Francisco Salinas Ramos fue uno de los ponentes que asistieron el pasado 27 de marzo  al IV Seminario “De las Relaciones públicas a la Comunicación Corporativa”, organizado por la Facultad de Periodismo. Francisco es doctor en Sociología por la Universidad Pontificia de Salamanca y profesor de la Universidad Católica de Ávila. Además de ello es socio fundador de CIRIEC-España, por lo que cuenta con numerosas investigaciones sobre  Economía Social. Un ejemplo de ello es la investigación sobre La comunicación en las cooperativas de Castilla y León.

Pregunta. Queremos la gente que nos lea entiendan los conceptos sobre los que vamos a preguntarle, por eso, lo primero de todo, nos gustaría que definieras de una manera breve y coloquial que es la economía social o cooperativa.

Respuesta. Para entender estos conceptos es mejor empezar por cooperativa, que históricamente fue lo primero que fue creando. La cooperativa no es más que la unión de personas que libremente optan por trabajar conjuntamente en cualquier actividad. El ejemplo más clásico de cooperativa son las cooperativas agrarias. Castilla- La Mancha es  una comunidad con  mucha agricultura, por lo que si un agricultor que tiene sus tierras, pero produce poco porque no dispone de los medios necesarios y  además le cuesta mucho comprar abonos, se une a un cooperativa y se distribuyen los gastos conjuntamente, será más fácil para él mantener sus tierras.

La Economía social también es un concepto muy  antiguo en España, pero se pone en marcha en la década de los 60-70. La economía social no solo se trata de poner en común las actividades productivas, sino que su finalidad está fundamentalmente en actividades sociales, educativas, de transporte, es decir, abarca un amplio abanico de entidades. Por ejemplo, los centros especiales de empleo forman parte de la economía social, ya que ofrecen trabajo a persona con cualquier tipo de discapacidad. Detrás de estos centros especiales de empleo nos encontramos con fundaciones como la ONCE o CERMI.

P. ¿Qué cree que falta en España para que la población no entienda o directamente no conozca estos términos?

R. Por un lado los medios de comunicación deberían abrir más  sus puertas y sus portadas  a este tipo de actividad económica. Cada persona va a tener un rol distinto en la sociedad y va a desempeñar una función distinta, todo ello desde un punto de vista responsable y transformador. Hay que creer en la capacidad de las personas y hay que trabajar desde esas capacidades, entendiendo estas como finalidad o innovación. Por lo tanto lo que hace falta en esta sociedad es tener el coraje de hablar, comunicar y sobretodo tener el talante de dar a conocer. Es muy importante el diálogo, la discusión, de ahí saldrán algunas verdades o criterios que serán útiles para la sociedad.

P. ¿Cree usted que la economía cooperativa sólo puede llevarse a cabo con un solo sistema político, ya que esta medida ha provenido de partidos progresistas, más de izquierdas, o si en cambio es una estrategia que podrán adoptar más tipos de gobiernos?

R. Los gobiernos independientemente de que ideología sean, deberían  buscar el bien común, y este reside fundamentalmente en la perspectiva de que el conjunto de la población tiene que tener  un mínimo de calidad de vida. Para llegar a conseguir esto, el empresario tiene que dar un giro de 180º, tener la capacidad de decir  que no busca solamente el bienestar propio sino el del conjunto de la sociedad. Ser de izquierdas no significa ser parte de una cooperativa, la cooperativa es simplemente cuestiones de calidad y de criterio.  La sociedad en la que vivimos y en la cual participamos tiene que funcionar de otra manera y esa otra manera es la que se ofrece, jurídicamente hablando, en el régimen de participación cooperativa.

P. ¿Cree que la economía cooperativa apareció en nuestra sociedad como “respuesta” a la crisis?

R. Se ha demostrado claramente que sí. Por un lado, las empresas de la economía social en periodo de crisis han mantenido el nivel de empleo, y no solamente lo ha mantenido, sino que han aumentado, aunque también es cierto que algunas otras han fracasado. Estos trabajadores,  a pesar de que su cooperativa haya fracasado y hayan tenido que cerrar su negocio, habrán adquirido el sentido de solidaridad. Y además estos trabajadores que representan el 80 o 90% de la organización serán reincorporados a otras entidades, de ahí la importancia de una cooperativa. Un claro ejemplo de esto sería el caso de FAGOR, que a pesar de que cerrara sus puertas en País Vasco, los trabajadores han sido contratados en otras empresas que formaban parte de la misma cooperativa. Muchas veces el cooperativismo y la economía social viven y tienen su realce en los periodos de crisis, pero en tiempos de bonanza también mantiene su poder.

