El día 27 de marzo tuvo lugar la IV Edición del Seminario “De las relaciones públicas a la comunicación corporativa”, organizado por la Facultad de Periodismo de Cuenca. El tema central fue “La comunicación de las empresas y organizaciones de la economía social”. Se contó con invitados profesionales en el ámbito de la comunicación social de diferentes empresas.

José Juan Cabezuelo de CIRIEC-España. Fuente propia

Uno de los asistentes a la Mesa Redonda, llamada ¿Cómo comunica el sector de la economía social: cooperativas y sociedades laborales?, fue José Juan Cabezuelo, periodista y representante del Observatorio Español de la Economía Social, de CIRIEC-España, junto con José Luis Núñez, responsable de comunicación de CONFESAL (Confederación Empresarial de Sociedades Laborales de España y Cristina Verdú Manzanera, responsable del área Jurídica y Proyectos de COCETA (Confederación Española de Cooperativas de Trabajo Asociado).

Al finalizar la intervención de los tres ponentes, tuvimos la oportunidad de realizarle una entrevista a José Juan Cabezuelo, licenciado en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV). Actualmente forma parte de CIRIEC-España, asociación que aglutina a expertos académicos en economía social y representantes del sector, donde lleva trabajando 18 años.

Pregunta. Como periodista dentro del CIRIEC ¿Qué labor y funciones ocupa un profesional de la comunicación en una empresa de economía social?

Respuesta.  En coordinación con el sector de la economía social que forma parte de nuestra asociación, facilitamos herramientas para que los medios de comunicación puedan completar información sobre nuestro sector. Como periodista en CIRIEC hago una pequeña labor de gabinete de prensa cuando publicamos revistas científica o un número nuevo… O cuando realizamos la asamblea anual donde redactamos un resumen de nuestras actividades, para publicar la ‘típica’ nota de prensa. En cambio, puesto que es una entidad de investigación e información sobre la economía social tiene sus medios de comunicación propios, como son los observatorios, donde la entidad actúa como editora del observatorio y donde ahí aglutinamos noticias y contribuimos a difundir información del sector.

El fin es que se vean las necesidades de hacer estudios para fomentar el modelo empresarial de economía social y que tenga mayor reconocimiento. Se realizan estudios de carácter científico o proyectos de carácter periodístico.

P. ¿Qué diferencias hay entre los periodistas de empresas de economía social y de economía de mercado?

R. Yo creo que en función de la empresa no hay grandes diferencias a la hora de actuar. Quizá lo que yo le pediría a un periodista del sector de la economía social es que sea consciente de que es un sector distinto, que va más allá de lo que son los resultados económicos y que también tiene otra vertiente social y que esta hay que reflejarla debidamente en las informaciones. Y por lo tanto que un periodista de este sector debe ser consciente y tener interiorizado que forma parte de un modelo que es diferente al de la banca tradicional, que suele ser mucho más especuladora y con mucho mayor afán de lucro. Por lo demás, las actividades serían como cualquiera: las presentaciones, las notas de las ruedas de prensa, etc.

P. ¿Qué estrategias de comunicación siguen las empresas de economía social, en concreto, en CIRIEC?

R. En la economía social tenemos el sector de mercado, empresas, cooperativas… y luego el sector del no mercado que son las asociaciones, tercer sector, fundaciones… Las asociaciones tienen millones de asociados, y los gabinetes de prensa están mejor organizados, son más potentes e incluso cuentan con medios de comunicación propios. Por ejemplo, está la agencia Servimedia, que es de Fundación ONCE, que es una potente agencia de comunicación de prensa.

Dentro de la economía social hay distintas estrategias, donde son fundamentales los recursos porque en función de éstos se pueden adoptar más o menos estrategias. Desgraciadamente las organizaciones representativas ahora mismo, aunque tienen recursos, no tienen los suficientes para tener grandes medios y poder formar grandes gabinetes de comunicación. En el caso de CIRIEC al ser una entidad orgánicamente pequeña nuestros objetivos son servir a los socios que forman parte de CIRIEC y que son, por otra parte, las entidades del sector de la economía social.

P. En cuanto a esas estrategias de las que hablamos, ¿Cómo han cambiado desde que empezaste hace 18 años? ¿Ha influido el desarrollo de las tecnologías?

R. En CIRIEC afortunadamente desde el primer momento en el que yo entré, (que todavía no había mandado ni un solo correo electrónico), desde el año 1999 tenía claro que internet iba a ser una herramienta muy potente a desarrollarse.

Yo desde el primer momento he actuado por internet. Teníamos una revista impresa que la hemos dejado de hacer porque supone un coste mayor. Cada vez más funcionamos a través de la red, y nos percatamos de que efectivamente las herramientas van cambiando, los programas van evolucionando, la informática cada vez se hace más fácil y es más económica. Ahora es muy fácil subir vídeos, estar presentes en las redes sociales, etc… y nos vamos adaptando. Pero los profesores, científicos,… no son muy receptivos a visualizar vídeos. Ellos prefieren leer texto.

CIRIEC apenas utiliza herramientas multimedia, pero si nos hemos introducido en las redes sociales, aunque los investigadores apenas las utilizan. Lo cierto, es que intentamos adaptarnos porque atraen un público mucho más amplio, pero no exprimimos todo su potencial.

P.  ¿Cómo os organizáis el equipo de comunicación corporativa o marketing en CIRIEC? ¿Cómo organizáis el trabajo?

R. Nosotros trabajamos para los demás. Por ello, le damos mucha importancia a la comunicación porque CIRIEC son 12 secciones nacionales. Está CIRIEC España, pero hay una en Japón, en Francia, en Alemania, Canadá, y en varios países de América y la única sección de CIRIEC que tiene un periodista estable como yo es CIRIEC España. En la vertiente investigadora tenemos a todos los profesores y en la vertiente informativa solamente estoy yo, pero aunque sea el único cuanto con la ayuda del secretariado y también algún profesor.

