La “Influencia del césped artificial en el rendimiento de futbolistas”, los “Problemas de salud en nadadores según el tratamiento químico del agua de las piscinas”, la “Intercepción de un lanzamiento de córner en fútbol” o los “Efectos de la ingesta de bebidas con cafeína durante la competición internacional de rugby femenino”. Estos son algunos ejemplos de estudios de investigación realizados en el deporte por profesoras y profesores de la Universidad de Castilla-La Mancha, pertenecientes a la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en el Campus de Toledo.

Para las investigaciones cuentan con la Unidad de Valoración y Diagnóstico del Alto Rendimiento Deportivo, que está integrada por cinco laboratorios, según la temática de los grupos de investigación: Biomecánica, Fisiología del Ejercicio, Control Motor, de Entrenamiento Deportivo y Fisiología Humana y el de Anatomía Funcional. También tienen un convenio de colaboración con el Consejo Superior de Deportes por el que se atienden a deportistas que están en el Programa ADO, lo que hace que exista mucho interés por estas colaboraciones, tanto por la experiencia de los profesores como por los deportistas profesionales que pasan por estas instalaciones para formar parte de esos estudios.

Rosa María Aceña es una de las profesoras de esta Facultad, donde imparte la asignatura de “Fundamentos de los deportes individuales  I”, y de Educación Física en el IES Azarquiel de Toledo. Es autora de la investigación: “Comparación entre el entrenamiento de fuerza con cargas regulares y concentradas sobre la mejora de la fuerza y la potencia”, realizada en el Laboratorio de Entrenamiento Deportivo y con cuyo grupo de investigación ha participado en diversos proyectos. También es entrenadora nacional de Atletismo, Natación, Fisioculturismo, Musculación y profesora de Teoría del Entrenamiento en diferentes cursos para Técnicos Deportivos.

Se decidió a hacer esta investigación para “averiguar la efectividad de un método de entrenamiento de fuerza concentrada, que podría ser muy útil para deportistas de equipo que tienen poca pretemporada, muchas competiciones, y temporadas muy largas”. Tener que realizar la tesis y la obtención de una beca, unido a que contaba con instalaciones y alumnos para llevarla a cabo, fue lo que la impulsó a que fuera ese el tema de su estudio.

Para que un deportista alcance su máximo rendimiento precisa de un entrenamiento, y la investigación que realizó se basaba en cómo debían de variar los entrenamientos en el tiempo para lograr un mayor rendimiento en períodos cortos.

Sistema utilizado para la medición | Foto cedida por Rosa Mª Aceña

Desarrollo del estudio 

Organizó un programa de entrenamiento de 8 semanas, con el mismo contenido y las mismas cargas de peso que cada participante pudiera levantar, pero distribuidas temporalmente de manera creciente. Para ello, “conté con alumnos de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte”, los cuales la mayoría de las veces se ofrecen voluntarios, pero en este caso “fueron captados a través de un curso para la obtención de créditos de libre configuración”. También debían estar “habituados a la realización de alguna actividad física pero sin un entrenamiento específico”.

Fueron 35 los participantes, todos varones, a los que se dividió en dos grupos lo más homogéneos posible en cuanto a edad -entre 19 y 24 años-, peso y altura, no se les permitió realizar durante esas 8 semanas ningún otro ejercicio y debían seguir una dieta equilibrada, pero a uno de los grupos se les dio dos sesiones de entrenamiento semanales y al otro de cuatro. Se les realizó mediciones antes del comienzo del estudio, a la mitad, al final, y también al mes y al segundo mes de su finalización, siempre a las 16:00 horas, para que éstas fueran tomadas en igualdad de condiciones. Todos emplearon los mismos materiales, tanto para las mediciones como para los entrenamientos y fueron realizados en la misma sala de musculación y en el Laboratorio de Entrenamiento Deportivo de la propia Facultad.

Después de valorar la evolución conseguida por cada grupo, las conclusiones obtenidas fueron que a nivel fuerza la diferencia más significativa estuvo en el grupo de mayor entrenamiento, y fue éste el que perdió más potencia al finalizar el mismo, mientras que el grupo de menos entrenamiento fue el más regular durante todo el estudio en fuerza y en  potencia.

