Si creías que el submarinismo no está considerado como un deporte, estas equivocado. El buceo también es conocido como apnea o buceo libre, es una técnica donde el ser humano se sumerge en el agua, ya sea, río, mar, lago o incluso piscina, con el fin de desarrollar una actividad recreativa o profesional. La clave de este deporte reside en la confianza y en el compañerismo.

En el submarinismo debemos distinguir entre el buceo por ocio deportivo-recreativo y el buceo destinado a la competición. El buceo de ocio es el que más se practica, tal vez sea porque no se requieren condiciones físicas especiales ni entrenamientos específicos.

En Cuenca, el Club Actisub es el encargado de impartir los cursos de submarinismo. Esta formación es conocida como “bautismo” que se realiza durante todo un día, la preparación se realiza en la piscina del club y adquiridos los conocimientos teóricos, se realiza la inmersión en el rio Júcar con una inmersión máxima de seis metros. La preparación en piscina consiste en realizar ejercicios para que el alumno coja confianza bajo el agua, “lo primero que deben saber es nadar, después se les enseña el manejo del regulador de oxígeno y del chaleco donde se pone la botella oxígeno, se comienza a partir de dos metros de profundidad” afirma Martín Brau Álvarez,  Presidente del Club Actisub de Cuenca e instructor de buceo.

Cangrejo en en la profundidad del río Júcar. Fuente: Club Actisub

Una de las características de este deporte es que nunca se debe bucear sólo, siempre hay que ir acompañado  “en este deporte lo más importante es la seguridad y por eso es recomendable que los inmersiones siempre se hagan con un instructor y acompañado” afirma Martín Brau.

El buceo de competición, es una modalidad reconocida por la Confederación Mundial de Actividades Subacuaticas   que requiere de una preparación mayor y de unos entrenamientos que son muy costosos. La preparación  consta de formación teórica y práctica y se práctica tanto en piscinas cubiertas como de exterior, el records se establece entre los 25 y 50 metros.

“Una Experiencia increíble”

Pedro Martínez, es buceador profesional gracias a los cursos realizados en el club Actisub de Cuenca, donde ha obtenido el título de submarinismo avanzado, que le permite bucear en cualquier parte del mundo. Pedro ha seguido los pasos de su hermana María, ya que fue ésta la que le impulsó a moverse por este mundo “gracias a mi hermana, cada día me gusta más bucear, es otro mundo distinto”.

A los lugares que más  acude para realizar esta técnica es a la zona de Alicante, Valencia y Almería, aunque ha confesado que el lugar más bonito para practicar el buceo son las Islas Culumbretes, un paraje natural que se encuentran en la provincia de Castellón, un mundo diferente de lo que se practica en el río Júcar de Cuenca “aquí sólo hay cangrejos, palos, piedras y truchas, pero la vida marina es muy bonita , ver un ancla o un barco hundido y meterte dentro … es una experiencia increíble.

Los primeros pasos  al iniciarse en el mundo del buceo, fue pasar un reconocimiento médico, ya que Pedro tiene  diabetes por lo que para él fue un logro que no le rechazasen por esta enfermedad, ya que este deporte cuenta con unas medidas de salud muy estrictas.  Realizó este curso en dos semanas,  primero se llevó a cabo el curso de ‘Bautizo’, una primera toma de contacto para practicar esta técnica que se realiza en piscinas que disponen el club Actisub, “yo estaba perdido, no sabía respirar, te ponían todo la equipación y  te metían para abajo… de todo pero bueno realizábamos muchos ejercicios”.

A continuación, era la hora de poner en práctica todo lo aprendido en el río Júcar,  bajadas hasta 15 metros, uno de las claves a tener en cuenta es el tema de la seguridad, ya que confiar en tu compañero es lo imprescindible en este deporte. Otra de las claves es la comunicación, ya que el buceo consiste en comunicarse por los problemas que se pueda presentar en ese mismo momento, como la cantidad de oxígeno que te queda en la botella.Una vez realizada esta práctica, se lleva a cabo un examen teórico y práctico.

Además Pedro, una vez realizado este curso  quiso seguir formándose con un curso avanzado, donde se realizan bajadas de hasta 40 metros y aprendió más técnicas sobre este deporte, como las  tablas que se realizan para el seguimiento del nivel de nitrógeno en  sangre, las inmersiones realizadas, los sitios en los que se ha buceado, etc.

También ha confesado que le gustaría bucear más, aunque les limita poder ir al mar ya que condiciona la duración del trayecto y el dinero para alquilar un equipo, aunque asegura que merece la pena ver la vida que hay debajo del mar.

