El pasado 17 de febrero, la Doctora Llanos Palop, Catedrática en Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Castilla- La Mancha, impartió una conferencia incluida en la semana de celebraciones por el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que versó sobre su experiencia personal. Que al igual que afirmó dar sus clases, permaneció de pie durante toda su charla.

Mediante diapositivas, comenzó su ponencia facilitando los datos que se publicaron en el Informe ‘Científicas en cifras 2015’ del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad el pasado 7 de febrero. Según este Informe, en el curso 2014/2015, el alumnado matriculado en estudios de grados científico-técnicos era ligeramente superior las mujeres que los hombres, sin embargo, al llegar a estudios catedráticos la cifra se invierte, estando las mujeres muy por debajo de los hombres (21% frente al 79%), indicadores de la desigualdad de género en la formación y profesión científicas, llegando incluso a haber un 98% de hombres como rectores en las universidades públicas y solo una mujer rectora.

En cuanto a las áreas científico-tecnológicas, Llanos Palop pasó a mostrar la evolución de la proporción del personal investigador, donde también se puede encontrar estereotipos. Expuso que solo hay un 23% de mujeres que realizan su labor investigadora en esa rama, ya que hay más mujeres que se dedican al tema de humanidades o de ciencias sociales, lo que demuestra un gran desequilibrio, por lo que afirmó que hacen falta políticas gubernamentales de las propias universidades para afrontarlo.

Simbiosis: profesión y familia

Bajo el título de ‘Mi relación con la ciencia: un modelo de simbiosis’, la Doctora Palop dejó claro lo que para ella no se podía separar, su profesión de lo que ha sido su vida, una relación que ha formado una perfecta simbiosis. Gracias a que sus padres apostaron por ella para que fuera a la universidad al igual que lo hizo su hermano, ha conseguido llegar a ser lo que hoy es.

Recalcó que diferenciaba dos etapas en su vida. La primera, toda su formación y la segunda, su carrera investigadora. Cursó sus estudios de Farmacia en la Universidad de Valencia, aunque admitió que no había pensado dedicarse a esa profesión, que por aquel entonces podía considerarse bien aceptada para mujeres. Hizo su tesis en el Departamento de Parasitología y ahí es donde se dio cuenta de que le gustaba la investigación, para después incorporarse a un Instituto del CSIC  y realizar su tesis doctoral en el campo de la Tecnología de los Alimentos, donde destacó que todos sus compañeros eran hombres e ingenieros y eso le llevó un esfuerzo mayor puesto que supuso un proceso de autoformación. La tesis se denominó: “Aislamiento y caracterización de un nuevo microorganismo anaerobio celulolítico”, en la que consiguieron una bacteria que produce enzimas para después venderla, y poder patentarla. Este hecho logró abrirle las puertas de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Llanos Palop en la conferencia | Foto: Beatriz Guerrero

Expuso que casarse fue otro momento complicado en su vida ya que su marido tenía trabajo en Toledo y ella se incorporó a la Facultad de Químicas de Ciudad Real, donde por aquel entonces había una especialidad de Química Agroalimentaria. Tuvo que hacer estancia unos meses en Madrid para después pedir una beca postdoctoral y marcharse a Holanda para encabezar lo que por aquel entonces sería el principio de su línea de investigación con las bacterias lácticas. La doctora Palop recalcó que en ese grupo tampoco había mujeres. Tras su vuelta, opositó a la plaza de profesor titular en Ciudad Real al mismo tiempo que tuvo su primer hijo y a la vez anunció sus líneas de investigación, que fueron la caracterización de la microbiota de alimentos fermentados, de forma independiente puesto que ya no estaba al amparo de una catedrática.  

Sus líneas de investigación

Tardó ocho años en poder volver a Toledo gracias a la creación de la Facultad de Ciencias Ambientales por lo que renunció a su plaza en Ciudad Real. Actualmente, cuenta con cuatro líneas de investigación abiertas, como son el estudio de la diversidad genética de la microbiota láctica, el análisis de los genes y la identificación de bacterias para conocer cuáles pueden tener uso industrial, la búsqueda de bacterias con carácter probiótico que por ahora no se ha podido conseguir financiación y el estudio de la diversidad microbiana en aire de ambientes de interior. Lleva ya once años dedicada a la gestión académica.

