Rodrigo Irurzún es miembro del área de energía de Ecologistas en Acción. Fue el encargado de moderar el debate entre partidos políticos de Castilla La Mancha sobre la cuestión de los residuos nucleares que se celebró en Cuenca en el Centro Joven el pasado 25 de abril. Ese mismo día, por la tarde, el Área de Energía de Ecologistas en Acción, de la que forma parte, realizó en Cuenca una reunión para “hacer un repaso de todos los temas” que llevan en la campaña a lo largo del año, “especialmente el tema nuclear”. Siendo ya un clásico de las reivindicaciones de esta organización, Irurzun explico que este año llevan la “campaña por el cierre de las nucleares a los 30 años de vida porque cada año que pasa son más peligrosas e inseguras” y, además, consideran que “las empresas que las han construido ya han amortizado con creces su inversión”. Hablamos con él el día previo a la VI Marcha hacia Villar de Cañas para conocer mejor el argumentario ecologista en contra del ATC y la energía nuclear y a favor de un nuevo modelo energético basado en energías renovables.

Rodrigo, como la mayoría de los ecologistas involucrados en este asunto, tiene claro que “lo primero que hay que hacer es proceder al cierre paulatino de las centrales nucleares” porque “con ello sabremos el volumen total de residuos a gestionar para empezar un debate tranquilo, con datos y con toda la sociedad para ver qué hacemos con esos residuos” con el fin de valorar “qué posibilidades hay de gestión y cuál es la solución menos mala”, ya que, como dice Francisco Castejón, “todas las opciones tienen ventajas e inconvenientes”.

“La radiactividad mata, es insegura por sí misma”, afirma con rotunidad Irurzun y desmontando el argumentario pronuclear. Seguidamente, explica qué características debe tener una buena zona para albergar los residuos nucleares. El activista dice que “tiene que ser una zona geológicamente muy estable y que no se inunde”, señalando además que “los terrenos sobre los que se pretende construir el ATC son inestables e inundables”, además de criticar que el proceso de elección de Villar de Cañas “no ha sido democrático”. Irurzun considera que “un proyecto de esta embergadura no puede salir adelante de esta forma” ya que “tiene que ser con un diálogo pausado, sin presiones, donde todas las voces puedan dialogar”.

Mitos y grupos de poder entorno a la energía nuclear

Rodrigo Iruruzun afirma que las centrales nucleares sólo son sostenibles económicamente por las ayudas públicas que reciben las empresas que las gestionan, ya que, sin ellas, como él mismo afirma, nunca sería rentable instalar una central nuclear ni gestionar sus residuos: “Aproximadamente el 65% del coste de la gestión de residuos radiactivos la asumimos la ciudadanía, lo que ponen las empresas que gestionan las centrales nucleares ponen es el 35%”. Basándose en esa afirmación, el ecologista dice que las centrales nucleares “son un negocio muy beneficioso” para las empresas eléctricas que las gestionan porque “los costes que supone abordar un escape lo asume la sociedad, por eso sacan un gran beneficio”.

Rodrigo-Irurzun

Además de señalar esa falta de rentabilidad que, a su juicio, es intrínseca a las centrales nucleares y la gestión de sus residuos, Irurzun también rebatió otras ideas asociadas a la energía nuclear. Una de ellas es que la energía nuclear no contamina, y, aunque es cierto que las propias centrales no emiten CO2, “estamos olvidando todo el ciclo del uranio, que se extrae en minas enormes a cielo abierto, por ejemplo en Salamanca o el norte de Extremadura“. Sobre este asunto, desde Ecologistas en Acción también están “concienciando a la gente porque no debemos explotar minas de uranio” ya que, como nos cuenta Irurzun, “no es una fuente de abastecimiento energético de forma directa, además tiene unos impactos bastante grandes desde el momento de la extracción”.

“No olvidemos que detrás de las empresas nucleares, petroleras, de seguros o la banca hay muchos intereses económicos que tienen una gran influencia sobre las administraciones públicas y los medios de comunicación”

Sobre la dependencia energética del exterior, las personas que están a favor de la energía nuclear defienden esta fuente energética porque, tal y como nos contaba Javier Díes, es una forma de fomentar la soberanía energética. Sin embargo, este es otro mito relacionado con la energía nuclear, según Rodrigo Irurzun: “Mucha gente piensa que importamos electricidad de Francia, y esto no es verdad, porque exportamos más que importamos”. Además, añade que “podríamos parar las nucleares y no pasaría absolutamente nada porque tenemos sobrepotencia instalada”. Este término, la sobrepotencia instalada, es clave para entender este argumentario.

