La única escuela de Boxeo que se puede encontrar en la capital de Ciudad Real se llama Escuela Rayfer y está situada en el Polideportivo Quijote Arena. Fundada en 2013, su principal objetivo es acercar a todas las personas interesadas a que conozcan este deporte y que aprendan la técnica del boxeo, golpes, desplazamientos, esquivas, etc, sin necesidad de contacto.

La Escuela de Boxeo Rayfer tiene tres entrenadores que previamente han sido boxeadores profesionales: Rafael de la Cruz Díaz, su hijo Rafa de la Cruz y Jesús Manuel Silva.

Certificados de los entrenadores: Rafael, Jesús y Rafa
Certificados de los entrenadores: Rafael, Jesús y Rafa

Rafael de la Cruz Díaz, “Chino”

Rafael de la Cruz Díaz es el fundador de la escuela Rayfer y lleva dedicándose al boxeo unos 40 años. Empezó con tan solo 14 años y poco a poco consiguió consolidarse como boxeador profesional llegando a ser Subcampeón de España en el año 1982. Una vez conseguidos sus objetivos, decidió que ya había llegado la hora de dejar atrás las competiciones y quiso cumplir su pasión de ser instructor de boxeo, por lo que fundó en 2013 esta escuela. En su trayectoria, ha formado a boxeadores profesionales de la talla de Juan Carlos Díaz, alias “Chupete”, quien ha sido tres veces campeón de Europa y seis de España de peso ligero.

Por su larga trayectoria en el boxeo, en el año 2004 Rafael fue elegido Presidente de la Federación de Boxeo de Castilla-La Mancha, puesto que conserva en la actualidad. Sus principales funciones son vigilar que el reglamento sea efectivo en toda la región y velar por el buen funcionamiento de este deporte en todos los niveles, ya sea de los deportistas, de los clubs, de los técnicos, de los árbitros o de los entrenadores.

Rafa de la Cruz Panadero, “Rafita”

Rafa de la Cruz es el hijo de Rafael y Vicepresidente de la Escuela Rayfer. Comenzó a conocer el mundo del boxeo desde pequeño por su padre, quien lo llevaba al gimnasio donde entrenaba y lo acompañaba en sus numerosas competiciones. Pasaron los años y Rafita se interesó cada vez más por el boxeo. Empezó a entrenar primero como aficionado, después de forma más seria, y desde hace cinco años es entrenador de este deporte, tres instruyendo en la escuela que fundó su padre.

Para Rafa lo más difícil del boxeo son los comienzos porque cuesta mucho el adaptarse. Se debe hacer hincapié en la técnica y sobre todo ir poco a poco creando una buena base. Por el contrario, lo más gratificante es ver el día a día de sus alumnos y cómo estos van superándose poco a poco después de tantas horas de trabajo y esfuerzo.

Los entrenadores Rafa y Jesús
Los entrenadores Rafa y Jesús

Jesús Manuel Silva, “Huracán”

Jesús Manuel Silva es más conocido como “Huracán”, su apodo de boxeador. A los 15 años se apuntó a un gimnasio de boxeo que había al lado de su casa y conoció a Rafael, al cual le debe todo ya que le enseñó primero a ser persona y posteriormente a ser boxeador. Huracán, además, ayudó a entrenar mejor a los alumnos de Rafita y, cuando por fin se inauguró la escuela Rayfer, Rafael le pidió que fuera uno de los tres entrenadores. Actualmente lleva quince años como instructor.

Según lo que ha podido comprobar Jesús a lo largo del paso de los años, es que lo que más busca la gente ahora cuando se apunta a boxeo es estar en forma y no tanto el competir. Tal vez sea porque el boxeo es uno de los deportes más completos y técnicos que existe, ya que para dar un solo golpe se necesita girar todo el cuerpo -y no solo utilizar los brazos, como algunos creen-, por lo que en este deporte se trabaja con el cuerpo entero.

¿Cómo se entrena en la Escuela de Boxeo Rayfer?

