Francisco Javier Semprún es periodista y trabajó varias décadas como Director de Información de lo periódicos del grupo El Día hasta que la empresa cerró en 2013. El paro lo llevó, junto con otros 4 compañeros, a impulsar El Periódico: un semanario en papel que vivía fundamentalmente de la suscripción de establecimientos pero que también terminó agotándose. Actualmente sigue en el mundo de la comunicación como asesor de prensa del la Vicepresidencia del Gobierno de Castilla- La Mancha y hace unas semanas visitó la Facultad de Periodismo de la UCLM para reflexionar con nosotros sobre el futuro de la profesión. Semprún aseguró que se ha cumplido la “amenaza McLuhan” y que el medio, en muchos casos, ha terminado siendo el mensaje.

Pregunta. En su opinión, ¿gozan de buena salud los medios de la región?

Respuesta. No, en absoluto. Los tradicionales es evidente que no, aunque las radios se están defendiendo muy bien porque son estructuras con bajo coste de producción, a diferencia de las televisiones y los periódicos. Están protegidas de la competencia desleal, en teoría nadie puede abrir una radio a la ligera, y eso les permite hacer –sin contar los medios públicos- el periodismo más independiente y de más calidad.

Pero, en general, la salud no es buena y el esfuerzo es titánico, son, en cierto modo, héroes y no estoy exagerando.

P. ¿Diría que tienen independencia informativa?

R. Algunos más que otros. Sí te puedo decir que me consta que hay muchos periodistas que trabajan con plena independencia personal dentro de medios que no son independientes. La pena es que los profesionales mal pagados no están poniendo todo de su parte para que la información sea de calidad, contrastada…

Pero, básicamente, cuando decimos que un medio es dependiente al final se controla el 10% de su información y lo importante: no se metan con la Iglesia, o con el Partido Popular o con el PSOE. Es a grandes rasgos y depende de las épocas.

“Antes no toda la publicidad quería controlar tu información. Si tu porcentaje de publicidad “mediatizadora” no alcanzaba una barrera de seguridad podías mantener la independencia”

P. Para que exista esa independencia informativa es necesaria primero la financiera, ¿por qué en C-LM parece hoy tan difícil que los lectores paguen por un medio?

R. Porque somos la región con menos índice de lectura de España y no hay cultura de gastar dinero en el medio, el ciudadano quiere que le den un medio independiente, de calidad y que le salga gratis.

P. Pero en la región tampoco había cultura de pagar por la información antes…

Antes también pasaba, pero no toda la publicidad quería controlar tu información. Si tu porcentaje de publicidad institucional, política o “mediatizadora” no alcanzaba una barrera de seguridad tu podías mantener tu independencia.

P. Es decir, en su opinión, ¿los anunciantes controlaban antes menos la información de los medios?

R. Claro… cuando los anunciantes lo que valoran es acceder a unos lectores, que pongas a su disposición tu púbico para dar su mensaje sin más, le da igual que sea a través de un medio de derechas, de izquierdas. El problema es cuando esa publicidad cae, entonces el medio necesita la publicidad que está muy interesada en que se diga lo que ellos quieren.

P. Y, ¿cuál es esa?

La institucional claramente. Aunque ahora, afortunadamente, la JCCM ha dado un paso adelante muy importante que es, ante la imposibilidad de incluir a todos los medios en sus campañas de publicidad, poner un filtro para que la publicidad institucional esté regida por la ley de Contratos del Estado (porque es un contrato del Estado más).

P. Ese acuerdo marco de reparto de la publicidad institucional se anunció en octubre, pero, ¿cuándo entrará en vigor?

R.En octubre se hizo la reunión pero muchos medios han pedido una prórroga. El control de lectores de OJD es caro y tienen que implantarlo.

“La administración no puede ponerse a juzgar, damos por hecho que un periodista capacitado y licenciado sabe hacer su trabajo y si lo hace mal será el mercado el que lo eche”

P. Se dijo que el acuerdo consistía en que la publicidad institucional se iba a repartir por número de lectores y por ¿profesionalidad del medio?

R. No es por la profesionalidad del medio. Cuando tú vas a construir una carretera para el Estado tienes que conseguir una certificación; tú y yo no podemos montar una empresa para construir carreteras y optar a construir una autovía. Pues es el mismo principio para la publicidad. El Estado no debería contratar publicidad a medios que no son profesionales por la propia filosofía de la ley de Contratos del Estado.