El buceo en CLM

Aunque Castilla- La Mancha es una comunidad de interior, tiene bastante relación con las actividades subacuáticas, “no al nivel que nos gustaría, pero hay mucha inquietud por conocer el mundo del buceo” afirma Pedro Sandoval del Olmo Presidente de la Federación de Actividades Subacuáticas de Castilla-La Mancha.

El buceo es un deporte que cada día atrae más adeptosel buceo está muy de moda y es normal porque es una actividad muy apasionante, permite conocer un mundo distinto al que estamos acostumbrados a vivir con una fauna, flora y paisajes muy bellos que para la mayoría de las personas son desconocidos” afirma Pedro Sandoval.

Actualmente en Castilla- La Mancha esta Federación  cuenta con 500 Licencias Federativas en activo “aunque no disponemos de muchas licencias, cada día va creciendo el número de ellas, estamos en un momento de auge, en Albacete es donde más número de buceadores hay, probablemente por la proximidad a la costa”

CLM dispone de diferentes lugares donde practicar esta modalidad, en Cuenca el lugar donde se practica más el buceo es en el rio Júcar, sin embargo para Pedro  “el buceo se puede practicar en cualquier lugar inundado pero uno de los parajes más bonitos son las Lagunas de Ruidera”

La competición es el punto débil de este deporte en Castilla- La Mancha “En cuanto a competición no podemos presumir de tener cada año muy buenos resultados, aunque en el Campeonato de España de Fotografía Submarina (NAFOSUB), hemos tenido un Campeón de España y actualmente somos los terceros en la clasificación por FFAA” declara Pedro Sandoval

Buceador entre rocas. Fuente: Club Actisub

Buceo adaptado

El buceo es sinónimo de compañerismo y de confianza, dentro de esta técnica encontramos el buceo adaptado destinado a personas con discapacidad. Para que esta práctica sea posible es necesaria la adaptación de material y técnicas formativas.

Miguel Ortega, técnico auxiliar deportivo de Delfis Cuenca, empresa que ofrece actividades físicas adaptadas para personas con discapacidad, considera que “el buceo adaptado es una experiencia  fabulosa para la personas con discapacidad, lo mejor es que vengan con algún familiar y así poder disfrutar algo juntos, el deporte debe adaptarse a la realidad de cada persona para que pueden disfrutarlo”.

La actividad está dirigida a personas con discapacidad motora, visual etc. “ Me parece que es un medio ideal para que la gente se sienta libre, les da autonomía, alegría y se sienten realizados, el buceo es muy integrador y tiene muchos beneficios  no solo físicos sino también mentales” asegura Miguel Ortega

La Equipación
En el submarinismo y como en cualquier deporte la equipación es muy importante. En el submarinismo el quipo  consta de traje de buceo, gafas  aletas, tubo de respiración, botella de oxígeno, chaleco hidrostático, regulador y un ordenador de buceo.

El traje de buceo es un elemento básico en la equipación, su función es proteger al buceador de una posible hipotermia. El traje más utilizado para el buceo en el río Júcar es el neopreno húmedo que se utiliza en aguas con una temperatura entre los 15 y 18 grados, aunque hay también neoprenos semi-secos o secos, el traje húmedo “los trajes secos son los mejores ya que puedes sumergirte incluso con vaqueros y no te mojas, aunque los húmedos son los más utilizados debido a que tienen un precio más económico” afirma Pedro Martínez buceador prefesional

La botella es otro elementó fundamental, la botella contiene el aire que permite al buceador respirar debajo del agua. La capacidad de las botellas va desde los 15 a los 18 litros, su precio oscila los 200 euros. Las gafas de sol permiten al buzo que pueda ver bajo el agua y en los casos en el que le agua es salada no le afecte a los ojos. El uso de atletas aumenta la velocidad del buceador al nadar y elemento nuevo, el ordenador es el encargado de controlar la profundidad a la que se encuentra el buzo.

El submarinismo es una modalidad deportiva que fomenta el compañerismo ya que siempre se hace en pareja. Que un deporte tenga una labor social supone que sea un deporte completo, un deporte que piensa en los que siempre suelen estar olvidados y que le presta su ayuda para que se sientan libres y realizados. Por ello, es importante dar a conocer esta modalidad porque también fomenta el amor por la naturaleza a los animales y sobre todo a las personas.

Realizado por Estefanía Manzano y José Antonio Rodríguez

The following two tabs change content below.

Leave a Response