Al final de su ponencia, recordó a todos los asistentes que siempre hay que poner en una balanza el coste personal y familiar con lo que uno deja de hacer y lo que consigue por su trabajo, ya que la investigación es más que un trabajo que da de comer, es ilusión, empeño, coraje y esfuerzo. En cuanto al tema de las mujeres en la investigación, dejó claro que la sociedad no puede permitirse el lujo de que no aporten todos sus conocimientos y sus trabajos al finalizar sus carreras. También habló sobre la existencia de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas en España, en la que se encuentran figuras tan relevantes como Margarita Salas o María Blasco. Cerró su comparecencia con una frase sobre el esfuerzo y los resultados de las decisiones de cada uno: “En el verdadero éxito la suerte no tiene nada que ver. La suerte es para los que improvisan. El éxito es el resultado de la constancia, de la responsabilidad, del esfuerzo, de la organización y del equilibrio en cada uno”.

Entrevista a Llanos Palop

Llanos Palop, catedrática de la Universidad de Castilla-La Mancha en Tecnología de los Alimentos, es Licenciada en Farmacia y actualmente imparte clases en los grados de Bioquímica y Ciencias Ambientales en el campus Toledo. Por ello, Julián Garde, el Vicerrector de Investigación y Política Científica, quiso contar con su presencia con motivo de la semana de celebraciones por el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

– Es Licenciada en Farmacia, ¿qué le llevó a realizar estos estudios?

Fue un puro azar el que yo eligiera farmacia, ósea no había ni tradición familiar ni nada. Elegí farmacia porque me gustaba el tema de la ciencia de la salud y poco más. No había nada que me hiciera escoger esa sobre otras carreras.

– ¿Tuvo apoyo a nivel familiar o en su entorno para dedicarse a la química?

Sí, tuve apoyo absoluto. Hay muchas personas que me han ayudado a alcanzar mis metas desde mis padres, porque pensar que yo crecí en un pueblo pequeño e industrial. En mi familia no había tradición universitaria, mis padres no habían sido universitarios y para mis padres lo fácil hubiera sido que yo hubiera acabado mis estudios de secundaria y me hubiera puesto a trabajar en una de las muchas fábricas que había. Sin embargo, ellos apostaron porque no. Porque yo iba a la universidad igual que había ido mi hermano, con el esfuerzo que para ellos suponía. Y así se hizo. Evidentemente, a ellos debo todo lo que hoy soy. Unido a ellos todos mis maestros, mis directores de tesis y toda la gente que me ayudó.

– Hace unos años era difícil o más bien extraño que una mujer se dedicara a la investigación, ¿sigue teniendo la mujer esas mismas trabas en la actualidad?

Yo creo que no, creo que la mujer ahora no es que tenga más facilidades pero bueno… De hecho, las cifras que estamos viendo, esa parte de la horquilla se abre porque uno a catedrático llega después de muchos años. Entonces la gente que es catedrático, es la gente de mi edad, pero si os dais cuenta la gente que es titular, que son más jóvenes, ya se está igualando. Entonces, creo que es verdad que es muy lento porque hay ahí un parón en la carrera científica de la mujer que cuesta que continúe con su carrera y llegue hasta el nivel máximo, que es ser catedrática. Pero eso se tendrá que ir superando con el tiempo.

– Cómo hemos podido escuchar y comprobar en los numerosos artículos que ha publicado en diferentes revistas, ¿Qué le llevó a dedicarte a estudiar la elaboración del vino y su fermentación?

Yo había trabajado en microbiología, luego me inicie en el extranjero con el estudio de las bacterias lácticas. Entonces ya, como en todos esos alimentos regionales hay bacterias lácticas, con lo cual, lo tenía digamos fácil.

– Se dedica a la docencia ya que imparte asignaturas en dos Grados, Bioquímica y en Ciencias Ambientales, ¿tiene suficiente tiempo para dedicarlo a la investigación?