Yo era mucho más ambicioso en el sistema pero la premisa es ,de momento, que el medio esté hecho por profesionales, que los tengan contratados. No todos, pero en un porcentaje decente, que garantice que hay un equipo profesional detrás, no robots.

Pero que haya un equipo profesional no garantiza que las cosas se hagan de la mejor manera, ni la calidad.

En ese caso quien te tiene que echar es el mercado, la administración no puede ponerse a juzgar… fríamente, luego siempre hay vías para interpretar si el trabajo de un periodista es mejor o peor pero, por lo general, es interesado. Cuando la administración valora a un periodista lo que valora es cuántas veces has preguntado a mi presidente, cuantas veces te has metido conmigo y cuántas me has dado la razón. Hay que renunciar a eso, damos por hecho que un periodista capacitado, licenciado, sabe hacer su trabajo y si lo hace mal será el mercado el que lo eche.

P. Por poner un ejemplo real del mercado, hay medios en C-LM que utilizan el medio como mensaje (como decía McLuhan) y dan prioridad a la inmediatez y la presencia en redes antes que al análisis de la información y aún así algunos son, en teoría, líderes en visitas…

R. Hay algunos medios hechos por profesionales que han detectado que la información que los gabinetes imponen va a llegar de todas maneras. Entonces ellos se centran en la opinión y en influir en las noticias que les interesan de tal manera que tu ya no distingues si una noticia es nota o es propia, si es una fuente fiable oficial o no. Te cuelan opinión en una cascada de desinformación. Son medios que te pueden abrir con “Emiliano García Page, caos en la sanidad”, porque lo ha dicho el PP, y a los 10 minutos “Perfecta respuesta de la sanidad en C-LM, reducción de listas de espera” porque lo ha dicho el Consejero de la Junta, sin unir las informaciones ni aportar criterio.

No puedes tener a 4 o 5 personas continuamente renovando una web porque si están a pie de teclado no pueden hacer otra cosa, están permanentemente atadas es un trabajo a destajo . Tendrán que decidir si reducen sus aspiraciones o si siguen a destajo a riesgo de que al final la calidad les eche del mercado. No estoy poniendo en duda la calidad de los compañeros pero cuando se trabaja a destajo es lo que pasa.

La dinámica va a terminar barriendo la mayor parte de los medios y el mercado se va a abrir a medios muy periodísticos, muy sensatos y conocedores de su audiencia que van a tener que convencer al lector de pagar unos contenidos. Tienen que ser medios que diversifiquen, que escuchen a la audiencia y sean capaces de seleccionarla.

“El sistema de control de medios deriva en medios de información públicos y éstos, que pueden ser muy profesionales, no son en absoluto independientes”

P. ¿Y crear un órgano independiente que pudiera medir la calidad de la información?

R. Eso al final deriva en inquisición. Qué queremos, ¿un inquisidor? que diga tu sí eres objetivo, tu sí eres honrado, cuando estamos obviando que toda la labor periodística pasa por un tamiz personal y es bueno, siempre que parta de principios éticos no políticos. Ese es el error y eso es lo que hemos frenado profesionalmente porque había quien decía que había que crearlo. Acuérdate de Podemos, que decía que había que controlar los medios, tú quién eres para controlar, ¿es usted el inquisidor general?… que si organismo independiente que si asociaciones de la prensa…

Tú y yo hacemos una información y la enfocamos seguro desde un punto de vista totalmente distinto. ¿Quién decide cual es más profesional o más honrado o más ético? Si tú has contrastado tus fuentes, yo he contrastado las mías, hemos hecho la información con ganas de informar, el único que puede valorar es el público y además el público que termine pagando. No podemos seguir pidiendo que las instituciones garanticen independencia y nos hagan llegar informaciones porque para eso establecemos medios públicos que es, en el fondo, la trampa a la que aspira (Podemos)…hay que tener mucho cuidado con esos mensajes. El sistema de control de medios deriva en medios de información públicos y estos, que pueden ser muy profesionales, no son en absoluto independientes, jamás lo serán ¡son públicos! Otra cosa es que la institución lo utilice de manera honrada o no pero un medio público tiene que dar altavoz a las gestiones que hace la institución.