Sistema utilizado para la medición | Foto cedida por Rosa Mª Aceña

Rosa Mª destaca la importancia de realizar más estudios de este tipo ya que cree que la investigación en el deporte “es la gran desconocida en esta materia”, y porque “se suele invertir más en otros aspectos, como la salud, como es lógico”. Los estudios sobre entrenamientos resultan de gran importancia y “sería interesante que fueran dirigidos a distintas especialidades deportivas, puesto que ninguna de ellas precisa de los mismos períodos de entrenamiento”.

Otras publicaciones

Dos años después de su tesis, publicó en la International Journal of Sport Science junto a otros compañeros de la Facultad, un artículo que exponía una parte de lo ya investigado. Es por esto que todas sus publicaciones posteriores “tienen de alguna manera relación con la tesis, son partes de ella, o derivan de conclusiones de la misma”.

En este caso, el estudio se realizó mediante un programa de entrenamiento de fuerza con cargas concentradas pero en 34 sujetos no entrenados, también estudiantes de su Facultad, y los resultados obtenidos fueron que tras un entrenamiento de 9 semanas, aplicar fuerzas de carga concentradas en sujetos sin experiencia supone ganancias de fuerza dinámica muy altas y además “se siguen obteniendo mejoras a los dos meses de su finalización”.

La mayoría de las investigaciones se realizan contando con estudiantes de la Facultad, como es su caso, “por la experiencia de participar en un estudio, aprender a usar los materiales o darse a conocer para futuras becas”. Aunque admite que le hubiera gustado probar el estudio con deportistas profesionales, sobre todo con futbolistas ya que “a ellos es a los que más beneficia el empleo de este tipo de entrenamiento”. Pero muchas veces llevar a cabo este tipo de investigaciones resulta imposible con ellos, “a no ser que no les perjudique en ningún modo con sus entrenamientos y los hábitos que necesitan para estar en alto nivel”.

Aplicación de su tesis

Reconoce que en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UCLM se tienen “muchos medios para investigar, y son numerosas las investigaciones que se realizan cada año”, por ello aconseja a los alumnos que se dediquen a ello pero “siempre que tengan el apoyo profesional, económico y de medios necesario”. Por otra parte, también se necesita mucho tiempo para sacar adelante un estudio, por ello ha tenido que dejar de lado la investigación y la aplicación de su tesis para centrarse en otros aspectos de su vida, pero admite que “seguiría la misma línea por la experiencia”, pero también le gustaría hacer muchas otras.

En la actualidad, al no dedicarse a entrenar a ningún equipo, no ha podido aplicar estos estudios de entrenamiento de fuerza con cargas, ya que “sería aplicable en una muestra con unas características deportivas concretas”. Pero “observar cómo se iba cumpliendo lo esperado, y ver la mejora de fuerza de los participantes fue lo que más me gustó de esta investigación”.

Hoy en día, cada vez más gente dedica su tiempo libre a alguna actividad deportiva. Esa asignatura de Educación Física que era “fácil” para algunos y un total sufrimiento para otros, cuando tocaba en el colegio o en el instituto, y que se ha convertido en un fenómeno social. El deporte se disfruta viéndolo en directo, por la televisión o escuchándolo en la radio. Y se practica en el tiempo libre como ocio, para mejorar la calidad de vida, para quitarse esos “kilos de más” o mantenerse en forma, pero no hay duda de que ha habido una evolución hacia una mayor participación, y es que algunos lo consideran un estilo de vida.

Pero ya sea como profesión o por bienestar, por su espectáculo o su gran protagonismo en los medios de comunicación, cualquier actividad deportiva divierte y conocer el punto de vista de una investigadora en materia deportiva confirma que el deporte también se disfruta estudiando.

 

The following two tabs change content below.

Beatriz Guerrero

Lectora compulsiva. A veces escribo, y de vez en cuando duermo. Estudiante de la Facultad de Periodismo en la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca.
Beatriz Guerrero

Beatriz Guerrero

Lectora compulsiva. A veces escribo, y de vez en cuando duermo. Estudiante de la Facultad de Periodismo en la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca.

Leave a Response