El 9 de mayo era una fecha importante en el calendario rockero alcarreño y foráneo, pues también hubo quien se desplazó de ciudades como Madrid o Cuenca a vivir la segunda vuelta de la gira Huyendo conmigo de mí. Una gira que ha vuelto a poner a Fito Cabrales en la primera plana de la esfera musical nacional.

En la cola que esperaba ansiosa que se abrieran las puertas de la pista de atletismo Fuente de la Niña, ya se respiraban el ambiente y las ganas que caracterizan la previa a un concierto. Entre las conversaciones, anécdotas tales como esa colección de entradas que al llegar a casa se plastificarán para eternizar un recuerdo demasiado dulce, o aquel concierto de Fito el día 27. No importa el mes, el 27 ya nunca será un día más en la vida de ese chico que lo narraba entusiasmado.

En este concierto todo tenía que estar a la altura, y los teloneros fueron la primera prueba de ello. Rock llegado desde Valencia, a cargo de Los Zigarros, un grupo formado por los hermanos Ovidi y Álvaro Tormo, junto con Adrián Ribes y Nacho Tamarit, que fueron los encargados de poner rock and roll a este rincón de Guadalajara como presagio de lo que estaba por venir.

“Rock para apurar hasta el filtro”, recomiendan en su web. No cabe duda de que en la capital alcarreña, fumadores y no fumadores, se dejaron el pulmón a ritmo de este rock canalla, limpio y agradecido. Sonaron clásicos de la banda como Desde que ya no eres mía, Voy a bailar encima de ti, Hablar, hablar, hablar o Dispárame. Varias menciones a su procedencia valenciana, una al merchandising, una peculiar Francesca Guadalajara sirviendo un chupito a los cuatro Zigarros, y los bailes del guitarra en el escenario con su camiseta de “God is punk”, fueron algunos de los gestos para el recuerdo.

Pasaban unos cinco minutos de las once de la noche, cuando Fito y sus fitipaldis pisaban el escenario para poner el colofón a una magnífica noche de rock and roll. La proyección audiovisual que significó la intro del concierto, fue un fiel presagio de lo que estaba previsto. Un cementerio, en cuyas tumbas iban apareciendo las distintas giras con los años que acompañaron a cada una de las presentaciones de los seis álbumes de estudio, sirvió de metáfora al paso del tiempo, a las cosas que se quedan en el camino, a lo que muere. Desde 1998 lleva Fito huyendo de ese cementerio, cantándole a la vida.

La apuesta fue clara: Viene y va, Por la boca vive el pez y Me equivocaría otra vez abrieron 2 horas y media de música interrumpida únicamente por esa falsa marcha previa a los bises. Fito y los suyos sabían lo que hacían, y prefirieron salir haciendo vibrar a todo el público a ritmo de himnos ya consagrados que todos, jóvenes y no tan jóvenes, conocen al dedillo.

Lo que sobra de mí fue el primer tema que sonó del nuevo disco, al que acompañarían entre la Espada y la pared, Pájaros disecados, Nada de nada, Garabatos, Nos ocupamos del mar y Después del naufragio. Todas ellas intercaladas con canciones de siempre, que componen una discografía imperecedera. No faltó ni podía hacerlo el recuerdo a los orígenes, a las raíces, a Platero y tú. Alucinante fue uno de los temas que más emoción y nostalgia despertó entre los presentes.

Fuente: Cintia Álvarez
Fuente: Cintia Álvarez

Fito, aunque poco elocuente, traía sorpresas. Hizo al público gritar todo lo que pudieran para grabar un vídeo que se proyectará en el próximo desembarco de la gira: Ponferrada. En Guadalajara el grito de guerra lo puso el público de Alcantarilla, lugar en el que habían tocado el viernes.

Una extraordinaria banda, con Carlos Raya sobresaliente a la eléctrica, con una batería y un piano que tuvieron sus momentos de gloria, en los que Fito incluso se hacía a un lado, consciente de que no solo él conforma este universo de magia. El saxofón de Javier Alzola también fue uno de los regalos que brindaron estos fitipaldis que llevan 17 años haciendo música.

Umore ona, la canción instrumental del disco, sonaba de fondo mientras la banda se marchaba; esta vez de forma definitiva. Pero como siempre, con la certeza de tarde o temprano volver.

Leave a Response