Las lagunas de Ruidera

España es un país donde predomina el empleo en el sector servicios y, en especial, en el turismo, ya que cada año recibe millones de turistas. El turismo rural también se está incrementando y esto se refleja en el aumento de un 11,8% en ocupación en alojamientos de turismo rural en 2015 en comparación con el año anterior, según datos de la encuesta de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur), difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las Lagunas de Ruidera son uno de los destinos de turismo rural que más se están incrementando en los últimos años. Este destino turístico se encuentra entre las provincias de Albacete y Ciudad Real, y se caracteriza por la unión entre una laguna y otra que van formando saltos de agua y torrentes, en especial en épocas en las que se registran altas precipitaciones, dejando una bonita estampa natural. Este parque natural ha sido declarado una de las 7 maravillas naturales de España.

En cuanto a afluencia de visitantes, el valor que ha obtenido este año no ha repercutido apenas en el aumento de visitantes, al igual que tampoco ha influido el 4º centenario de la muerte de Cervantes -que es este año-; ni tampoco el 4º centenario de la 2º parte del Quijote, que fue el año pasado. Muy poca gente, menos de un 1%, ha visitado el parque a propósito solo por el hecho de ser declarado como una de las 7 maravillas naturales de España o por ser fechas señaladas por la muerte de Cervantes.

Lo más destacable de este parque natural es su formación de toba calcárea, una creación  natural que se construye cuando el agua fluye por superficies calizas. Este fenómeno natural solo se encuentra en Europa en las lagunas de Ruidera y el Parque nacional de los Lagos de Plitvice, en Croacia. Este dato tan importante hace que el parque natural reciba cientos de visitas cada año. En cuanto a la fauna y flora se puede ver -dependiendo de la época del año- nutrias, jabalíes, corzos, cabras montesas, una gran variedad de aves y alguna especie protegida de plantas.

IMG-20161112-WA0022

El Hundimiento//Silvia García

La oficina de turismo de Ruidera también hace una función importante. Allí se entrega un plano del parque natural en el que se señalan los puntos más característicos para que los turistas puedan visitarlos. En las instalaciones hay una exposición permanente en la que se muestra la formación de las lagunas, sus características  y  la  flora (especies de plantas protegidas como la carrasca) y la fauna (nutrias, cabras montesas o diferentes especies de aves y reptiles) que se pueden encontrar en la visita. Los turistas también pueden disfrutar de un audiovisual que dura alrededor de 15 minutos en el que se presentan imágenes sobre las lagunas explicando el recorrido que pueden realizar los visitantes en el parque.

Otra zona con agua que se puede visitar es el Hundimiento. Desde la laguna del Rey -la más cercana al pueblo de Ruidera-, en un mirador al otro lado de la carretera, se pueden observar  unas cascadas de agua que caen con fuerza. Estas cascadas se formaron en 1945. En este año hubo una gran crecida de las lagunas y empezó a caer una cantidad de agua más fuerte y caudalosa que en años anteriores, creando la actual estampa natural.

La Cueva de Montesinos es otro punto de obligada visita. “La cueva está formada por los procesos de disolución de las aguas que las lluvias han formado en el roquedo de la zona”, según reconoce un empleado de la oficina de turismo. El derrumbamiento de la entrada sucedió en la edad de hierro, y los iberos fueron los primeros en llegar allí. Posteriormente, todas las civilizaciones del entorno la fueron utilizando.

Esta cueva es conocida por su aparición en uno de los capítulos de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha en el que el personaje principal tiene un sueño un tanto extraño que más tarde cuenta a su escudero Sancho Panza. Actualmente, se pueden hacer visitas guiadas a la cueva para conocer su interior y dar rienda suelta a la imaginación para revivir la aventura que pasa Don Quijote  cuando se queda dormido dentro de la cueva y sueña que se encuentra con el mismísimo Montesinos.

Desde la oficina de turismo especializada en la Cueva de Montesinos se organizan visitas guiadas que se establecen utilizando una división en 3 partes del interior de la cueva. Dentro de ella, se puede encontrar una parte natural de formación de estalactitas, estalagmitas, geodas y un río subterráneo. También se pueden ver hasta cuatro especies protegidas diferentes de murciélagos. La segunda parte es histórica, y está relacionada con los restos arqueológicos encontrados en su interior. Y, en la última parte, los organizadores cambian  el discurso y comienzan un teatro que ofrece una nueva perspectiva de la aventura que tuvo Don Quijote dentro de la cueva, esa ilusión que Cervantes deja entrever en los capítulos 22 y 23 de la segunda parte de su famosa novela.

Desde este establecimiento también se realizan diferentes actividades como rutas guiadas por todo el parque, rutas guiadas a la quebrada del toro, una formación natural que se formó debido al desprendimiento de las rocas por un movimiento sísmico. Así mismo, se organizan visitas para centros educativos, colegios o institutos para hacer excursiones, ya no solo del centro en sí,  sino para grupos más mayores como el AMPA o la Universidad.

Las visitas a este parque natural se pueden dividir en dos épocas del año. En verano, los turistas y la gente que vive en pueblos cercanos a Ruidera prefieren disfrutar de las lagunas para bañarse. Es entonces, cuando las lagunas se convierten en una zona de playa. También acuden a esta zona para hacer actividades como paseos en kayak para ver el paisaje de las montañas y el agua que les rodea; submarinismo o snorkel… De esta forma  pueden ver lo que las lagunas esconden debajo del agua.

En cambio, en invierno hay menos afluencia de gente porque prefieren hacer visitas guiadas o actividades como el senderismo, un paseo en caballo o la escalada, y de esta forma poder disfrutar de las vistas que ofrece este parque natural.

En otoño está la berrea, en la que se pueden ver animales como las cabras, los colores, los tonos rojizos o los atardeceres. En primavera, durante la época de florecimiento, se puede ver a los animales des-hibernando, a los lagartos ocelados, a los murciélagos y a todo tipo de reptiles.

La Cueva de Montesinos se caracteriza por sus desajustes estacionales en las distintas épocas del año. Hay menos cantidad de murciélagos en verano, puesto que duermen en cualquier sitio; debajo de un árbol, en casas abandonadas, etc. En invierno, al tener la cueva una temperatura estable de 14º, ivernan en el interior.

En el  Parque Natural de las Lagunas de Ruidera se puede disfrutar de una reserva de biosfera con una gran variedad de fauna, y dependiendo de la época del año, se pueden encontrar nutrias, jabalíes, corzos, cabras montesas y diferentes especies de aves. En cuanto a la flora, se pueden distinguir algunas especies protegidas de plantas. Como complejo, tiene un buen atractivo turístico por  sus cascadas o las barreras tobáceas que las hacen únicas en casi todo el mundo. También se puede disfrutar, por supuesto, de un recorrido cervantino novelesco visitando  la Cueva de Montesinos.

Fotografía de portada: Laguna del Rey// Silvia García

Leave a Response