas”. Es algo que tiene sentido si lo vemos con retrospectiva ya que, tal y como nos explica Reny, “los esclavos estaban todo el día cantando, era una manera de alegrarse las largas ornadas de trabajo, entonces pensaron que añadir la música y el cante a la lucha sería algo bueno, y así fue.” El Berimbau es el instrumento más importante de la Capoeira, es el instrumento que marca el ritmo y el estilo de “jogo” en la roda. Se trata de un instrumento de cuerda percutida hecho con una vara de madera flexible y un alambre, a lo que se le añade una “Cashishi” (instrumento idiofónico de origen africano) y una calabaza que hace de caja de resonancia.

Además del berimbau, se utilizan otros instrumentos como el “pandeiro”, similar a una pandereta pero de mayor tamaño; el “Roco.Reco”, que es un término general para referirse a varios instrumentos ideófonos (que usa su propio cuerpo como caja de resonancia); el “Agogô”, una especie de campana; y el “Atabaque”, un tambor afrorobrasileño de mano, alto y de madera. La unión de estos instrumentos, junto a las palmas y las voces de los capoeristas hacen de la Capoeira un arte marcial único y espectacular.

La Ginga como elemento fundamental

La “Ginga” es el movimiento básico de la Capoeira. “Ginga” significa literalmente balancearse o mecerse y es el movimiento madre del que nacen todos los desplazamientos, tanto de ataque como de defensa. “Si quitas la Ginga, la Capoeira parecería un kárate mal hecho” bromea Reny.

Alumna ejecuta un paso Capoeira ante la atenta mirada de sus compañeros.
Alumna ejecuta un paso Capoeira ante la atenta mirada de sus compañeros.

Simplemente consiste en el balanceo entre dos posiciones, la posición básica (una de las piernas permanece adelantada con la rodilla flexionada apoyando toda la planta del pie y la de atrás permanece también flexionada) y la posición paralela (tener las dos piernas paralelas). “Con este balanceo, lo que se pretende engañar al adversario, hacerle creer que estas bailando cuando lo que haces en realidad es marcar un territorio para después usar esa energía para dar una patada” añade el contramaestro.

Entrenamiento dinámico y divertido

Las clases, las prácticas, los movimientos y los bailes, todo se convierte en una reunión entre amigos en la que Reny, el monitor lleva la batuta. Al ritmo de la musicalidad de temas brasileños los alumnos empiezan a calentar; estiramientos, saltos, volteretas, carrera por el tatami. Tras la preparación previa, todo frente al espejo, a las órdenes de Reny. Comienzan los movimientos, y los giros y pasos, se entremezclan con la danza tradicional afrobrasileña.

Estiramientos previos antes de comenzar con los movimientos de más dificultad.
Estiramientos previos antes de comenzar con los movimientos de más dificultad.

A medida que pasa el entrenamiento la dificultad en los movimientos y los nuevos trucos van apareciendo en el tatami. Con más facilidad o más dificultad dependiendo del rango de destreza que cada uno posea. Recordemos que a esta disciplina no se viene a superar a los demás sino a superarse a uno mismo. Cada alumno adapta el paso a sus posibilidades. El monitor ejerce de figura motivadora para el resto del alumnado. Al no ser un deporte de contacto, Reny, fomenta los movimientos cuidados y vistosos, que haya elasticidad en los mismos y que los alumnos mejoren cada día, llevando su nivel de habilidad a la máxima expresión. Agrupa a sus alumnos en grupos de dos y de tres para entrenar los movimientos realizados anteriormente frente al espejo. La retroalimentación entre alumnos y profesor con los alumnos es uno de los pilares fundamentales para mejorar cada día tanto individualmente como en grupo.

Reny aconsejando e interactuando con sus alumnos.
Reny aconsejando e interactuando con sus alumnos.

Una investigación o tesis sobre la incidencia de la Capoeira en nuestra sociedad dice lo siguiente: “La Capoeira ha tomado auge dentro de las actividades deportivas que los jóvenes prefieren en la actualidad, por su claro sentido alternativo, que les brinda sensaciones nuevas, orientándolos hacia una vida sana, saludable y donde construyen valores desde la colectividad“.

Calidad técnica y humana
La Capoeira, al no usar golpes ni movimientos bruscos y buscar la elasticidad y la belleza en la forma de hacer las piruetas, se constituye como un deporte (arte marcial) muy sano en cuanto a físico se refiere. En este contexto, la Capoeira mejora la flexibilidad en las articulaciones, ayuda a un mejor desarrollo cardiovascular, también desarrolla un mejor equilibrio así como el tono muscular y la capacidad de respiración fortaleciendo los pulmones. Pero lejos de las ventajas físicas, la mayor ventaja que tiene este deporte es el entorno, la calidad humana.

Lejos de ser una clase fría en la que la interacción entre alumnos y monitor pasa a un segundo plano, esta disciplina fomenta el buen ambiente y las ganas de participar, no solo de este deporte, sino de construir experiencias y fortalecer amistades. A modo de anécdota, en el primer contacto que tuvimos con esta disciplina, nos hizo participar de un momento de unión antes de empezar a entrenar. Reny aglutinó antes de comenzar la clase a todos su alumnos para debatir donde se realizará la cena de equipo, una divertida charla que hizo empezar con buen pie y de la mejor de las maneras, un entrenamiento que se torna cada día en una reunión de amigos.

Una gran familia

Hablamos con varios alumnos y nos decían que eran un grupo muy compacto  donde había muy buen ambiente. También nos explicaron por qué eligieron Capoeira antes que otra disciplina. Los lazos familiares son importantes. Una de las alumnas asiste a clases con su hijo y nos explicaba que para ella Capoeira “es superación” y lo tuvo muy claro a la hora de apuntarse. Otro alumno destacaba la disciplina como un deporte de defensa en el que también se mezcla la instrumentalidad y las acrobacias. “Somos un grupo muy bueno, hay mucho compañerismo y mucha humanidad” explicaba uno de los alumnos más veteranos. Uno de los alumnos más jóvenes  nos comentó que se apuntó a Capoeira ya que le llamaba la atención y porque no había ningún gimnasio o mestre que impartiera la disciplina en Cuenca. También dice quedarse con el aspecto humano de las personas que participan con él en las clases.8o-foto-buena

También celebran sobre el tatami el cumpleaños de los integrantes en ‘La roda’, un circulo formado por todos los alumnos donde se dan palmas y salen de uno en uno o por parejas para hacer una especie de ritual o ‘lucha amistosa’ donde no hay contacto y el principal objetivo es divertirse. Cuando uno de los integrantes cumple años, se coloca en el centro de la roda y empiezan a jugar con él. Un gran ambiente imperante que hace de una disciplina tan exigente como la Capoeira unos lazos de unión que se traducen en diversión y devoción por lo que se practica.

Roda y fin del entrenamiento

Después de la roda con la que finalizan el entrenamiento, se reúnen todos en círculo y con la mano en el pecho, al unísono, gritan su lema de despedida de cada entreno. Una mezcolanza de edades, de formas de ser y de interpretar esta disciplina, pero siempre con algo en común, ayudarse y divertirse para seguir progresando y disfrutando de la Capoeira todos juntos.  

 

Carrusel de fotos

 

 Fernando Bustamante García

José Ramón Gutiérrez Ruiz

 

Leave a Response