Si se habla de Carreras de Orientación quizá para muchos no sea considerado un deporte en sí, ya que se puede relacionar sobre todo con actividades realizadas en un entorno escolar. La Federación Española de Orientación las define como “una actividad deportiva que requiere constantemente exigencias físicas e intelectuales ya sea practicada como juego, entrenamiento o competición. Una carrera individual sobre terreno variado con un recorrido determinado por una serie de controles que el deportista debe descubrir por itinerarios elegidos por el mismo, sirviéndose únicamente de un mapa y una brújula”.

Las carreras de orientación pueden ser similares a una gymkana, “una carrera en la que te dan un mapa y tienes que pasar por los puntos de control en las que se encuentra una baliza electrónica y cada corredor lleva un chip. Cuando llegas a dicha baliza detecta que el corredor ha estado ahí y esto queda registrado para poder demostrar que se ha pasado por cada baliza”. Así lo define el creador de la Escuela de Orientación BMT de Casas de Vez (Albacete), Javier García.

Esta Escuela de Orientación comenzó en el año 2011 con el objetivo de promover este deporte y que los más jóvenes pudieran disfrutar de él. Así lo aseguraba su creador, Javier García, que también añade que “lo tenía como hobby ya que ni los entrenaba y solo les daba la información. Luego cuando comenzaron a tener buenos resultados me plantee el entrenarlos un poco para que fuesen mejor en las competiciones porque los chavales tienen buen potencial”.

Para la realización de cada una de estas carreras, tanto si son por equipos como individual, los corredores cuentan con mapas específicos de orientación. Cada uno de ellos tiene su propia simbología y se hacen a propósito para dichas competiciones. Pueden ser de dos tipos: urbanos y de montaña. Los jóvenes que comienzan en este deporte, a menudo suelen empezar por carreras urbanas ya que son más sencillas y menos técnicas, y cuando van cogiendo práctica y soltura se arriesgan a la montaña donde predomina más la técnica, como asegura García.

Recorridos específicos

A la hora de comenzar con el recorrido que se encuentra específico en el mapa, los corredores deben pasar por todas las balizas que se nombraban al principio para que quede registrado que un corredor ha estado ahí y poder puntuar. Si uno de los participantes no pasa por dicho chip de control, quedaría descalificado directamente de la competición. Por eso, es precioso que se realice el recorrido correctamente y siempre siguiendo el orden que apetece en el mapa.

Corredora del BMT pasando por una baliza / Foto: Ascen Pérez
Corredora del BMT pasando por una baliza / Foto: Ascen Pérez

Es cierto que este deporte es más conocido en un entorno escolar por lo que algunos de los equipos que se encuentran en la Escuela de Orientación BMT Casas de Ves están formados con estudiantes de colegios de la localidad de Casas Ibañez, Villamalea, Casas de Ves y de los Institutos. Estos equipos han sido los encargados de participar en diferentes campeonatos como el recientemente celebrado en Asturias, el Campeonato de España de Centros Escolares de Orientación (CECEO).

Existen varias categorías en las carreras: Alevín, que engloba las edades de 11 y 12 años; Infantil, de 13 y 14; Cadete, de 15 y 16 años; y Juvenil, de 17, 18 y 19 años. Y en cuanto a las categorías adultas, en el caso de la provincia de Albacete, se hace por niveles de dificultad: nivel fácil o de iniciación, intermedio y difícil. “En función de la experiencia del adulto se apunta a un nivel u otro. Esto está teniendo mucho éxito, ya que, por ejemplo, en Cuenca los adultos están en rango de edad, pero a lo mejor hay una persona que está empezando y por edad le toca la categoría Senior y es la más dura y se le hace un poco cuesta arriba”, asegura Javier García.

A la hora de realizar una competición, tanto jóvenes como adultos, siguen un entrenamiento. En el caso de los más jóvenes, todo está basado en el Campeonato Provincial Escolar por lo que son, se podría decir, independientes a la hora de entrenar. Sí que es cierto, que aquellos que quieren mejorar, gracias a esta Escuela de Orientación, se les prepara entrenamientos específicos. Estos se hacen teniendo en cuenta todas las edades y niveles para que todos puedan participar en ellos.

Ya que Javier García compagina su trabajo con ser entrenador de los equipos, cuenta con ayuda a la hora de poder realizar estos entrenamientos. Una de las corredoras adultas del equipo y maestra en uno de los colegios participantes, Eva María García, asegura que han llegado a plantear alguno, sobre todo, en el Campeonato de España de Asturias. “Mi marido y yo nos encargamos de entrenar a un equipo de alevín. Pero por lo menos un entrenamiento al mes sí que suele haber, pero como casi todos los fines de semana hay carreras, las tomamos como un entrenamiento”, añade Eva María García que lleva un año en este deporte.