Es así, la administración no debe aspirar a intervenir en el mercado y solo debe aspirar a relacionarse con medios profesionales. A ver si somos capaces de que las clausulas sociales se extiendan a los medios, es decir, la posibilidad de que en un futuro no baste con tener profesionales, sino que esos profesionales estén sujetos a convenio, la posibilidad de primar también que haya tantas mujeres como hombres.

P. Cambiando un poco de tema, usted trabajó en El Día de Cuenca hasta su cierre, ¿cómo sintió ese hecho?

R. No hablaría de fracaso, pero sí como algo que tarde o temprano terminaría por ocurrir. Si no hubiera sido en 2013 hubiera sido años después porque el modelo está agotado. Aquello lo vives con mucha tensión y sacrificio personal, los directivos llevábamos tres años con sueldos congelados y, sobre todo, lo vivimos como un ejemplo de absoluta inhumanidad de quién podía habernos barrido a los directivos pero haber mantenido los puestos de trabajo. Ahí había dos cuestiones: directivos-empresarios, que estábamos dispuestos a ir al paro, o 200 familias y una empresa que daba cohesión a la región. Se hizo pagar arbitrariamente a muchas personas por los posibles pecados del equipo directivo.

P. ¿Cree que Castilla-La Mancha necesita ahora mismo un medio en papel?

R. Como agua de mayo, pero no un medio en papel tradicional eso se ha acabado, aunque solo sea por cuestión medioambiental. Ahora se necesita un medio integral que llegue en papel y por radiotelevisión a ciertos sitios y también por internet. Se necesita un sistema integrado de información fuerte e independiente que no necesariamente esté enfrentado al poder pero tampoco al servicio del gobierno de turno. Y que sea rentable haciendo su trabajo, no dependiendo de la publicidad.

“El problema es que la comunicación corporativa ha dejado de ser una fuente de información para ser la fuente de toda información, pero eso ya es cosa del periodista”

P. Después de dedicarse tantos años al periodismo, ¿por qué decidió trabajar en el gabinete de comunicación de Emiliano García Page?

R. Primero fue un ofrecimiento del Presidente, yo estoy de acuerdo básicamente con su proyecto de recuperar los sistemas públicos, de hacer otra forma de gobierno, no comulgo 100%, pero hago mi trabajo. Además, yo ya no tengo encaje en el nuevo modelo después del desastre financiero personal para apostar empresarialmente por un nuevo proyecto periodístico.

P. ¿ Y en qué consiste ese trabajo?

No estoy en el gabinete de comunicación, soy más asesor literario que asesor de prensa, elaboro discursos, hago coordinación de gabinetes, pero mi trabajo principal es apoyar a presidencia y vicepresidencia en la elaboración de textos: cartas, artículos; darles una calidad acorde de la categoría de quien la firma, que no es que no sepa, pero que, evidentemente, no tiene tiempo. Aunque no firman si no lo leen y corrigen lo que consideren oportuno.

También participo en el análisis del grado de cumplimiento del programa. La junta tiene su propio “fact checking” para comprobar con niveles objetivos el grado de cumplimiento del programa y cuando se ponga en marcha el portal de transparencia lo publicaremos.

P. Para los que estamos estudiando periodismo, ¿nos recomienda apostar por trabajar en comunicación corporativa o en periodismo?

R. Creo que uno tiene que defender lo que le gusta y formarse en ello pero también dejar que la vida te lleve donde te tenga que llevar. La comunicación corporativa es un trabajo muy digno pero no es periodismo, es la elaboración de mensajes interesados para un fin y para un público. El problema es que la comunicación corporativa ha dejado de ser una fuente de información para ser la fuente de toda información, pero eso ya es cosa del periodista. Lo importante es que estés donde estés puedas mantener la ética profesional y seas capaz de aportar lo bueno del periodismo y la eficacia de la comunicación. Lo ideal es que el mercado te permita marcharte donde pienses que no es así, el problema es cuando el mercado no te absorbe y tienes que elegir pero eso también le pasa a los médicos y abogados, no solo a los periodistas.

 

The following two tabs change content below.

Cristina Dolz

Estudiante de 3º de Periodismo. Entiendo el periodismo como una herramienta imprescindible para resolver preguntas o, al menos, plantearlas. Me gusta decir que soy feminista.
Cristina Dolz

Cristina Dolz

Estudiante de 3º de Periodismo. Entiendo el periodismo como una herramienta imprescindible para resolver preguntas o, al menos, plantearlas. Me gusta decir que soy feminista.

Leave a Response