Las protectoras y centros de rescate de mascotas están repletos de animales, sobre todo perros y gatos, que han sido abandonados por sus antiguos dueños o que directamente han nacido en la calle y llevan vagando en ellas toda su vida, es decir, los animales “callejeros”. Castilla-La Mancha tiene un número elevado de abandono, siendo este 4.791 perros y 462 gatos en 2016 según la Fundación Affinity.

Albacete es una ciudad que cada vez se está concienciando más con este problema. Existen dos protectoras de gran relevancia en la ciudad, “Albacete Dejando Huella” y “El Arca de Noé”.

Albacete Dejando Huella es una protectora joven pero que ha creado conciencia en muy poco tiempo.  Empezó a tomar cuerpo en el año 2014 de la toma de conciencia y de la necesidad de implicarse en esta causa como es el abandono y el maltrato, ya que deja unas cifras preocupantes.  Iniciaron su andadura poco a poco a nivel local, y aunque no tiene un sitio físico como puede ser un albergue, cuenta con numerosas casas de acogida donde se encuentran todos sus perros y gatos en adopción, hasta encontrar un hogar definitivo. Sus objetivos son bastantes claros, etre ellos podemos destacar especialmente: el rescate de animales y el cuidado de los mismos hasta su recuperación física y psicológica junto a la concienciación y formentación de valores como la empatía y el respeto. Para poder afrontar los gastos económicos que generan los animales acogidos. Tienen varias vias de ingresos, una de ellas es la organización de eventos de todo tipo y la otra haciendo donaciones.

Hay que tener encuenta que esta asociación junto con el “Arca de Noé” son asociaciones sin anímo de lucro. Las personas que llevan a cabo este trabajo son voluntarios que vuelcan todas sus fuerzas, ilusión y sobre todo esperanza en los animales. Algunos tienen suerte y encuentran un hogar, en cambio otros siguen pasando desapercibidos a los ojos ajenos de las personas y a un mundo de portunidades y de cariño, y eso ,que es lo único que necesitan.

Fuente: Laura Garrido

No eches la vista hacía otro lado

El Arca de Noé de Albacete es una protectora de animales y plantas con bastante peso tanto en la región como a nivel nacional, ya que en su página de Facebook le siguen casi 25.000 personas. Esta asociación lleva 25 años acogiendo animales y en este momento cuenta con casi 250 perros y 140 gatos aproximadamente.

Entre todos los perros del albergue nos llama especial atención “Patty”.  Esta hembra mestiza y de casi 10 años fue encontrada en medio de un camino, al lado de la autovía, pensaban que estaba muerta. Por suerte tenía muchas ganas de vivir y con el esfuerzo de los voluntarios del albergue salió adelante. A pesar de lo enferma que estaba, ha recuperado enseguida las ganas de vivir y la alegría. Lleva muchos años en el albergue, necesita urgentemente una famila que cuide de ella, a cambio ella dará toda la fidelidad del mundo, nobleza, compañía y todo el amor del mundo.

Como Patty son muchos animales que pasan años y años en el Albergue, nos cuenta Soledad Calvo, encargada y voluntaria de la protectora, casi desde su fundación. Aunque las personas estan cada vez más concienciadas, las adopciones han aumentado, pero muy poco. El 20% de animales del albergue son adoptados en Albacete, el otro 80% son adoptados en países como Alemania, Bélgica y Países Bajos.

Fuente: Laura Garrido

Hay mil maneras de colaborar con la protectora:  apadrinando, haciéndote socio, voluntario, casa de acogida, dando donativos o simplemente poniendo una hucha en colaboración con la protectora en tu negocio. El Arca de Noé siempre ha sido muy activa en la organización de eventos para recaudar fondos  y  cubrir los gastos económicos, todos los domingos venden en el rastro de Albacete objetos artesanales, en la Feria de la ciudad tienen un stand donde dan charlas para concienciar a las personas, dan clases de yoga en beneficio de la protectora, calendarios solidarios etc. Hace solo unos días estuvieron presentes en el Festival Ginetarock, celebrado en el salón municipal de La Gineta, con su stand informativo y de venta. Son pequeñas iniciativas que hacen generar un número importante de ingresos económicos para los peludos.

El maltrato es condenado

Esta sociación hace bastante hincapié en la denuncia del maltrato animal, han tenido casos de animales maltratados bastante impactantes y preocupantes. Después de años de lucha contra la lacra que aun sigue haciendole daño a los perros y gatos por fin han conseguido ganar la partida judicialmente. Esto es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para el derecho de los animales.

En 2015 el Arca de Noé recibió una llamada del Seprona. Truco, un pastor aleman noble y cariñoso, siendo solo un cachorro, su dueño le disparó con un rifle de aire comprimido a la cara del animal a una distancia bastante corta ocasionandole la pérdida de la visión de un ojo para siempre. También recibió otro proyectil en la mandibula. Casi dos años después de lucha judicial, por fin, se ha celebrado el juicio, hace tan solo 2 semanas, y la sentencia condena a su dueño. Su anterior propietario, vecino de Barrax, ha sido condenado a siete meses y quince días de prisión, y dos años de inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tengan relación con los animales. También ha sido condenado a indemnizar a la asociación por los gastos ocasionados por la estancia de Truco en el Alberque. Todo castigo es poco para estos actos, pero se trata de una condena muy importante en la provincia de Albacete y en España, que hará crear conciencia y hará que esta clase actos denigrantes sean sancionados cada vez más duramente.

En Albacete, Castilla-La Mancha y España existen multitud de protectoras que ayudan a los animales abandonados. La solución al problema del abandono y maltrato está en la educación de la sociedad, hay que crear conciencia, fomentar una cultura de sensibilización con los animales, en la adopción y esterilización, así como un trato respetuoso. Los perros y gatos necesitan de nosotros para vivir. Son fieles y amigos que núnca te abandonarán.

Leave a Response