El 23 de febrero, Josep Pedro, etnográfo que se licenció en Comunicación Audiovisual (Universidad de Valencia), visitó la Facultad de Periodismo de la UCLM en Cuenca, para impartir una charla llamada “Etnografías de la comunicación. Escenas musicales del blues en Austin y Madrid”. En la ponencia, se abordaron temas como los pasos que hay que dar para realizar una investigación.

Como dijo Josep Pedro, la etnografía estudia la diferencia cultural. Ésta incorpora muchas descripciones sobre lugares, sujetos sociales o sobre las experiencias que vive el investigador. Él es parte de la propia investigación cuando se adentra en el campo de investigación.

Un término al que dio importancia el ponente fue la escena, que es un contexto espacio-temporal en torno a la experiencia musical que se construye por distintos participantes con roles y grados de implicación diversos. También destacó que hay optar por tres conceptos clave en la investigación, los cuales son la apropiación, diálogo e hibridación.

Dentro de su investigación, Josep Pedro mencionó bastantes aspectos destacados del género del blues. “El directo es fundamental por la importancia que tiene el tema de improvisación, el blues no tiene una forma fija predeterminada como a lo mejor una canción de Guns & Roses. Lo bueno del blues es que tú juegas con la forma”, comentaba el etnógrafo.

Cuando llegó a Madrid no había sociedad del blues, se creó un año después. “La relevancia de una sociedad del blues es básica y fundamental, ya que demuestra que hay gente comprometida porque nadie cobra y todo el mundo lo hace porque cree que puede contribuir en algo” acuña Pedro.

Fotografía: Universidad Complutense (UCM)

 

La influencia afroamericana

Mucho de lo que sucedió en el rock sucedió en el jazz antes, el jazz fue antes una cultura de masas que el rock, lo que pasa que el desarrollo del rock se dio con otros parámetros distintos como la televisión o una cultura de masas más desarrollada. A partir de los años 40 y 50 hay huella del blues en España en concreto en el año 53 con Big Bill Broonzy que hizo el primer concierto de blues en España.

Pedro expuso que sería más recomendable que hubiera más información sobre el conocimiento histórico y la evolución de la música, ya que por ejemplo, nuestra sociedad no sería la misma si no hubiera sido influenciada por la cultura afroamericana, ligada al blues.

En 2012 creó la página “Blues Vibe” como mecanismo para guardar las entrevistas que hacía a los propios músicos, que éstos podían ver posteriormente sus impresiones en el blog. Se trata de un espacio en el que se fomenta la participación de músicos y aficionados en un sitio común. La página no solo la utiliza para su investigación sino también para otros autores que tengan que ver con un estudio abierto de la música blues.

Finalmente Josep Pedro enseñó a los alumnos asistentes un mapa general con la representación madrileña desde el punto de vista del blues con la que acabó seguido de unos aplausos.

ENTREVISTA JOSEP PEDRO

Josep Pedro es licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Valencia con premio extraordinario, máster en Análisis Sociocultural del Conocimiento y la Comunicación (Universidad Complutense de Madrid), e investigador predoctoral (contrato FPU) en el Departamento de Periodismo III (UCM).

Pregunta: ¿Por qué decidiste el blues y no otro género más comercial?

Respuesta: Mucha gente me ha identificado con el blues pero me gustan otros géneros también, por eso yo a veces digo que yo no soy una etiqueta, pero cuando lo estudias, el blues es uno de los géneros más ricos para estudiar, porque históricamente el blues ha sido determinante en la historia de la música negra y en la música popular. Del blues, de sus formas se encuentran en el rock & roll, en el jazz, en el soul, funk, incluso en música que se escucha en anuncios comerciales se nota que es música afroamericana, emparentada con la cultura del blues, porque el blues aparte de ser un género también es cultura, el género siempre tiene una dimensión cultural. Y la cultura de los afroamericanos hasta mitad del siglo XX es la cultura del blues, después se va transformando un poco, entonces cuando vas e investigas el blues puedes detectar cosas que también afectan a otros géneros y desde ese punto de partida que está en la base puedes comprender cosas posteriores o quizás con mayor aceptación pública, el blues es un género underground, probablemente siempre lo ha sido, pero al mismo tiempo, siempre ha estado presente, nunca ha desaparecido, está presente en todo el mundo con lo cual tiene un audiencia mundial fuerte y grande.

P: ¿Cuál es tu opinión sobre la piratería en la música? ¿Y en el blues también se da?

