David Ocaña Moreno de 42 años de edad, natural de Tarancón (Cuenca), actualmente es presidente y entrenador del Club de Natación de Cuenca. Hace un año participaba en el Campeonato de Europa Master (European Aquatics Championship London 2016) consiguiendo excelentes resultados dentro de su grupo de edad (40-44). Concretamente en los 100 m libres logró un meritorio 51º lugar, quinto mejor español de entre más de 240 nadadores. Asimismo, el próximo reto que tiene planificado es participar en el 17º Campeonato del mundo FINA Máster 2017 en Budapest que se celebrará el próximo mes de agosto.

Por otro lado, David también se atreve con el mar abierto, habiendo sido el único conquense en cruzar el Estrecho de Gibraltar desde Tarifa hasta la Isla Perejil anotando un tiempo de 5 horas y 57 minutos. Pero lo más importante es que lo hizo sin neopreno.

PREGUNTA: ¿Cómo y cuándo llegaste al mundo de la natación?

RESPUESTA: En el mundo de la natación llevo desde niño, como muchos niños. Empecé haciendo cursillos en Tarancón hace muchos años. Realmente llevo toda la vida. Mis padres desde pequeños nos llevaban de vacaciones a Gijón, siempre  veraneábamos allí; una vez  en la playa me encantaba estar en el mar, así que digamos que es allí  donde más he aprendido.

P: ¿Has renunciado a muchas cosas para llegar a tu nivel actual?

R: Tampoco es que tenga un nivelazo, yo no me considero un deportista de élite. Lo   que sí puedo considerarme es deportista, ya que llevo practicando deporte toda la vida. Y, ¿renunciar a cosas para llegar a mi nivel?, pues siempre se le quita tiempo a la familia. Cada vez que tienes que entrenar es un tiempo que te dedicas a ti mismo, entonces no puedes estar con tus nenes o con la familia en otros casos.

P: ¿Cuánto tiempo dedicas diariamente al entrenamiento?

R: Aproximadamente en torno a la hora y media. No todos los días porque por motivos de trabajo tampoco puedo todos los días, pero sí entre 5 y 6 horas de media a la semana.

P: ¿Qué es lo más satisfactorio de tus entrenamientos? ¿Y lo más desagradable?

R: Lo más satisfactorio es el mero hecho de entrenar. Para mí hacer deporte es un hobby, con lo cual me resulta completamente satisfactorio; todo lo que sea hacer deporte me encanta porque cada vez que tengo un rato lo que intento hacer es irme con la bici, nadar, correr. Y lo más desagradable las lesiones, ya que todo deporte conlleva siempre una secuela en forma de lesiones.

P: ¿Cómo te motivas para el entrenamiento? ¿Y para la competición?

R: Realmente la motivación me viene  de serie. No me tengo que motivar especialmente. Yo cada año me busco un estímulo en forma de competición, así que digamos que mi motivación es inscribirme en algo, cualquier cosa. El año pasado estuve en el Campeonato de Europa, este año quiero ir al Mundial. Y tampoco es que me motive sobremanera, lo veo una competición más. En el día a día, el simple hecho de entrenar es para mí un aliciente y lo voy a seguir haciendo tenga una motivación mayor o menor. Sí que es cierto que, dependiendo de la categoría de  la competición a la que vaya a acudir,  entreno con más o menos intensidad, pero vamos, la motivación como ya te he dicho me viene de serie.

P: ¿Cómo te preparas para algo tan duro como cruzar el Estrecho de Gibraltar?

R: Tiene un componente fundamentalmente mental, ya que no se puede entrenar in situ y menos un tío de Cuenca. Yo soy de Tarancón y ¿cómo entrenas el Estrecho? No se puede. En mi caso lo hago en piscina, echándole muchas horas y mucho esfuerzo y sobre todo motivación. La preparación mental es lo más importante. En este caso me motivaba representar la natación de Tarancón y de la ciudad de Cuenca teniendo 36 años ya. Quería poner mi granito de arena y hacer ver que se puede nadar con 30 años y ahora con 40 y por supuesto lo seguiré haciendo con 50.