En esta escuela están actualmente inscritos 64 alumnos y alumnas que provienen tanto de Ciudad Real capital como de los pueblos de alrededores. Las clases tienen de duración una hora y media y pueden asistir todos los días que deseen desde el lunes hasta el viernes.

Alumnos de la escuela realizando el calentamiento
Alumnos de la escuela realizando el calentamiento

Lo primero que realizan antes de empezar con el entrenamiento es un calentamiento previo de treinta minutos para que el cuerpo entre en calor con los músculos y así no sufrir lesiones. Siguiendo las pautas de los entrenadores, comienzan por el tobillo izquierdo y terminan por la cabeza, con lo que se estiran todos los músculos y articulaciones del cuerpo. Después, hacen una carrera continua combinando diferentes ejercicios como pasos laterales,  tocar el suelo con la mano izquierda cuando el entrenador dice “uno” y con la derecha cuando dice “dos”, ir de puntillas o abrir y cerrar rápidamente las piernas. Cuando esto se concluye, los alumnos realizan un total de treinta abdominales, veinte flexiones, treinta lumbares y veinte sentadillas. El último paso del calentamiento consiste en seis minutos de comba y en botar una pelota pequeña para coger coordinación con las piernas. Un duro calentamiento en el que todos los alumnos acaban sudando y preparados para la siguiente fase.

Una vez finalizado el calentamiento se alterna por días el trabajo de físico -en el que se utilizan materiales como pesas, conos o rodillos- y el trabajo de sacos para practicar fuerza, velocidad, defensa o ataque, ya sea de forma individual o por parejas. Para desarrollar mejor estas habilidades existen diferentes tipos de sacos y materiales: punching man, punching ball, pera grande, pera pequeña, saco de pared, saco inclinado o “chorizo” y los sacos normales que su peso oscila entre los 45 y los 100 kg.

Sacos de pera grande y sacos normales
Sacos de pera grande y sacos normales

Para poder utilizar estos sacos y materiales hay que saber golpear correctamente. Los tipos de golpe empleados en boxeo son: directo, crochet, gancho, hook, swing y golpe bajo a la boca del estómago o al hígado. Cada uno de estos golpes se puede mezclar con otros dando lugar a diversas combinaciones de pegada. Así lo explica Jesús Manuel Silva en el siguiente vídeo.

El cuadrilátero
La Escuela Rayfer posee en sus instalaciones un cuadrilátero de boxeo -más conocido como ring-, pero no profesional, sino de entrenamiento. Los alumnos se suben individualmente a esta plataforma y el entrenador les tutoriza sobre cómo golpear, atacar y defenderse utilizando un cilindro de gomaespuma para corregir los fallos.

Alumno con Rafa aprendiendo en el cuadrilátero
Alumno con Rafa aprendiendo en el cuadrilátero

Ocasionalmente los alumnos se suben por parejas al ring, pero solo cuando tienen una buena técnica de boxeo. Para que los boxeadores de esta escuela puedan pasar directamente a competir con otros clubs, han de estar totalmente preparados y tener ciertas dotes y preparación física. De los 64 alumnos inscritos en la escuela ocho combaten de forma oficial, unos como amateur y otros como profesionales. Dos de las  diferencias que existen entre estas categorías son el tipo de vendaje –más blando para el amateur y más duro para el profesional- y que los profesionales combaten sin camiseta. Ellos son: Sheila García, Álex Rat, Héctor “Pantera de Coloma”, Antonio Espadas “El niño de Almagro”, Beatriz Peña, Giovanni Tacle, Rafael Moya “Falín” y Aitor Grande, todos ellos de edades comprendidas entre los 17 y 22 años. Algunos han logrado ganar campeonatos regionales y hasta ser primeros de España.

Cartel de combate patrocinando a alumnos de la escuela
Cartel de combate patrocinando a alumnos de la escuela
El boxeo desde el punto de vista de los alumnos

Aunque en países latinoamericanos la edad para comenzar a practicar el deporte del boxeo es bien temprana, a partir de los 8 años, el reglamento español recomienda no empezar antes de los 15 años. Es por esto que la Escuela Rayfer no acepta a niños con menos de esta edad porque se considera que todavía no están totalmente desarrollados física y mentalmente. Por el contrario, el boxeo no tiene una edad máxima, es decir, se puede practicar hasta que el cuerpo aguante. En la escuela ciudadrealeña podemos encontrar a alumnos desde los 15 hasta los 54 años.