R: La piratería pasa en cualquier género. Ya solo la etiqueta de piratería tiene un componente negativo porque probablemente se ha construido así. Es una cuestión complicada, en el blues hay piratería, descargas, sobre todo de canciones y discos históricos; de canciones recientes es mucho más difícil pero también hay muchos músicos que ellos mismos cuelgan su obra. El paradigma de la piratería ha cambiado. Ahora, el disco casi nunca es la fuente principal en ingresos, ni para el músico que vive del directo como los que yo investigo ni para Beyoncé, que es una cantante que ingresa más por publicidad y aparición en medios que por el disco en sí. Ahora bien, interesa que el disco se escuche mucho, ya que es una herramienta básica para la promoción y para medir el trabajo que tienes. Con Internet esta ahora la cuestión de si consumes cultura y si estás dispuesto a pagar por ella. La pregunta es: ¿además de descargar, consumes?

P:¿Por qué decidiste investigar el blues en Madrid y no en otra ciudad?

R:Tiene muchas cosas especiales pero como punto de elección, elegí Madrid porque estudios de tipo etnográfico en España sobre el blues no había habido ninguno todavía, y Madrid es la capital de España y creo que junto a Barcelona son las únicas ciudades de España en las que se podría investigar el blues. Además, Madrid y Austin, la otra ciudad que he investigado comparten que son capitales que están en medio del país, una en España y otra en Texas, compartiendo una simetría. Parecía una parte importante para cubrir, porque sí hay investigaciones del blues en Europa y no tiene menos importancia el blues en España que el blues de otros países de Europa. En España no llegó todo con tanto retraso como a veces se piensa. Hubo franquismo sí y fue duro pero los procesos culturales llegaron con distintas medidas.

P: ¿Con qué blues te quedas, con el rural o con el urbano?

R: Como aficionado me gusta más el blues urbano. La parte del blues que más me gusta es el blues urbano, también el blues eléctrico y la música que está un pie en el blues y un pie en el jazz, esto es que formalmente tiene aspectos de blues pero su liberación a la improvisación, instrumentación puede ser más propio del jazz.

P: ¿Qué te gusta más, ser el etnógrafo que vas a ver al músico o ser el músico al que viene a verme un etnógrafo?

R: Si me hubiera gustado ser músico creo que no habría hecho etnografía (se ríe). No es solo lo que te gusta, sino lo que te gusta y a lo que te dedicas. Yo soy músico en cierta medida, toco la guitarra, pero los músicos que yo investigo están dedicados a buscar el concierto, sobre todo los que viven de eso y tratan de vivir de ello, no los que tienen un trabajo y también hacen conciertos. Cuando tratas de vivir con conciertos tienes que cerrar fechas, ir de un lado a otro… Este tipo de vida a mí no me atrae. Creo que la vida de un músico es una vida muy dura, no digo que las demás no lo sean, pero creo que el papel que estoy jugando como investigador es mucho menos habitual al mismo tiempo que el de músicos porque ¿cuántos músicos hay? Yo no me considero músico en sentido profesional, sino de una manera para pasármelo bien y para liberarme. Me considero más investigador y escritor que músico.

P: ¿Qué te transmite la música y el blues concretamente, qué sientes?

R: Es díficil de explicar, yo me vuelvo loco (se ríe). La música provoca placer. Yo por ejemplo, por la mañana, al mediodía y por la noche me pongo música, hasta cuando lavo los platos. Vivo con música, la música va conmigo. El impacto emocional es lo más mágico de la música.

P: ¿Qué cantante y qué canción de blues recomiendas?

R: Uno de mis cantantes favoritos es King Curtis. Es un saxofonista que trasciende el género, está criado con la tradición del blues pero se le identifica más con el “rhythm and blues”, con el soul. Su música me lleva a muchos sitios y a todos los sitios que me lleva me gusta. Y la canción que recomiendo es “Freddie Freeloader” de Miles Davis, del disco Kind of Blue.

P: ¿Tienes algún otro proyecto en mente que sea de música? ¿Y si no es de música de qué temática se trataría?

R: Sí, tengo un montón de proyectos y de ideas. Me gusta mucho lo audiovisual. También, los mismos conceptos que analizo en el blues se podrían utilizar para otros géneros musicales. Las bandas sonoras también es un tema que me gustaría mucho estudiar.

P: ¿Crees que si no hubiera habido blues parte de la música actual no existiría?

R: Es un hecho, sin el blues, sin la influencia afroamericana en la cultura occidental, ésta no tendría nada que ver con lo que es. Se dice que sin la influencia negra en Europa aún estaríamos con el Minuet. Ha habido una influencia muy grande, que se nota hasta en la ropa. Además, sin blues no habría rock and roll, eso está claro.

The following two tabs change content below.

Christian Serret

Estudiante de Periodismo en la Facultad de Periodismo de la UCLM, en Cuenca.
Christian Serret

Christian Serret

Estudiante de Periodismo en la Facultad de Periodismo de la UCLM, en Cuenca.

Leave a Response