Una persona incansable, dirían muchos de él, y no se equivocarían. Desde que se graduó en Cuenca con la primera promoción de periodistas en 2014, Samuel Nácar ha estado moviéndose de país en país, buscando historias que redactar y fotografiar para ganarse la vida.

“Soy freelance, completamente libre y completamente pobre”, afirma entre risas. Y así pretende seguir siéndolo. “No he encontrado un trabajo de 8 horas y no lo buscaré”, dice, pues trabajar por su cuenta le da la libertad para escoger la historia que va a contar y dedicarle el tiempo suficiente para publicarla en condiciones.

Los orígenes

Su aventura empezó en Cuenca, cuando se unió a una facultad que aún no había vivido siquiera su primer año de vida: la Facultad de Periodismo. “Siempre quise ser periodista”, confiesa. Recuerda Cuenca como la ciudad perfecta para salir de casa y encontrar libertad. “En Cuenca puedes llegar a ser muy productivo. Hay mucho tiempo libre para leer y empaparse de periodismo”.

Realizó sus primeras prácticas en El País, donde tenía su pequeña firma para publicar, y más tarde acabaría haciéndolas en la COPE, donde descubriría “el mundo de la radio”. En ambos medios comenzó a aplicar aquellos conocimientos que había adquirido en la facultad: “El hecho de haber aprendido a base de estudiar te da unas herramientas de comunicación: el storytelling, el proceso de creación de historias…”.

Y aunque al final de la carrera no tenía claro si quería trabajar en televisión, radio o prensa, lo que sí sabía era que su intención era financiarse a través del periodismo para “poder viajar y estar en eventos históricos”, y tener acceso a muchos sitios “donde otra gente o profesiones no tienen acceso”.

De forma que decidió mudarse a Londres durante un tiempo a terminar su TFG sobre jóvenes inmigrantes españoles. Empezó a trabajar como camarero en un restaurante para aprender inglés, “una base fundamental” para dedicarse al territorio internacional, y de esta forma ganar algo de dinero para sus futuros viajes.

Las decisiones
Samuel Nacar refugiados
“Vi un completo descontrol, caos, miles de personas llegando cada día en barca…”. Foto: Samuel Nacar.

En septiembre de 2015, Samuel tomó la decisión de marcharse a Lesbos a fotografiar el drama humanitario de los refugiados. “Tenía posibilidades de hacer un máster, pero pensé que después de tanto tiempo en la universidad era tiempo de rodarme un poco y coger experiencia. Había estado en Calais y en Melilla haciendo algunos viajes express y decidí probar suerte, solo que en vez de estar una semana, decidí quedarme unos meses”.

La intención inicial de Samuel era fotografiar a los refugiados, pero la situación que presenció le hizo cambiar de idea. “Nos pusimos a ayudar como voluntarios, enviando mensajes a todos los medios españoles para saber si podían publicar la historia, y cuando recibimos la respuesta afirmativa empezamos a trabajar”. Al comienzo eramos un grupo de 7 voluntarios, que decidimos crear una organización para ayudar a los refugiados en el campamento principal: Lighthouse Relief.

Samuel refugiados 3
“La llegada de los refugiados va a cambiar Europa y en qué rumbo va a partir de ahora”. Foto: Samuel Nacar

Paralelamente, Samuel creó el proyecto Korakas, que recibe su nombre del faro más cercano a Turquía, a donde llegan una gran cantidad de barcos diariamente. Un compañero y él empleaban sus noches en recoger a los refugiados en una furgoneta para transportarlos hasta el campamento.

“Hubo una avalancha de dinero, de medios y de voluntarios”, cuenta Samuel. “El problema es que venían una semana, y para cualquier tipo de proyecto necesitas perseverancia. Al final fuimos 10 o 15  voluntarios los que decidimos quedarnos hasta que pasara todo.

Samuel Nacar. Refugiados 2
“En Calais había 200 refugiados cocinando. Calais va a estar siempre. En Lesbos esto no va a estar siempre”. Foto: Samuel Nacar

“No sabemos  cuánto va a durar”, reitera Samuel, “porque hay miles de personas entrando a Europa en unas condiciones pésimas, sin nadie que los ayude. Creí que ver cómo se desarrollaba eso era muy importante”.

Refugiados gritando “Open the borders!” junto a unas tiendas de campaña (¡Abrid las fronteras!).