Antonio Espadas

Antonio Espadas
Antonio Espadas

Antonio Espadas es uno de los más veteranos de la escuela. A sus 54 años, este es su tercer año en boxeo. Se interesó por este deporte porque se apuntó primero su hijo, más conocido ahora como “El niño de Almagro”. A Antonio lo que le encanta de este ejercicio es la cantidad de fuerza física que se desgasta y el buen tono corporal que se desarrolla porque se trabaja con la fuerza, la potencia, la flexibilidad y la agilidad. Cuanto más practica menos cansado se encuentra y recalca que no es lo mismo estar cansado que estar agotado, ya que el estar agotado implica que el cuerpo no aguanta más. Cuando finaliza una de las clases sale por la puerta motivado y con ganas de que llegue el siguiente día.

Félix Moreno

Félix Moreno
Félix Moreno

Félix Moreno es estudiante de Ingeniería de la Edificación. Para él, el boxeo es un buen método de escape para el trabajo diario. Desde pequeño le llama la atención este deporte porque contemplaba con su padre vídeos épicos de boxeadores estadounidenses. Se toma el boxeo como un deporte para mantenerse en forma y piensa que la fuerza de las piernas es lo más importante, aspecto que más hincapié hacen en esta escuela, aunque también se tonifica todo el cuerpo. Algunos de sus amigos o familiares tienen el concepto de que el boxeo es peligroso y puede dejarte un ojo morado, pero en realidad en la Escuela Rayfer hasta que no vean al boxeador completamente preparado no lo suben al ring facilitado en la clase. No ocurre lo mismo con otros gimnasios o escuelas convencionales en los que se sube demasiado pronto al cuadrilátero sin saber bien la técnica. Félix anima a la gente que esté interesada mínimamente en el boxeo a que lo pruebe, porque es un deporte que despeja bastante, se descarga mucha adrenalina y al final el cuerpo se queda como nuevo.

Ana María Sánchez

Ana Sánchez
Ana Sánchez

Ana Sánchez es alumna de la Escuela Rayfer desde el mes de marzo. Llevaba muchos años interesada en el boxeo cuando un día le regalaron unos guantes y pensó que ya era hora de utilizarlos. Lo que más le gusta es que es un deporte muy completo por todo el ejercicio que se practica y lo más complicado es ejecutar correctamente cada golpe, porque se tiene que mover bien las caderas y las piernas junto a los brazos. A Ana le gustaría que se apuntaran cada vez más chicas a boxeo, ya que es un deporte en el que predomina más el género masculino y actualmente esta escuela cuenta con unas trece mujeres.

Ángel Turrillo

Ángel Turrillo
Ángel Turrillo

Ángel Turrillo es otro de los más veteranos de la escuela, con 54 años como su compañero Antonio. Además de mantener la forma física, con el boxeo está aprendiendo a defenderse. Al practicar este ejercicio se siente estupendamente, aunque lo que más le cuesta realizar es girar la cintura. Piensa que la gente tiene un mal concepto del boxeo porque lo ve como un deporte agresivo, pero deben saber que existe un gran respeto entre todos, ya que al finalizar una lucha o combate, ambos boxeadores se abrazan y se llevan bien, no se guardan ningún rencor. Es por esto que al boxeo se le llama “el noble arte”.

Logotipo de la escuela
Logotipo de la escuela

En lo que sí están de acuerdo tanto los alumnos como los entrenadores es que aquí el ambiente es muy familiar, por motivos tan especiales como que todos se sienten como en casa, la gente es muy amable, disfrutan de momentos muy divertidos y se cuidan los unos a los otros ejerciendo este deporte que ha sido, es y seguirá siendo practicado por miles de personas.

 

Galería fotográfica

The following two tabs change content below.

Leave a Response