El activista ecosocial explica que “se ha llegado a esa sobrepotencia porque se estimaba que íbamos a consumir muchísima energía, algo que es imposible por los límites físicos del planeta”, comenta, explicando seguidamente que “en España ha habido un incremento gradual de la potencia instalada a partir de las renovables y el ritmo de instalación ha sido acorde a estos planes. Lo que ha habido también es que se han instalado muchas centrales de ciclo combinado que, por la bajada de la demanda por efecto de la crisis, no se están utilizando”. Sobre este asunto, también apunta a la posibilidad de prescindir de otras energías convencionales: “También se podrían eliminar las centrales de carbón, que tendrían que hacer muchas de ellas inversiones en filtros para reducir la contaminación que envían a la atmósfera”.

Derecho a la información

Para que el conjunto de la sociedad pueda participar en este debate de forma libre y no condicionada, es necesario un buen acceso a la información sobre el problema nuclear y de la gestión de residuos. Rodrigo Irurzun considera que “la sociedad está preparada, pero hay una falta de información interesada”. Esa falta de información se debe a que, en su opinión, los grandes medios de comunicación están influenciados por esas redes de poder que también influyen a las administraciones públicas: “No olvidemos que detrás de las empresas nucleares, petroleras, de seguros o la banca hay muchos intereses económicos que tienen una gran influencia sobre las administraciones públicas y los medios de comunicación”.

“Los informes del IPCC hablan de que si seguimos por este camino las temperaturas aumentarán entre 6 y 8 grados centígrados, una burrada que provocará que la vida, tal y como la conocemos, desaparezca”

Sin embargo, esto no es excusa para llegar a todos los datos. ya que se puede acceder, a través de Internet a la información que aportan tanto la vertiente antinuclear como la pronuclear. Por eso, “quien quiera puede encontrar toda la información en Internet, las dos versiones, y contrastarlas. La sociedad está madura para tomar una decisión, pero hay una sobresaturación de información”. Además, Irurzun recuerda que “los datos están en REE, en el CSN, y en ENRESA”, y que “son datos públicos y oficiales”, recurriendo siempre a ellos para construir el argumentario antinuclear defendido en Ecologistas en Acción.

La urgencia de resolver el problema del Cambio Climático

Por último, además de las cuestiones relacionadas con la energía nuclear y el ATC, en aquella reunión del área de energía también abordaron el problema del Cambio Climático: “Recordemos que el Protocolo de Kyoto terminó en 2012 y no se han cumplido los objetivos, por lo que estamamos ya con retraso”, señala Irurzun, que dice que “en la cumbre de París se tienen que tomar decisiones y llegar a acuerdos, aunque no sean todo lo ambiciosos que nos gustaría” comenta. Explica, además que “hay que concienciar a la ciudadanía porque es muy urgente, el cambio climático ya está ahí y tenemos que evitar sus peores consecuencias”.

Para ello, Rodrigo Irurzun piensa que “tienen que parar las prospecciones de petróleo y el fracking” ya que “todo forma parte de la misma fotografía y los informes del IPCC hablan de que si seguimos por este camino las temperaturas aumentarán entre 6 y 8 grados centígrados, una burrada que provocará que la vida, tal y como la conocemos, desaparezca”. “No podemos permitirnos llegar a ese escenario” exclama, para señalar seguidamente que “los 2 grados de aumento de la temperatura no es suficiente, tiene que ser de 1’5 como mucho y para eso hay que reducir las concentraciones gases de efecto invernadero en la atmósfera en 350 partes por millón (ppm) como mucho”.

Para concluir esta entrevista, le pedimos a Rodrigo Irurzun que resumiera en tres ideas las cuestiones abordadas en la asamblea. En primer lugar, señaló que “la energía nuclear es cara, peligrosa y es urgente tener un calendario de cierre de las centrales”, para después recordar que “el cambio climático es un problema urgente e importantísimo y que tenemos que ser lo más ambiciosos posibles en reducirlo” y concluir con que “la lucha por las energías renovables y contra los combustibles fósiles y la energía nuclear es una lucha contra los grandes poderes económicos que no benefician a la sociedad y que sólo benefician a unos pocos bolsillos”.

Esta entrevista se incluye dentro del reportaje multimedia ¿Qué harías con los residuos nucleares? publicado en La cueva del río el 5 de junio de 2015

 

The following two tabs change content below.
Mi primera experiencia con el periodismo fue con la Revista Redacción del IES Campo de Caltrava. Después de eso, y del taller de radio de la Universidad Popular de Miguelturra no pude parar. Creé La cueva del río en 2010 con el objetivo de llegar a convertirla en un sueño hecho realidad. Aprendo esta profesión en la Facultad de Periodismo de Cuenca y en El CRisol de Ciudad Real. Tuve un romance con la música. Ahora somos muy buenos amigos.
David Sanroa

David Sanroa

Mi primera experiencia con el periodismo fue con la Revista Redacción del IES Campo de Caltrava. Después de eso, y del taller de radio de la Universidad Popular de Miguelturra no pude parar. Creé La cueva del río en 2010 con el objetivo de llegar a convertirla en un sueño hecho realidad. Aprendo esta profesión en la Facultad de Periodismo de Cuenca y en El CRisol de Ciudad Real. Tuve un romance con la música. Ahora somos muy buenos amigos.

Leave a Response