 

David en el Campeonato de Europa Master

P: ¿Dispones de algún tipo de apoyo institucional o sponsor que te ayude a financiar los gastos derivados de tu actividad?

R: No. Nunca he contado con ningún apoyo institucional, a priori. Por ejemplo, ahora voy al Campeonato del Mundo de Budapest y no tengo ayudas. A medida que se va acercando la competición la gente se va interesando y las ayudas vienen a posteriori, que es crudo. Cuando me inscribí en lo del Estrecho, solamente la inscripción fueron 1.500 euros, más luego los gastos que conlleva el desplazamiento, el alojamiento, el estar en Tarifa unos días hasta que el mar estuvo en condiciones para nadar… Porque claro eso no es una piscina que se abre a las 8, todo depende del estado del mar. Y a mí no me ayudó nadie, todo eso me lo pagué de mi bolsillo. Cuando empezó a acercarse la fecha sí que hubo personas que empezaron a interesarse y recibí alguna ayuda privada. ¿De tipo institucional?, recibí algún apoyo a posteriori, una vez que lo conseguí ya sí que tuve ayudas, pero eso fue después. Si me llego a retirar y no lo consigo estoy seguro de que no hubiera conseguido ninguna. Te hablo del Estrecho como algo de lo más importante.

P: ¿De qué prueba o competición te sientes más orgulloso?

R: Fundamentalmente de cruzar el Estrecho. También me siento muy orgulloso del Campeonato de Europa del año pasado. Representar a España y a Cuenca es un orgullo, ya que nadie de aquí había estado en un europeo de natación, hasta el momento he sido el primero  de Cuenca en conseguirlo. Además, ir este año al mundial también es muy importante para mí porque hasta el momento tampoco lo ha hecho nadie de nuestra ciudad.

P: ¿Te has planteado en alguna ocasión una barrera de edad hasta la que crees que podrás seguir compitiendo?

R: No. No veo que ni la natación ni el deporte en general tengan edad. Se está demostrando además que en edades avanzadas hay gente que está a un nivel increíble. De hecho, La Vuelta Ciclista a España la ganó hace dos años un hombre con 40 años. Así que no hay edad para el deporte, no me veo ningún tipo de barrera, al revés, cada vez  me encuentro mejor, o al menos eso  creo.

P: ¿Has padecido en algún momento lesiones graves? ¿Cómo conseguiste revertir la situación?

R: Sí, he tenido fundamentalmente lesiones de rodilla, de hecho me operaron en enero del menisco interno y externo de la rodilla derecha. Ya venía de una operación en 1998 del ligamento cruzado anterior jugando a balonmano y también me retoqué los dos meniscos. Yo he revertido la situación a base de los consejos médicos, de una buena rehabilitación y de no tener prisa para recuperarme pronto. De hecho, desde que me operaron todavía no he empezado a correr, cuando salgo hago intervalos de correr y caminar, pero no me meto muchos kilómetros.

P: ¿Qué dirías que es lo más importante a la hora de afrontar una competición, la condición física o la fuerza mental? ¿Qué porcentaje le atribuyes a cada una?

R: Desde mi punto de vista, ya que casi todas las competiciones que hago son de larga distancia: 20 km, 25km, el Estrecho fueron 6 horas nadando… le atribuyo un alto porcentaje a la capacidad mental. Lógicamente si no estás entrenado físicamente ya puedes estar muy convencido de una cosa que no vas a aguantar, tu cuerpo no va a llegar. Sí que es cierto, como te digo, que la fuerza mental tiene muchísima importancia; así que, si estamos hablando de porcentajes, diría que un 60% físico y un 40% mental. Por ejemplo, volviendo al reto del Estrecho, en el último kilómetro ya no podía más, ahí predominaba la mente. El agua chocaba contra la roca y me devolvía al mar una y otra vez. Ese kilómetro me costó unos 40 minutos, cuando un kilómetro lo hago normalmente en 15 minutos. En esos momentos  los brazos ya no me iban, los dejaba caer y a base de un poco los pies y el ánimo conseguí llegar.