Las dificultades

Su trabajo mano a mano con los voluntarios y los refugiados le ayudó a reafirmarse en su verdadera pasión. Samuel cuenta que lo mejor del periodismo es el contacto con las personas, “que te permite ponerte en los zapatos de otro”. “Ser periodista es un trabajo que me gusta mucho. Es bonito poder ver la realidad desde diferentes perspectivas: qué es real, qué no, qué está pasando… También me plantea mucha curiosidad y es importante seguir descubriendo una motivación nueva cada día”.

“Sin embargo, es muy difícil publicar en medios españoles y que te paguen bien”, comenta Samuel. “La mayoría de los medios publica las noticias de las agencias y les compran las fotos a ellas. Luego tienes diarios como El Confidencial, que respetan más a los pequeños fotógrafos, o 5W, donde me gustaría mucho publicar”.

¿La clave para poder desenvolverte en el mundo de los freelance? Los contactos. “Contactas tú. Nadie va a ir a decirte nada. Es un problema porque nunca sabes en qué punto estás preparado, a quién contactar, cómo lo tienes que hacer… Es un proceso que vas aprendiendo sobre la marcha, y es importante. Aquí es donde entran en acción los contactos. Si no tienes contactos es como si no existieras”, afirma Samuel.

Pero también hay que tener en cuenta la realidad del periodismo. “Son las decisiones. Si has venido al periodismo a hacerte rico, vale… Si has venido a trabajar en el periodismo solo por hacer periodismo, vas a trabajar endeudado durante muchos años, y sabes que tienes que ser precario. Ahora, lo que puedes hacer es intentar encontrar un colchón económico con ciertos trabajos que te permitan mantenerte por tu cuenta mientras haces periodismo”.

El futuro
Samuel playa
“El periodismo y el contacto con las personas te permiten ponerte en los zapatos del otro”.

Samuel habla también sobre sus futuros proyectos. “Estoy haciendo un proyecto más personal que va despacito: Suicidios a causa de la crisis. Ha pasado la época del boom noticiario sobre la crisis, pero estas situaciones se siguen produciendo. Nosotros somos jóvenes y tenemos soporte, pero imagínate una persona mayor que se ha quedado en bancarrota después de estar toda su vida trabajando y tiene que alimentar a toda su familia.  Cuando ves a personas como ella siempre te preguntas: “¿Es historia o no es historia? ¿Merece la pena contarlo o no?”.

¿Cómo distingues una buena historia de otra? “No tengo ni idea. Los refugiados son una buena historia, porque están ahí y están viviendo un problema real. Pero hay otras veces en las que tienes que preguntar mucho para ganarte la empatía de la gente y conocer sus vidas. Entonces puedes decir cuándo una historia merece la pena y cuándo no.  Es una cuestión de preguntar mucho, documentarte y encontrar lo relevante para poder informar sobre ello”.

En España se producen unos 14.000 sucidios al año, más que el doble de accidentes de tráfico a escala nacional. De hecho, es la primera causa de muerte natural en España. Samuel nos cuenta que, a pesar de la importancia del proyecto, lleva 2 meses llamando a las puertas de la gente, pero no consigue respuestas. Afirma que este verano probablemente vaya a algún sitio para trabajar y ganar un dinero que le permita seguir viajando en busca de historias. “Hay otro motivo por el que soy freelance. Tengo la posibilidad de ver la historia y contarla desde una perspectiva distinta. No puedo decirle a la redacción cuánto voy a tardar en escribir sobre suicidios, por ejemplo, porque no lo sé aún”.

Los consejos

¿Qué consejo le darías a alguien que se gradúa? “Le aconsejaría que se moviera mucho y tuviera claro sus objetivos. El caso de Pilar Rodríguez (compañera de promoción) es bastante claro. Se fue un año a Londres a aprender inglés y a desenvolverse con la radio y el cine; y al volver está trabajando porque se ha movido. ¿Que quieres hacer radio? Puedes hacer el máster de la COPE. ¿Que prefieres hacer periodismo internacional? Abre tu propio blog y empieza a publicar entradas. Si empiezas a hacer contactos en tu ámbito puedes ir aprendiendo las bases del oficio desde el principio. La profesionalidad la terminas ganando con el tiempo”.

 

The following two tabs change content below.

Juan Pérez

Estudio cuarto de Periodismo en la UCLM. Toco la guitarra eléctrica en mis ratos muertos y escribo en los vivos. Las letras y la música me ayudan a encontrarle nuevas perspectivas a esto del vivir.
Juan Pérez

Juan Pérez

Estudio cuarto de Periodismo en la UCLM. Toco la guitarra eléctrica en mis ratos muertos y escribo en los vivos. Las letras y la música me ayudan a encontrarle nuevas perspectivas a esto del vivir.

Leave a Response