Tengo mucha docencia y tres másters. En proporción de tiempo, nosotros tenemos una carga docente, que tenemos como habéis visto, tres personas o dos y media. Muy alta, muy alta. A mí me corresponde como catedrática y por mis sexenios dar 12 créditos y doy 22. Entonces, no sé en qué proporción me puedo dedicar a la investigación, es verdad, si os sirve de algo, yo al laboratorio a coger pipetas hace muchos años que no entro.

– ¿Cuál de las dos ramas, docencia o investigación, le proporciona más satisfacción?

La investigación, pero me gusta mucho la docencia. Habéis visto que para mí los alumnos son todo, y además, creo que tengo muy buena valoración de ellos. La verdad es que en satisfacción vamos a poner por igual. Es verdad que la investigación te hace avanzar poco a poco, y la docencia es como que no ves esos resultados. O sea, que tu enseñas a tus alumnos, calificas unos alumnos pero, ¿qué te vuelve a ti? Pues nada, más allá de la satisfacción de decir ¿habrán aprendido lo que tienen que aprender? Mientras que la investigación es otra cosa. En la investigación te estás formando tú, pero aparte, tienes un reintegro, que es el que te acepten un artículo científico, y esas cosas.

– Las investigaciones que llevan a cabo, ¿se financian de forma pública o privada? ¿es difícil encontrar esa financiación?

En este momento no tengo financiación. Lo he comentado, el tema de los probióticos y todas estas cosas. Es difícil encontrarla, a nosotros nos está resultando muy difícil. Desde hace unos años yo he tenido proyectos hasta hace cuatro años, y desde hace cuatro años no tengo proyecto. Entonces, bueno, con lo que es el dinero que los centros nos dan para el funcionamiento de las prácticas y de todo, vamos tirando. Porque como lo que tenemos es… Es que es muy complejo de explicarlo si tú no tienes proyectos no puedes tener becarios predoctorales. Es un problema muy muy serio. Y no tener becarios predoctorales quiere decir que no vas a tener doctores en el área, es muy complicado. Pero en estos momentos, no tengo financiación. Siempre he tenido financiación pública, siempre proyectos competitivos estatales o regionales. También hace muchos años que la junta de comunidades de Castilla-La Mancha no saca proyectos con lo cual en estos momentos no tengo financiación.

– ¿Es complicado reivindicar la figura de la mujer en el ámbito de la investigación? ¿Cómo se podría realizar esta labor?

Es la primera vez que imparto una charla de este tipo. Reivindicar, pues bueno, no sé si hay que reivindicar, lo que hay que poner es las cifras, tienen que ser conocidas por la gente. ¿Vosotras conocíais esas cifras del Informe de Mujeres Científicas 2015? Probablemente muchas de las mujeres y hombres que estáis aquí no conocías esas cifras. Entonces, no he participado antes en una conferencia de este tipo de reivindicar. Esa palabra, reivindicar, no me gusta, pero porque hay que poner las cosas en su sitio. Y todo pasa desde luego por informar, y luego porque cada uno sea libre. Por ejemplo, esa horquilla entre titular y catedrática, ¿a qué se debe? Pues puede ser a que en el momento de dar una plaza de titular, como ya es funcionario, ya te da una estabilidad, y no siguen en la brecha. Porque insisto, no he notado nunca una diferencia de trato por ser mujer y menos en ser funcionaria. Ha salido la oposición, he opositado y punto. Entonces, no ha habido discriminación alguna. Creo que ahí es la mujer la que ya llega a un punto, por lo que sea, que tiene muchos condicionantes alrededor, y abandona un poco su carrera.

Beatriz Guerrero y Silvia Torrejón

The following two tabs change content below.

Silvia Torrejon

Estudiante de 2º de periodismo. UCLM. Cuenca. Prácticas realizadas en OndaViva RAdio (Sonseca).
Silvia Torrejon

Silvia Torrejon

Estudiante de 2º de periodismo. UCLM. Cuenca. Prácticas realizadas en OndaViva RAdio (Sonseca).

Leave a Response