P. El periodismo en la mayoría de las ocasiones está influenciado o presionado por los poderes políticos u otras empresas. ¿En este caso las empresas de economía social están influenciadas por éstos? (Bancos, organizaciones…)

R.  CIRIEC es estricta y jurídicamente una asociación cuyos socios son personas individuales, profesores, o vinculados con el sector, organizaciones, personas jurídicas. Entonces, hay una pequeña financiación por cuotas. Y por otro lado, parte de la financiación es por presentación de proyectos.CIRIEC entra en la competencia, en coordinación con el sector de la economía social, cuando se dan las órdenes de subvenciones para el fomento del sector y tratamos de que ciertos proyectos sean subvencionados, como revistas científicas, proyectos de investigación,…

Además, casi siempre suele ser financiación pública y no privada. Sobre todo, es el Gobierno de España, todos los gobiernos de distintos signos nos han apoyado y también a nivel autonómico aportan una cierta financiación. Pero esto no ha sido ningún motivo de presión, sino que nuestro carácter es de fomento divulgativo, positivo, porque para lo demás ya está la prensa -depredadora-.

J. Juan Cabezuelo durante su intervención. Fuente propia

P.  En la primera intervención Carmen Comos ha dicho que estas empresas no están lo suficientemente reconocidas por la sociedad. ¿Por qué crees que ocurre esto? ¿Puede que se deba por desconfianza a este tipo de modelo empresarial?

R.  Por una parte, porque es difícil y complicado concienciar y hacer entender a todos los colectivos que forman parte de un sector unitario. Y por otra parte, que en las propias escuelas apenas se estudia este modelo empresarial y es difícil que se conozca el concepto y el sector como tal. Aun así, con el paso del tiempo las empresas de economía social van aumentando su presencia y su reconocimiento. Pero hay una realidad muy fuerte arraigada y muy privilegiada que es la empresa capitalista de toda la vida, que además es la que controla parte de los medios de comunicación y a su vez, controla gobierno, y que dejará funcionar a las empresas de la economía social mientras no sean su competencia y no les causen un problema.

P.  Dado el poco reconocimiento de las empresas de economía social, ¿Son los periodistas  de este tipo de empresas los responsables de dar más voz a este tipo de modelo empresarial y ayudar a conseguir más reconocimiento en la sociedad?

R.  Sí, lo que le hace falta a la economía social es que el propio sector genere sus medios de comunicación y también sus propios gabinetes de prensa fuertes para que se consiga evolucionar hasta competir con las grandes empresas de comunicación, aunque sea complicado. Si se observan gabinetes de prensa como el de CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) está formado por varias personas, que les da lugar a tener fuerza y ser potentes. Además, ellos mismos controlan medios de comunicación y consiguen publicar lo que ellos quieren. Por el contrario, para que una entidad de economía social consiga publicar una noticia en un medio de comunicación es muy complicado, se necesita tener a periodistas que presionen para conseguir reconocimiento y voz.

Pero como ha comentado Carmen Comos en su intervención la economía social está en todos los sectores y comienzan aparecer empresas periodísticas de economía social como, por ejemplo, “Revista Alternativas Económicas”, que tiene muy bien interiorizado que forma parte de la economía social y quiere transmitir un mensaje distinto, alternativo sobre este tipo de modelo empresarial.

P. Tal y como ha dicho en la primera intervención también Carmen Comos, los beneficios de la empresa de reinvierten en ella, ¿Puede existir algún tipo de fraude y explotación como ocurre en algunas empresas de mercado?

R.  Puede haber de todo y para eso está la prensa generalista, publicar los errores. Las empresas las dirigen personas, y como todo humano, pueden cometer errores, aunque no es lo habitual, tampoco lo es en una empresa capitalista, pero en este tipo de modelo empresarial menos. El nivel de fracaso en las empresas de economía social, en las cooperativas en particular, es bastante inferior comparado con las empresas capitalistas que se ponen en marcha. El indicador que se suele utilizar a menudo es el “nivel de supervivencia de las empresas pasados cinco años de su constitución”, en el caso de las cooperativas este nivel es superior que en el caso de las empresas mercantiles. Esto viene a decir que este tipo de modelo empresarial es bueno, pero puede que haya excepciones y se lleven a cabo fraudes.

P.  En concreto en el CIRIEC y en general en las empresas de economía social, ¿Son empresas basadas en la macroeconomía o en la microeconomía?

R. En CIRIEC publicamos grandes cifras de economía social periódicamente, su porcentaje en el PIB, su nivel de empleo…, que son datos básicos, pero también nos encargamos de cubrir informaciones sobre las cuentas de resultados donde los investigadores se basan en fuentes como Seguridad Social, datos de la Agenda Tributaria, Contabilidad Nacional,… y van cruzando los datos e informaciones para sacar conclusiones. El objetivo es que haya una información periódica de cómo va evolucionando el sector y que estos datos les sirvan al propio sector para progresar.

P. ¿En las empresas de economía social tienen los mismos controles que cualquier otra empresa de mercado? (Inspección sanitaria, inspección de trabajo,…)

R. Por supuesto y probablemente incluso más. Ahora está muy de moda el tema de las cláusulas sociales, es decir, cuando una Administración pública contrata un servicio externo (servicios sociales, para mayores,…) las cláusulas sociales permiten que en igualdad de condiciones las empresas de economía social sin ánimo de lucro salgan favorecidas en la medida de lo posible.

The following two tabs change content below.

Leave a Response