P. ¿Cómo cree que afecta esta estrategia a las pymes y cómo afecta a las grandes empresas?

R. Yo diría que más que afectar, lo que intenta, al menos el cooperativismo, es contribuir a la riqueza del Estado y a la generación de empleo. La economía social no les considera una competencia desleal, son ellos los que a veces interpretan que el funcionamiento de determinadas cooperativas o determinadas empresas de la economía social les hace la competencia. En la Economía Social siempre hay espacio para todos, lo importante es que entre todos estemos colaborando. Las Pymes y las mini pymes, las pequeñas y medianas empresas, son las que están generando el empleo, las que generan la riqueza. Las cooperativas son mini pymes, son mini empresas, lo único que en lugar de tener la figura de Sociedad limitada o Sociedad anónima, tienen la figura de cooperativa. Por tanto, el cooperativismo y las empresas de economía social están deseando, y no les importa que tú seas sociedad anónima, sociedad limitada o sociedad cooperativa, podemos coexistir y debemos colaborar buscando siempre el bien común. Si yo participo contigo, no voy  ganar el 40% que estoy ganando ahora más, pero  si ganamos entre todos un 15% o un 10% estamos socializando.

P. A día de hoy supone un porcentaje muy bajo del 10%, ¿Cree que la economía cooperativa crecerá en nuestro país? ¿Qué futuro le augura a esta estrategia económica en nuestro país?

R. Yo quiero ser positivista, quiero que esto vaya creciendo. Como decía antes, si comparamos  el  año 2000, cuando había años de bonanza, con el momento en que nos encontramos ahora, a pesar de toda la crisis, ha crecido. Antes hablábamos de un porcentaje de 12 y hasta 3 puntos menos, tanto en el empleo como en el producto interior bruto. Si tenemos la dinámica y tomamos cada vez más conciencia  de que tener tu actividad económica desde una entidad de la economía social no es echar a perder el dinero, vamos a ir creciendo cada vez más, aunque  creo que el futuro no va a pasar por la economía social totalmente. Las cooperativas van ser un sector de la economía de minorías, pero esas minorías, si ahora estamos en el 10%, tiene que subir a un 15, a un 20, a un 25%, cada vez más, si es que tenemos, en primer lugar, educación, formación, capacitación y solidaridad.

P. Dejando de lado el punto de vista más económico, ¿Cuál cree que es el factor más influyente que hace que los medios no informen sobre temas como el problema que hay en la actualidad con los agricultores y las cooperativas? ¿No interesa darles voz a estas personas?

R. Posiblemente la culpa, un alto porcentaje de culpa, está en el mismo sector, en las mismas cooperativas, que no damos a conocer cuáles son los problemas, las realidades más que problemas. Todas las cooperativas anualmente tienen su asamblea, entonces si las cooperativas se proponen y llaman a los medios de comunicación, e informan de los balances y los rendimientos quizás esa falta de información y comunicación no faltaría. En segundo lugar, también los medios de comunicación, creo que tienen que interesarse por ese sector minoritario.

P. ¿Cómo deberían los medios enfocar estas noticias para que de verdad se despertase interés en la población? ¿Desde un punto de vista más social?

R. Utilizando todo lo que nos pueden favorecer las nuevas tecnologías. El periodista tiene que estar en la calle, tiene que estar en el campo de trabajo, tiene que estar hablando con esos trabajadores. En segundo lugar, procurar que la información que den, sea una información veraz, que muchas veces no lo es, muchas veces se utilizan términos que la sociedad en su conjunto no conoce. Por ejemplo en un medio rural, en un pueblo llega la televisión, por lo tanto, el agricultor no leerá mucho la prensa escrita, pero posiblemente si escuche la radio o vea la televisión en algún momento determinado y ahí es cuando los medios también tienen que saber buscar cómo se quiere llegar o no llegar a ellos. Vosotros los periodistas tenéis un papel importante en esta labor.

P. La labor que desempeña en CIRIEC (Centro Internacional de Investigación e Información sobre la Economía Pública, social y cooperativa) es muy importante. Pero, ¿Cómo tratan de hacer llegar sus investigaciones a los medios de comunicación?

R. Normalmente se hacen presentaciones públicas a los medios de todo lo que se investiga. En segundo lugar hay una página web, hay un observatorio de la economía social donde se puede entrar, suscribirse y recibir semanalmente la información a vuestro ordenador. Además semanalmente hay un boletín donde se publican los principales acontecimientos. El CIRIEC es una superestructura que a través de las redes, de las universidades, de los profesores y de las entidades de base va haciéndose un hueco. Nosotros también tenemos la responsabilidad de acercarnos a vosotros.  Tanto si nos invitan como si no, ya sea en Ávila como en Madrid, ámbitos donde yo me muevo, he de estar siempre presente.

 

Entrevista elaborada por: Sara Acero Álvarez y Juan José García Jiménez

The following two tabs change content below.

Leave a Response