Comenzó como hobby, ya que le gustaba la naturaleza, salir, viajar y lo veía como un deporte que se podía realizar en familia. Así compaginaba todos sus gustos y comenzó a correr. “Al principio corríamos en familia, hasta que mi marido comenzó solo y yo empecé con mis hijas. Luego ya empezó a gustarme a mí y empecé a correr sola y mi hija mayor, de nueve años, también comenzó a hacer carreras sola”, cuenta Eva.

Además de entrenar físicamente, a la hora de competir en una carrera de orientación también hay que estar preparado mentalmente. “Nuestro lema es ‘pensar y correr’ y no lo contrario. Porque hay carreras que te dedicas a correr y te olvidas del mapa entonces hay carreras que tardarías menos si vas andando pero que vas sin perderte y por el sitio correcto. Un fallo de concentración en una baliza puede arruinar toda la carrera por eso la concentración es muy importante”, añade el creador de la Escuela, Javier García.

Campeones de España

Todo esto quedó reflejado en el Campeonato de España de Centros Escolares de Orientación celebrado en Asturias el pasado 26 y 27 de noviembre, donde Tamara Pérez, Diana Herreros, Andrea García, Natalia Navarro y Ana Defez en la Categoría Cadete femenina y José Antonio Villar, Javier García, Daniel Tarancón, Francisco Jiménez y Pascual Pardo de la Categoría Infantil Masculino se alzaron con el Campeonato de España en sus respectivas categorías. “Este campeonato es de centros escolares, es decir, de colegios e institutos, entonces ahí competían el IES Bonifacio Sotos de Casas Ibañez y el Colegio también de esta localidad y el de Villamalea. Ya que es un instituto que lleva gente de todos los pueblos, este campeonato lo tomamos como propio pero pertenece al Instituto”, añade Javi García. Esto les ha llevado a clasificarse para asistir al Campeonato Mundial de Escuelas de Orientación en Palermo (Italia) que tendrá lugar del 22 al 28 de abril de 2017.

Al igual que ocurre en otros deportes, las carreras de orientación son poco conocidas y pocas veces aparecen pantalla o en espacios de información deportiva. Pero con estos resultados cabe destacar que España cuenta con grandes promesas de la Orientación y por tanto se debería apoyar tanto este deporte como otros. Sobre todo, como ocurre en estos casos, en edad escolar para que puedan ir asegurándose un futuro en el deporte que les apasiona.

 

Auténticos campeones
El Campeonato de España de Centros Escolares de Orientación alzó a la victoria a dos equipos escolares que también se encuentran en la Escuela de Orientación BTM de Casas de Ves, concretamente el cadete femenino y el infantil masculino. Ana Defez y Pascual Pardo pertenecen a estos equipos. Con tan solo, 15 y 14 años respectivamente están completamente dedicados a esta disciplina.

Ana Defez durante una Carrera de Orientación / Foto: Ana Adela Cernicharo
Ana Defez durante una Carrera de Orientación / Foto: Ana Adela Cernicharo

 

Pascual Pardo durante el Campeonato de España / Foto: Ascen Pérez
Pascual Pardo durante el Campeonato de España / Foto: Ascen Pérez

Ambos cuentan que empezaron este deporte hace apenas dos años. “Empecé a ir a nacionales y carreras el año pasado cuando ya me dediqué a ello seriamente”, asegura Pascual. Mientras que Ana asegura que ella practicaba otro deporte totalmente diferente, el voleibol. El momento de decidir entre uno de los dos, carreras de orientación o voleibol, llegó cuando “un fin de semana coincidió que eran los dos campeonatos regionales y no sabía a cuál ir, pero elegí la orientación ya que era yo sola, probé y al final salió todo muy bien”.

A la hora de enfrentarse a las carreras, los nervios se convierten en el protagonista que se apodera de sus cuerpos. La campeona del cadete femenino, Ana Defez asegura: “Cuando tengo el mapa dejo de estar tan nerviosa, y luego una vez que termino, según se me ha dado la carrera, independientemente de si he ganado o los tiempos que haya hecho, solo pienso en los fallos que haya tenido”.

Pascual afirma que nunca hubiese imaginado poder llegar a convertirse en campeón con su equipo, y mucho menos poder llegar a competir en el mundial, “tuvimos que hacer una selección entre diez chicos. Entrenamos y trabajamos duro para poder asistir”. Por su parte, Ana reafirma la opinión de Pascual, destacando que “no sabía que iba a poder llegar tan lejos”.

La afición por este deporte les ha llevado compaginar esto con los estudios. Tanto Pascual como Ana se encuentran realizando tercero y cuarto de la ESO, respectivamente. La clave en la que ambos coinciden es en “no dejarlo todo para el fin de semana” y “estudiar entre semana para poder tener libres los días de competición”.

Foto de portada cedida por: Ana Adela

Reportaje realizado por:

Karina Requena y Verónica Jiménez

Leave a Response