P: Tantas horas de natación en soledad dan para mucho, ¿hacia dónde se dirige la mente en esos momentos?

R: Yo utilizo el deporte como hobby fundamentalmente, ya te lo he comentado antes, y sobre todo para aliviar un poco los problemas.  Cuando estoy nadando y me pongo a ver el fondo de la piscina en lo que pienso es en los nenes, en la familia, si tengo que hacer cosas del trabajo voy dándole vueltas, etc.; de esa manera voy canalizando  toda esa energía. El deporte para mí es como un filtro, me meto en el agua con un problema y salgo nuevo. Cuando empiezo a hacer deporte y termino un entrenamiento, lo que al principio era un problema cuando acabo es una solución, entonces me sirve mucho para canalizar todo esto.

P: ¿Qué próximos proyectos o retos tienes en mente?

R: Lo más inmediato es el Campeonato del Mundo de Budapest, en el que quiero participar y hacer una intervención digna. Sé que no voy a ganar ninguna medalla porque es muy difícil, pero sí que me ilusiona mucho representar la natación con 42 años porque sé que esto no está al alcance de cualquiera, ya que por tiempo, disposición o situación económica no todo el mundo se puede desplazar y participar en algo tan importante.

 

David en el Campeonato de Europa Master (segunda calle, gorro blanco)

P: Me consta que en algún momento también has practicado triatlón. En la práctica de esta disciplina ¿cuál de las tres especialidades te costaba más y para cuál tenías más facilidad?

R: La que siempre me ha costado más es correr, ya que nunca he sido atleta. Mi cuerpo, al ser un tipo grande, me cuesta mucho moverlo rápido para correr, con lo cual es la disciplina que menos facilidad tengo, pero también porque no me gustaba tanto y es la que menos he entrenado. En la bici me iba muy bien y la que mejor se me daba es la natación claro.

P: ¿Cuánto peso podías perder en una prueba de triatlón?

R: En un triatlón se pierden alrededor de dos kilos, no se pierde mucho más, porque tienes que estar muy fino para estas pruebas. Tampoco puedes perder mucho más, ya que lo que más se pierde es líquido, entonces por la sudoración se pierde un kilo y medio o dos a lo sumo.

P: ¿Crees que los triatletas sois superhombres o por el contrario piensas que cualquiera puede dedicarse a esta disciplina?

R: No creo que seamos superhombres. Un superhombre es el que se levanta a las 6 de la mañana y atiende a su familia cuando llega a casa. Cualquiera se puede dedicar al triatlón con esfuerzo, disciplina y constancia. Además, hoy por hoy la tecnología e internet, hacen que si no tienes idea de alguna cosa, puedas en un momento entrar y entender un entrenamiento y seguirlo.

P: También has competido en algún Ironman ¿Cuándo y dónde participaste en ellos?

R: He hecho dos Ironman: uno en Lanzarote en el año 2005 y luego estuve en 2009 en Calella (Barcelona) haciendo el Challenge, otro triatlón de distancia Ironman; que consta de 4km en agua, 180 en bici y 42 corriendo. En ese invertí 13 horas.

P: Si tuvieras la oportunidad de volver a nacer, ¿volverías a enfundarte el bañador, gorro y gafas?

R: Por supuesto. El gorro, las gafas y todo lo que me he enfundado. A lo mejor soy un tipo curioso porque no me gusta el deporte en la tele, me aburre, yo estoy viéndolo y lo que quiero es que me dejen hacerlo a mí. Y porque no tengo más deportes a mi alcance, si tuviera playa…los deportes acuáticos me pierden. Pero sí, la natación me encanta, aunque también quema mucho. Además, también soy socorrista, luego me meto en la piscina a las ocho de la mañana y no salgo de la instalación  hasta las 7 de la tarde. Todo esto también me ha traído algunas consecuencias negativas como una   rinitis que tengo causada por el cloro. Llevo aquí desde 2002 y al final pues te genera estas secuelas que son inevitables.

Leave a Response